A 21 días del violento desalojo de 130 familias en el barrio Confluencia de Neuquén, los alumnos de la Escuela primaria n° 136 aún no pueden retomar las clases.

Debido a la falta de garantías ofrecida por la Subsecretaría de Seguridad neuquina, el Consejo Provincial de Educación decidió cerrar la escuela por tiempo indefinido el pasado 17 de octubre.

Desde el Estado provincial advierten que aún no están dadas las condiciones de seguridad suficientes como para que la escuela vuelva a abrir sus puertas, sin embargo las autoridades escolares denuncian que la situación que están atravesando es límite y que habrá decenas de alumnos que quedarán en la calle sin disponer siquiera de una de las comidas del día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí