Tras la confirmación de que la final no se jugará en Chile como estaba estipulada desde un principio, la Conmebol definió que la final a único partido entre Flamengo y River se jugará el próximo 23 de noviembre en Lima. Aún no está determinado el estadio en el que se jugará: se evalúa entre el estadio Monumental y el Nacional.

En Asunción se celebró esta tarde una reunión cumbre para teminar con la incógnita que se había planteado en los últimos días y confirmar así el escenario de la final del certamen continental. Lima se impuso por sobre Asunción y Medellín, otras dos ciudades que se habían barajado durante la reunión.

Desde Conmebol detallaron que el cambio de sede se relaciona diectamente con los conflictos sociales que se mantienen en Chile hace casi 20 días, lo que no permitía garantizar la seguridad para el desarrollo del espectáculo.

Ahora resta determinar cuál será el estadio en el que disputará el juego. Por un lado, asoma como opción el Monumental con una capacidad para 80 mil espectadores, y por el otro, el Nacional con lugar para 50 mil personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí