Está procesado como presunto jefe de una asociación ilícita para defraudar millonariamente al club. Deberá usar tobillera electrónica.

El Tribunal Oral en lo Criminal 5 (TOC 5) de Lomas de Zamora, decidió otorgar la prisión domiciliaria a Pablo “Bebote” Alvarez. El ex líder de la barra brava de Independiente está procesado como presunto jefe de una asociación ilícita que realizó maniobras defraudatorias contra el club y complicó con sus declaraciones a Hugo y Pablo Moyano, quienes aún hoy manejan la institución.

La jueza de Avellaneda Brenda Madrid había aprobado este pedido hace meses, pero otro magistrado había rechazado otorgar el beneficio. La medida se adopta en el marco del pedido de elevación a juicio oral por parte del fiscal Sebastián Scalera del acusado junto a otros involucrados en la causa, donde se aceptó la confesión del ex barra como válida en el expediente y por eso la fiscalía pidió una morigeración de su situación procesal. Estará con tobillera electrónica.

El beneficio fue concedido ahora por la jueza Mora, de Lomas de Zamora, y según confirmaron fuentes judiciales a Clarín, el ex barra brava ya se encuentra en su domicilio. La magistrada revocó así la decisión de su par Santiago Márquez, que había rechazado el beneficio. El TOC 5 interviene en la causa donde el ex barra está procesado por extorsión en grado de tentativa por las presiones ejercidas sobre Ariel Holan cuando era presidente del Club Independiente.

Como desprendimiento de este primer expediente, se inició la causa por la defraudación al Independiente donde el fiscal Scalera solicitó que el primer tramo sea enviado a juicio oral. Este investigación la lleva la jueza Madrid. Los acusados en esta parte de la investigación, además de Alvarez, son los barras Damián Lagaronne y Roberto (Polaco) Petrov, y los dirigentes Noray Nakis y Hector “Yoyo” Maldonado, entre otros.

Por su parte, Pablo Moyano, vicepresidente del club, está acusado de haber dirigido la asociación ilícita junto a Álvarez, pero como fue indagado posteriormente no está incorporado en este primer tramo de la causa. Y el testimonio de “Bebote” fue clave en el expediente.

En su extensa confesión el ex líder de la barra brava señaló: “Yo recibía todas las órdenes de Pablo Moyano, él me daba las indicaciones, la plata para los viajes, los partidos, él manejaba todo”. Y fue con él, siempre según la declaración de Alvarez, con quien cerró un acuerdo económico para financiar a la barra brava, con $ 400.000 por campeonato, $ 30.000 por partido y otros $ 30.000 por cada partido de la Conmebol.

En este contexto se tomó como válida la confesión del ex líder de la barra brava y le servirá para reducir su pena ante una eventual condena en el juicio oral.

En su testimonio, Bebote Álvarez se refirió al rol de Pablo y Hugo Moyano, como quienes “manejaban todo en el club y realizaban diferentes defraudaciones” y mencionó un grupo de empresas de la familia Moyano y casos de sobreprecios.

El ex barra brava apuntó contra Hugo Moyano: “Tenía que estar al tanto de todo, era el presidente. Ellos (por los Moyano) eran quienes manejaban todo”.

En esta misma línea, sostuvo: “El club lo manejan ellos. Ellos son ellos, son siempre ellos, con su secretario general con Hugo Moyano, con Pablo Moyano, después son toda gente de ellos, han invitado, han hecho un grupo de plan de salvataje”.

Asociación  ilícita

La acusación contra Bebote Álvarez, en su requerimiento de elevación a juicio. sostiene que “desde fecha indeterminada y al menos hasta el mes de noviembre de 2017, operaba una asociación ilícita integrada por un grupo variable y no determinado de personas del sexo masculino y femenino, todos mayores de edad, siendo parte de la misma una facción de la hinchada del club Independiente”. 

La Fiscalía también determinó que este grupo de personas lideradas por Bebote Álvarez -quien según su confesión respondía órdenes de Pablo Moyano- se “reunían habitualmente con motivos de encuentros futbolísticos en donde interviene el equipo en las inmediaciones de su estadio, además de sus sedes sociales y lugares en donde se disputan los encuentros, como así también en los sitios en los que el equipo de primera división de Independiente concentra previo a los partidos y en los lugares de entrenamiento”.

Las acusaciones

La acusación incluye maniobras defraudatorias contra Independiente “mediante la gestión, obtención, impresión oculta y reventa de entradas, protocolos de acceso a los espectáculos deportivos de dicha institución, bonos y cuotas sociales por fuera del ámbito societario y sin ingresar el producido económico al patrimonio del club”.

El fiscal sostuvo que existía en el marco de la organización un sistema de concesiones recíprocas entre parte de la dirigencia (Moyano, Nakis, Maldonado) y la barrabrava.

Es decir que la dirigencia del club funcionaba como fuente de financiamiento de la barra, a través de la venta irregular de entradas, cuotas, bonos, protocolos, viajes, dinero en efectivo, explotación de puestos en espacios públicos y otros mecanismos. A cambio, los dirigentes contaban eventualmente con los “servicios de la barra”.

Todos los involucrados en la maniobra fueron acusados por el fiscal Scalera como partícipes de “una organización criminal” que incluía a “directivos, empleados, socios y algunos simpatizantes del Club”. El pedido de elevación a juicio que incluye a Pablo Moyano será realizado en los próximos meses.

En el expediente, el fiscal Scalera realizó un desdoblamiento de la causa en relación a Moyano (a quien los otros acusados llamaban “Salvaje”), Ayelén Petrov (hija del Polaco) y Carlos Zambrana (“Carlín” del barrio Pepsi). Todos ellos fueron indagados con posterioridad a los primeros procesamientos, lo que explica el retraso de su definición en el expediente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí