18.1 C
Argentina
martes, 30 noviembre,2021
Dólar: BNA: $99,75/ $105,75 Blue: $198,00 / $201,00
Riesgo País: 1868 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


    Argentina
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    5.289.945
    Recuperados
    5.156.473
    Muertes
    115.989
    +663
    Todos los países
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    5.289.945
    Recuperados
    5.156.473
    Muertes
    115.989
    +663
    Dengue
    96.454
    11.855
    Inicio AHORA MISMO 15 años de Cromañón: "Yo no pude salir, a mi me sacaron"

    15 años de Cromañón: “Yo no pude salir, a mi me sacaron”

    Se cumplen 15 años de una de las tragedias evitables más importantes de la historia de nuestro país, se cumplen 15 años de la fatídica noche del 30 de diciembre de 2004, la noche en la que 194 jóvenes perdieron su vida en Cromañón. Mundo Poder dialogó con Juan Filardi, sobreviviente de aquella noche, quien cuenta sobre sus amigos, el acompañamiento de su familia, la marca que dejó en su vida y todo aquello que encierra ser protagonista de un hecho que marcó un antes y un después en la historia del rock.

    Por Cristian Doldán

    Con tan solo 15 años, esa noche Juan salía de sus casa en Villa Urquiza hacia República de Cromañón junto a sus amigos “El Negro Bruno” y “El Peixe”, y junto a su padre Oscar, que se ofreció a acompañarlos porque no le gustaba el lugar y la zona. Casi premonitorio, casi como percibiendo algo extraño que podía flotar en el aire.

    Juan cuenta que era la primera vez que iba a ver un recital con su padre y que después de haber visto a Callejeros ese año en Obras Sanitarias y en el estadio de Excursionistas, se disponía a cerrar el 2004 con una fiesta en el barrio de Once, en República de Cromañón.

    Llegamos temprano con mucho tiempo de anticipación. Hicimos una cola para entrar al boliche, pasamos una requisa en donde nos hicieron sacar las zapatillas para ver que no teníamos pirotecnia”, relata Filardi sobre esos primeros momentos de la noche.

    Haciendo un rápido repaso del orden de los acontecimientos, el sobreviviente recuerda el show de Ojos Locos, las palabras de Omár Chabán y el comienzo del show de Callejeros.

    El show duró dos minutos. Había bengalas como siempre, el lugar no era apto para pirotecnia, hoy un lugar así tampoco sería apto, era muy chiquito. Callejeros era una banda que llevaba bengalas así que se sabía todo”, analiza Filardi sobre el ambiente que se vivía esa noche y sobre la posibilidad latente de lo que terminó sucediendo.

    Hoy con 30 años, como periodista y productor, Filardi tiene una sentencia terminante sobre las bengalas como protagonista de la noche: “Ya había advertencia, pero esa noche hubo bengalas y no era el lugar indicado ni el momento indicado para utilizarlas”.

    Al momento del incendio se encontraba solo cerca del escenario, se había alejado de su papá y de sus dos amigos. En un principio recuerda que con optimismo pensaba que era algo que se podía solucionar brevemente, pero el paso del tiempo, los gritos, la desesperación, lo hicieron convencer de lo contrario.

    Buscó la salida sin suerte, sin un norte, sin señalización y solo, siempre solo.
    Yo no pude salir, a mi me sacaron”, relata, al tiempo que recuerda esa sensación de que todo se complicaba cada vez más y de que pasaba a ser protagonista de una noche tristemente célebre que quedó en la memoria de todos.

    Todo el mundo estaba buscando a un ser querido, obviamente estaba toda la luz cortada, no se veía nada, no había ninguna señalización de nada, era muy difícil encontrar la salida y yo era muy chiquito”, recapitula al indagar en sus recuerdos y agrega:“Cuando me sacaron, que no sé quien me sacó, fue como una sensación de que me desperté, evidentemente ya me había quedado dormido”.

    La síntesis de esa lucha desesperada por salvarse junto a otras personas que estaban en la misma situación es el de la cercanía a lo peor, a lo irremediable, a lo absurdo en una noche en la que todo el mundo quería ser feliz. “Me di cuenta que me estaba muriendo”, sentencia.

    Lo que viene después es el abrir los ojos, el ver a su padre en dirección al boliche, el encuentro que momentos antes parecía imposible, la felicidad de ver a sus amigos también afuera y la solidaridad de una vecina que los trasladó de Once a Villa Urquiza.

    Oscar, “El Negro Bruno” y “El Peixe” no tuvieron grandes dificultades, en cambio Juan permaneció internado “entre doce y trece días en el Hospital Italiano”. Las consecuencias de la pesadilla dejaron secuelas en ese cuerpo de 15 años que tenía intoxicación por inhalación de monóxido de carbono y una capacidad pulmonar muy reducida.

    De esos días en el hospital, el sobreviviente recuerda el buen trato y la predisposición que tuvo el equipo médico para atenderlo. Recuerda el afecto y acompañamiento de sus familiares y amigos. Recuerda la suerte que tuvo de alguna manera para paulatinamente “volver a la normalidad”.

    Al día siguiente y durante las primeras jornadas del naciente año 2005 “La tragedia de Cromañón” ocupaba páginas de diarios, horas de radio y televisión. Una repercusión inmensa que dio magnitud a lo sucedido. “Me di cuenta de que había zafado, obvio”, reflexiona Filardi sobre esos primeros días después de aquella noche que quiso ser feliz pero que no fue.

    15 años después y con la mitad de su vida atravesada por Cromañón, este joven sobreviviente se reconoce conectado y apegado para siempre a todo lo que rodea a aquella tragedia. En su Instagram personal se presenta con la leyenda “Me sacaron de Cromañón”.

    Filardi forma parte de la ONG Familias Por la Vida, se involucra con el colectivo Cromañón que nuclea a diferentes asociaciones y por estos días forma parte de una exposición documental conmemorativa que permanece abierta al público hasta el próximo 30 de marzo en el Centro Creativo “El Obrador”, ubicado en Bartolomé Mitre 1670 (CABA).

    Cromañón lo lleva en la piel, lo acompañó durante sus estudios, durante sus primeros trabajos, lo hizo lucirse con la creación de un documental y lo resignifica en cada charla que tiene con familiares y sobrevivientes. Adquirió una de esas marcas que son para siempre.

    Se lo nota firme al hablar y al relatar lo acontecido, se lo nota consciente de lo que significó, lo que significa y lo que significará esa noche para su vida. Tal vez el contacto con historias cercanas lo fortalecen, aunque reconoce: “Te involucras con gente que por ahí paso cosas similares pero después cada uno lo lleva como puede”.

    A 15 años de la tragedia su deseo es claro y conciso, pide el involucramiento de todas la partes para no tropezar con la misma piedra, para no caer de nuevo en el absurdo de convertir una noche de felicidad en una noche de dolor profundo.

    “Simplemente al ser una tragedia evitable no natural que se dio en el ámbito de la nocturnidad y de la diversión, decirle a toda la gente que esta involucrada en eso, que es el publico, los organizadores, los empleados del lugar que dan la seguridad y la parte estatal a través de los controles y las habilitaciones de los lugares, que todos deben trabajar individualmente y a conciencia en los que les quepa por su rol o por su cargo para que no vuelva a pasar nunca más. Es más fácil de lo que parece”, expresa en forma de anhelo el sobreviviente.

    La de Juan es una de las tantas historias que hay alrededor del “mundo Cromañón”, la de las víctimas, la de los familiares, la de los sobrevivientes, la de los responsables, la de una sociedad en general que se vio interpelada por una tragedia evitable. También la tuya, porque Cromañón nos pasó a todos.

    " "

    Más Leídas

    La NASA anuncia que el único eclipse solar total de este año se verá desde Antártida

    El 19 de noviembre pudo visualizarse en casi toda América Latina y Norteamérica un eclipse parcial lunar, y actualmente, el mundo se...

    Tragedia en Barcelona: un feroz incendio deja al menos cuatro muertos

    El siniestro se registró en una oficina bancaria abandonada, que estaba siendo ocupada por varias personas, en el noreste de la ciudad...

    Crucero Hamburg: Los documentos que prueban que los pasajeros podían desembarcar

    El crucero Hamburg, proveniente de Cabo Verde, África, continente donde se originó la nueva variante del coronavirus Ómicron que tiene al mundo...

    Japón detectó el primer caso positivo de la variante Ómicron de coronavirus

    De acuerdo con lo que informó el Gobierno de Japón, se trata de un paciente que llegó al país desde Namibia el...

    Comienza el juicio contra Juan Darthés por la denuncia de violación de Thelma Fardin

    El actor Juan Darthés será juzgado desde este martes en Brasil por abuso sexual contra Thelma Fardin. La investigación terminó en el...
    " "

    Se cumplen 15 años de una de las tragedias evitables más importantes de la historia de nuestro país, se cumplen 15 años de la fatídica noche del 30 de diciembre de 2004, la noche en la que 194 jóvenes perdieron su vida en Cromañón. Mundo Poder dialogó con Juan Filardi, sobreviviente de aquella noche, quien cuenta sobre sus amigos, el acompañamiento de su familia, la marca que dejó en su vida y todo aquello que encierra ser protagonista de un hecho que marcó un antes y un después en la historia del rock.

    Por Cristian Doldán

    Con tan solo 15 años, esa noche Juan salía de sus casa en Villa Urquiza hacia República de Cromañón junto a sus amigos “El Negro Bruno” y “El Peixe”, y junto a su padre Oscar, que se ofreció a acompañarlos porque no le gustaba el lugar y la zona. Casi premonitorio, casi como percibiendo algo extraño que podía flotar en el aire.

    Juan cuenta que era la primera vez que iba a ver un recital con su padre y que después de haber visto a Callejeros ese año en Obras Sanitarias y en el estadio de Excursionistas, se disponía a cerrar el 2004 con una fiesta en el barrio de Once, en República de Cromañón.

    Llegamos temprano con mucho tiempo de anticipación. Hicimos una cola para entrar al boliche, pasamos una requisa en donde nos hicieron sacar las zapatillas para ver que no teníamos pirotecnia”, relata Filardi sobre esos primeros momentos de la noche.

    Haciendo un rápido repaso del orden de los acontecimientos, el sobreviviente recuerda el show de Ojos Locos, las palabras de Omár Chabán y el comienzo del show de Callejeros.

    El show duró dos minutos. Había bengalas como siempre, el lugar no era apto para pirotecnia, hoy un lugar así tampoco sería apto, era muy chiquito. Callejeros era una banda que llevaba bengalas así que se sabía todo”, analiza Filardi sobre el ambiente que se vivía esa noche y sobre la posibilidad latente de lo que terminó sucediendo.

    Hoy con 30 años, como periodista y productor, Filardi tiene una sentencia terminante sobre las bengalas como protagonista de la noche: “Ya había advertencia, pero esa noche hubo bengalas y no era el lugar indicado ni el momento indicado para utilizarlas”.

    Al momento del incendio se encontraba solo cerca del escenario, se había alejado de su papá y de sus dos amigos. En un principio recuerda que con optimismo pensaba que era algo que se podía solucionar brevemente, pero el paso del tiempo, los gritos, la desesperación, lo hicieron convencer de lo contrario.

    Buscó la salida sin suerte, sin un norte, sin señalización y solo, siempre solo.
    Yo no pude salir, a mi me sacaron”, relata, al tiempo que recuerda esa sensación de que todo se complicaba cada vez más y de que pasaba a ser protagonista de una noche tristemente célebre que quedó en la memoria de todos.

    Todo el mundo estaba buscando a un ser querido, obviamente estaba toda la luz cortada, no se veía nada, no había ninguna señalización de nada, era muy difícil encontrar la salida y yo era muy chiquito”, recapitula al indagar en sus recuerdos y agrega:“Cuando me sacaron, que no sé quien me sacó, fue como una sensación de que me desperté, evidentemente ya me había quedado dormido”.

    La síntesis de esa lucha desesperada por salvarse junto a otras personas que estaban en la misma situación es el de la cercanía a lo peor, a lo irremediable, a lo absurdo en una noche en la que todo el mundo quería ser feliz. “Me di cuenta que me estaba muriendo”, sentencia.

    Lo que viene después es el abrir los ojos, el ver a su padre en dirección al boliche, el encuentro que momentos antes parecía imposible, la felicidad de ver a sus amigos también afuera y la solidaridad de una vecina que los trasladó de Once a Villa Urquiza.

    Oscar, “El Negro Bruno” y “El Peixe” no tuvieron grandes dificultades, en cambio Juan permaneció internado “entre doce y trece días en el Hospital Italiano”. Las consecuencias de la pesadilla dejaron secuelas en ese cuerpo de 15 años que tenía intoxicación por inhalación de monóxido de carbono y una capacidad pulmonar muy reducida.

    De esos días en el hospital, el sobreviviente recuerda el buen trato y la predisposición que tuvo el equipo médico para atenderlo. Recuerda el afecto y acompañamiento de sus familiares y amigos. Recuerda la suerte que tuvo de alguna manera para paulatinamente “volver a la normalidad”.

    Al día siguiente y durante las primeras jornadas del naciente año 2005 “La tragedia de Cromañón” ocupaba páginas de diarios, horas de radio y televisión. Una repercusión inmensa que dio magnitud a lo sucedido. “Me di cuenta de que había zafado, obvio”, reflexiona Filardi sobre esos primeros días después de aquella noche que quiso ser feliz pero que no fue.

    15 años después y con la mitad de su vida atravesada por Cromañón, este joven sobreviviente se reconoce conectado y apegado para siempre a todo lo que rodea a aquella tragedia. En su Instagram personal se presenta con la leyenda “Me sacaron de Cromañón”.

    Filardi forma parte de la ONG Familias Por la Vida, se involucra con el colectivo Cromañón que nuclea a diferentes asociaciones y por estos días forma parte de una exposición documental conmemorativa que permanece abierta al público hasta el próximo 30 de marzo en el Centro Creativo “El Obrador”, ubicado en Bartolomé Mitre 1670 (CABA).

    Cromañón lo lleva en la piel, lo acompañó durante sus estudios, durante sus primeros trabajos, lo hizo lucirse con la creación de un documental y lo resignifica en cada charla que tiene con familiares y sobrevivientes. Adquirió una de esas marcas que son para siempre.

    Se lo nota firme al hablar y al relatar lo acontecido, se lo nota consciente de lo que significó, lo que significa y lo que significará esa noche para su vida. Tal vez el contacto con historias cercanas lo fortalecen, aunque reconoce: “Te involucras con gente que por ahí paso cosas similares pero después cada uno lo lleva como puede”.

    A 15 años de la tragedia su deseo es claro y conciso, pide el involucramiento de todas la partes para no tropezar con la misma piedra, para no caer de nuevo en el absurdo de convertir una noche de felicidad en una noche de dolor profundo.

    “Simplemente al ser una tragedia evitable no natural que se dio en el ámbito de la nocturnidad y de la diversión, decirle a toda la gente que esta involucrada en eso, que es el publico, los organizadores, los empleados del lugar que dan la seguridad y la parte estatal a través de los controles y las habilitaciones de los lugares, que todos deben trabajar individualmente y a conciencia en los que les quepa por su rol o por su cargo para que no vuelva a pasar nunca más. Es más fácil de lo que parece”, expresa en forma de anhelo el sobreviviente.

    La de Juan es una de las tantas historias que hay alrededor del “mundo Cromañón”, la de las víctimas, la de los familiares, la de los sobrevivientes, la de los responsables, la de una sociedad en general que se vio interpelada por una tragedia evitable. También la tuya, porque Cromañón nos pasó a todos.

    Más Leídas

    La NASA anuncia que el único eclipse solar total de este año se verá desde Antártida

    El 19 de noviembre pudo visualizarse en casi toda América Latina y Norteamérica un eclipse parcial lunar, y actualmente, el mundo se...

    Tragedia en Barcelona: un feroz incendio deja al menos cuatro muertos

    El siniestro se registró en una oficina bancaria abandonada, que estaba siendo ocupada por varias personas, en el noreste de la ciudad...

    Crucero Hamburg: Los documentos que prueban que los pasajeros podían desembarcar

    El crucero Hamburg, proveniente de Cabo Verde, África, continente donde se originó la nueva variante del coronavirus Ómicron que tiene al mundo...

    Japón detectó el primer caso positivo de la variante Ómicron de coronavirus

    De acuerdo con lo que informó el Gobierno de Japón, se trata de un paciente que llegó al país desde Namibia el...

    Comienza el juicio contra Juan Darthés por la denuncia de violación de Thelma Fardin

    El actor Juan Darthés será juzgado desde este martes en Brasil por abuso sexual contra Thelma Fardin. La investigación terminó en el...