14.7 C
Argentina
miércoles, 22 septiembre,2021
Dólar: BNA: $97,75/ $103,75 Blue: $181,00 / $184,00
Riesgo País: 1587 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


    Argentina
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    5.173.531
    Recuperados
    4.862.284
    Muertes
    111.383
    +663
    Todos los países
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    5.173.531
    Recuperados
    4.862.284
    Muertes
    111.383
    +663
    Dengue
    96.454
    11.855
    Inicio DEPORTES A 30 años del milagro de Caniggia ante Brasil en el Mundial...

    A 30 años del milagro de Caniggia ante Brasil en el Mundial de Italia 90

    “La pelota ni siquiera salía porque ellos tocaban y tocaban y cuando vos llegabas era tarde. Apretabas a uno y ya la tenía el otro. No había ni tiempo de hablar. Era solamente correr atrás de la pelota. En el entretiempo, (Carlos) Bilardo solamente nos dijo: ‘Tratemos de no dársela a los de amarillos’”.

    El contexto que construyó la declaración de Claudio Paul Caniggia se asemejaba a las pesadillas que subsistían en el sector más recóndito del inconsciente. Lo que sucedía en el terreno de juego podría haberse tratado de la trama de una novela de terror de Stephen King, pero una maniobra de una película de fantasías protagonizada por Diego Armando Maradona derivó en una asistencia para el Pájaro, quien se probó el traje de héroe y convirtió el gol con el cual la Selección Argentina venció 1-0 a Brasil en los octavos de final del Mundial de Italia 1990.

    Este miércoles 24 de junio, se cumple el 30° aniversario del clásico sudamericano disputado en Turín que perdura en la memoria de los simpatizantes argentinos. El elenco que dirigía Carlos Salvador Bilardo había arribado al encuentro sumergido en incertidumbres futbolísticas, que se agravaron con la derrota 1-0 ante Camerún en la jornada inaugural. Pero perduraba una esperanza irracional, que disipaba las dudas sembradas, y el anhelo de defender el título obtenido cuatro años antes en la Copa del Mundo de México 1986.

    Los cimientos del milagro contra la Verdeamarela fueron establecidos por el Diez, que se encargó de dejar en el camino a tres futbolistas, se transformó en un imán instantáneo para los defensores contrarios y propició que el pase a su compañero y amigo fuera un empujón hacia la gloria. El resto es historia: el delantero desairó al arquero Claudio Taffarel y con un remate de zurda decretó la clasificación a los cuartos de final del certamen internacional.

    Diego Armando Maradona construyó la jugada con una acción individual y asistió al Pájaro.

    En aquella ocasión, la Albiceleste, que había avanzado de ronda como uno de los mejores terceros, formó con: Sergio Goycochea, Oscar Ruggeri, Juan Simón, Pedro Monzón, Julio Olarticoechea, José Basualdo, Ricardo Giusti, Pedro Troglio, Jorge Burruchaga, Caniggia y Maradona. Mientras que la Canarinha tuvo a: Taffarel, Ricardo Gomes, Ricardo Rocha, Jorginho, Branco, Dunga, Mauro Galvao, Alemao, Valdo, Müller y Careca.

    “Yo estaba en el piso, con mucho dolor en el tobillo, gritando el gol casi sin voz. Y Lo veo al Cani, que festeja sólo con un puñito”, bromeó el actual entrenador de Gimnasia de La Plata, en una entrevista realizada años más tarde del suceso, sobre el desenlace de la acción que inició en el mediocampo y, tras haber recibido diversas embestidas rivales, finalizó con una alegría de su socio en la cancha.

    “Algunos me dicen que no lo festejé tanto, pero nunca fui de andar corriendo 50 metros para festejar un gol como un desesperado. Yo sabía que faltaban nueve minutos todavía y Brasil se iba a venir. ¿Qué iba a festejar? Festejo hasta ahí nomás dije. Estos tipos podían reaccionar. ¿De qué me servía festejar dando dos vueltas y sacándome la remera si después se podía meter adentro del arco nuestro?”, respondió, con sinceridad, Caniggia al explicar su tímida celebración luego de haber marcado el tanto.

    El último capítulo del Mundial consistió en una herida que aún no cicatriza para los integrantes de aquel plantel. Luego de haber eliminado a Yugoslavia e Italia en los cuartos de final y semifinal, respectivamente, Argentina fue derrotada 1-0 por Alemania en una final que estuvo marcada por el polémico arbitraje del mexicano Edgardo Codesal.

    " "
    " "

    Más Leídas

    #QuiereRemontar

    El presidente Alberto Fernández encabezó la inauguración de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de José C. Paz (UNPAZ)....

    Robó una tarjeta de crédito y gastó $ 280.000 en whisky

    La Policía de la Ciudad de Buenos Aires detuvo este miércoles a una mujer de 45 años acusada de estafar a un...

    Por primera vez en 18 meses, el Hospital Posadas no tiene pacientes Covid en terapia intensiva

    La terapia intensiva del Hospital Posadas anunció este miércoles que no tiene pacientes con coronavirus por primera vez en los últimos 18...

    Para Bullrich, “las Taser son como las pistolas de agua para los nenes”

    La exministra de Seguridad del macrismo, Patricia Bullrich fue entrevistada en el canal LN+ y arremetió contra Aníbal Fernández. Es que el...

    La Liga Profesional ya no cuenta con ocho entrenadores

    Leonardo Madelón y Juan Manuel Azconzabal dejaron de ser los entrenadores de Platense y Unión, respectivamente. Con la salida de los mencionados,...
    " "
    " "

    “La pelota ni siquiera salía porque ellos tocaban y tocaban y cuando vos llegabas era tarde. Apretabas a uno y ya la tenía el otro. No había ni tiempo de hablar. Era solamente correr atrás de la pelota. En el entretiempo, (Carlos) Bilardo solamente nos dijo: ‘Tratemos de no dársela a los de amarillos’”.

    El contexto que construyó la declaración de Claudio Paul Caniggia se asemejaba a las pesadillas que subsistían en el sector más recóndito del inconsciente. Lo que sucedía en el terreno de juego podría haberse tratado de la trama de una novela de terror de Stephen King, pero una maniobra de una película de fantasías protagonizada por Diego Armando Maradona derivó en una asistencia para el Pájaro, quien se probó el traje de héroe y convirtió el gol con el cual la Selección Argentina venció 1-0 a Brasil en los octavos de final del Mundial de Italia 1990.

    Este miércoles 24 de junio, se cumple el 30° aniversario del clásico sudamericano disputado en Turín que perdura en la memoria de los simpatizantes argentinos. El elenco que dirigía Carlos Salvador Bilardo había arribado al encuentro sumergido en incertidumbres futbolísticas, que se agravaron con la derrota 1-0 ante Camerún en la jornada inaugural. Pero perduraba una esperanza irracional, que disipaba las dudas sembradas, y el anhelo de defender el título obtenido cuatro años antes en la Copa del Mundo de México 1986.

    Los cimientos del milagro contra la Verdeamarela fueron establecidos por el Diez, que se encargó de dejar en el camino a tres futbolistas, se transformó en un imán instantáneo para los defensores contrarios y propició que el pase a su compañero y amigo fuera un empujón hacia la gloria. El resto es historia: el delantero desairó al arquero Claudio Taffarel y con un remate de zurda decretó la clasificación a los cuartos de final del certamen internacional.

    Diego Armando Maradona construyó la jugada con una acción individual y asistió al Pájaro.

    En aquella ocasión, la Albiceleste, que había avanzado de ronda como uno de los mejores terceros, formó con: Sergio Goycochea, Oscar Ruggeri, Juan Simón, Pedro Monzón, Julio Olarticoechea, José Basualdo, Ricardo Giusti, Pedro Troglio, Jorge Burruchaga, Caniggia y Maradona. Mientras que la Canarinha tuvo a: Taffarel, Ricardo Gomes, Ricardo Rocha, Jorginho, Branco, Dunga, Mauro Galvao, Alemao, Valdo, Müller y Careca.

    “Yo estaba en el piso, con mucho dolor en el tobillo, gritando el gol casi sin voz. Y Lo veo al Cani, que festeja sólo con un puñito”, bromeó el actual entrenador de Gimnasia de La Plata, en una entrevista realizada años más tarde del suceso, sobre el desenlace de la acción que inició en el mediocampo y, tras haber recibido diversas embestidas rivales, finalizó con una alegría de su socio en la cancha.

    “Algunos me dicen que no lo festejé tanto, pero nunca fui de andar corriendo 50 metros para festejar un gol como un desesperado. Yo sabía que faltaban nueve minutos todavía y Brasil se iba a venir. ¿Qué iba a festejar? Festejo hasta ahí nomás dije. Estos tipos podían reaccionar. ¿De qué me servía festejar dando dos vueltas y sacándome la remera si después se podía meter adentro del arco nuestro?”, respondió, con sinceridad, Caniggia al explicar su tímida celebración luego de haber marcado el tanto.

    El último capítulo del Mundial consistió en una herida que aún no cicatriza para los integrantes de aquel plantel. Luego de haber eliminado a Yugoslavia e Italia en los cuartos de final y semifinal, respectivamente, Argentina fue derrotada 1-0 por Alemania en una final que estuvo marcada por el polémico arbitraje del mexicano Edgardo Codesal.

    Más Leídas

    #QuiereRemontar

    El presidente Alberto Fernández encabezó la inauguración de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de José C. Paz (UNPAZ)....

    Robó una tarjeta de crédito y gastó $ 280.000 en whisky

    La Policía de la Ciudad de Buenos Aires detuvo este miércoles a una mujer de 45 años acusada de estafar a un...

    Por primera vez en 18 meses, el Hospital Posadas no tiene pacientes Covid en terapia intensiva

    La terapia intensiva del Hospital Posadas anunció este miércoles que no tiene pacientes con coronavirus por primera vez en los últimos 18...

    Para Bullrich, “las Taser son como las pistolas de agua para los nenes”

    La exministra de Seguridad del macrismo, Patricia Bullrich fue entrevistada en el canal LN+ y arremetió contra Aníbal Fernández. Es que el...

    La Liga Profesional ya no cuenta con ocho entrenadores

    Leonardo Madelón y Juan Manuel Azconzabal dejaron de ser los entrenadores de Platense y Unión, respectivamente. Con la salida de los mencionados,...