10.2 C
Argentina
lunes, 13 julio,2020
Dólar: BNA: $69,00 / $74,00 Blue: $117,00 / $127,00
Riesgo País: 2403 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


Argentina
Confirmados
11.846.595
+129 k
Recuperados
6.463.941
Muertes
544.536
+2926
Confirmados
100.166
+2335
Recuperados
44.173
Muertes
1.859
+48
Todos los países
Confirmados
11.846.595
+129 k
Recuperados
6.463.941
Muertes
544.536
+2926
Confirmados
100.166
+2335
Recuperados
44.173
Muertes
1.859
+48
Dengue
78.348
10.825
Inicio OPINIÓN Aislamiento social: cuando nuestro GPS se detuvo

Aislamiento social: cuando nuestro GPS se detuvo

Por Paula Rodríguez, Lic. en Psicología y Orientadora Vocacional Lic. En Cs. De la Comunicación

Nuestro GPS se ha detenido. Nuestro tiempo se volvió pausa. La brújula ya no se mueve al mismo ritmo como lo hacía en días anteriores a este aislamiento social causado por la pandemia que estamos atravesando. A algunos les ha pateado el tablero, a otros los dejó paralizados o en el transcurso de los días pudieron ir adaptándose más de lo que ellos creían y otros curiosamente notaron, que muy poco de su paisaje cotidiano había realmente cambiado.

Y así, varados todos en un mar de incertidumbres un interrogante se nos impone: ¿cómo podemos trazar planes a futuro, encaramarnos en algún proyecto?. En estos días, se escucha decir frases tales como: “estaremos así hasta volver a la normalidad”. Pero ¿cuál era nuestra “normalidad”?; ¿qué es la normalidad?; ¿intentaremos realmente volver a ella?. Pocos momentos como los que estamos atravesando se repiten a menudo.

Las pantallas, una de las características principales de la cuarentena

Y más allá que son días muy duros los que nos tocan vivir, donde todas nuestras seguridades se pusieron en jaque, podemos hacernos la propuesta de comenzar a revisar las huellas, atajos y caminos que elegimos y que nos llevaron adonde estamos hoy y preguntarnos si nuestro GPS personal marca realmente el lugar donde queremos estar. ¿Seremos lo suficientemente valientes para hacer este ejercicio?.

De hacerlo, nos llevaremos una grata sorpresa: más allá de la conclusión a la que arribemos, siempre el saldo será constructivo porque o nos sentiremos conformes y a gusto en dónde estemos o nos daremos cuenta que tenemos la oportunidad para poder de a poco ir cambiando el rumbo, a modo de proceso, para que al menos nuestro futuro esté un poco más cerca de lo que anhelamos. Confucio decía que: “Tenemos dos vidas: la segunda comienza cuando nos damos cuenta que sólo tenemos una.”. Aún podemos hacer que valga la pena.

Paula Rodríguez

Lic. en Psicología MN 62207 –

Orientadora Vocacional Lic. En Cs. De la Comunicación

licenciadapaularodriguez@gmail.com

Más Leídas

Bullrich a Alberto Fernández: “Que el odio no sea un nuevo enemigo imaginario”

La presidente de PRO, Patricia Bullrich, publicó este lunes 13/07 en sus redes sociales un video en el que lee una carta...

Aberrante: La violó, ahorcó y volvió a violar

El hecho ocurrió en un terreno, que suele ser utilizado como predio para circos, ubicado en el barrio Las Palmas, de la provincia de...

AFIP extiende hasta el 31/08 el pago de deudas de Ganancias y Bienes Personales

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) extendió hasta el 31 de agosto próximo el beneficio de poder acceder al plan de...

En Alemania regresó el tenis con público: las medidas de prevención adoptadas

Alemania dio uno de los pasos más importantes en el proceso de reanudación del tenis tras la postergación ocasionada por la diseminación...

Miedo al “efecto rebote”: Seguí estos consejos para evitarlo

El efecto rebote es un fenómeno muy común que se presenta en las personas que desean perder peso con una dieta rápida,...