Balenciaga pidió disculpas por su última polémica campaña publicitaria

Redaccion General

29 noviembre, 2022

Kim Kardashian, fiel seguidora de la marca, aseguró estar reevaluando su relación con la firma.

La lujosa marca compartió en los últimos días una sesión de fotos con niños sosteniendo diversas carteras con accesorios de BDSM. Este término fue creado en 1990 para abarcar un grupo de prácticas y fantasías eróticas, cuyas siglas significan: Bondage; Disciplina y Dominación; Sumisión y Sadismo; y Masoquismo. Abarca, por tanto, una serie de prácticas y aficiones relacionadas entre sí y vinculadas a lo que se denomina sexualidades no convencionales o alternativas.

Rápidamente se generó un grandísimo revuelo en las redes sociales en las cuales cuestionaron esta producción y los valores de la marca. En Twitter muchos usuarios armaron un contundente debate sobre lo sucedido.

Kim Kardashian, fiel usuaria de la marca, escribió: “Como madre de cuatro hijos, me han sacudido las imágenes perturbadoras. La seguridad de los niños debe tenerse en la más alta consideración y cualquier intento de normalizar el abuso infantil de cualquier tipo no debería tener lugar en nuestra sociedad, y punto”.

La campaña de Balenciaga

La mediática también explicó por qué había demorado tanto en expresarse:  “No lo hice antes no porque no me hayan disgustado e indignado las recientes campañas de Balenciaga, sino porque quería tener la oportunidad de hablar con su equipo para entender por mí misma cómo ha podido ocurrir esto”.

Agradezco que Balenciaga haya retirado las campañas y se haya disculpado. Al hablar con ellos, creo que entienden la gravedad del asunto y tomarán las medidas necesarias para que esto no vuelva a suceder”, concluyó Kardashian.

Kim Kardashian

Las disculpas de Balenciaga

“Nos disculpamos sinceramente por cualquier ofensa que haya podido causar nuestra campaña navideña. Nuestros bolsos de peluche no deberían haber aparecido con niños en esta campaña. Hemos retirado inmediatamente la campaña de todas las plataformas”, comenzó el descargo de Balenciaga.

Gabriele Galimberti, quien ejecutó la producción, dijo: “Como fotógrafo, sólo se me pidió que iluminara la escena dada, y tomara las fotos de acuerdo con mi estilo característico. Como de costumbre en un shoot publicitario, la dirección de la campaña y la elección de los objetos mostrados no están en manos del fotógrafo”.

Te podria interesar

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.