27.6 C
Argentina
lunes, 18 enero,2021
Dólar: BNA: $84,75/ $90,75 Blue: $153,00 / $159,00
Riesgo País: 1459 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


    Argentina
    Confirmados
    94.176.982
    Recuperados
    51.641.321
    +1828324
    Muertes
    2.014.441
    Confirmados
    1.799.243
    +12332
    Recuperados
    1.583.465
    Muertes
    45.407
    +103
    Todos los países
    Confirmados
    94.176.982
    Recuperados
    51.641.321
    +1828324
    Muertes
    2.014.441
    Confirmados
    1.799.243
    +12332
    Recuperados
    1.583.465
    Muertes
    45.407
    +103
    Dengue
    96.454
    11.855
    Inicio CALIDAD DE VIDA Científicos argentinos encuentran la clave para evitar muertes por septicemia

    Científicos argentinos encuentran la clave para evitar muertes por septicemia

    Un grupo de investigadores del CONICET descifró junto a la Universidad de Connecticut y el Hospital Universitario Jena, de Alemania, el rol primordial que tiene la proteína Galectina 1 para generar la septicemia, una enfermedad que provoca 11 millones de muertes por año en todo el mundo. Se trata de una complicación fatal que se produce por una reacción del cuerpo ante una infección. El cuerpo libera químicos en el flujo sanguíneo para luchar contra un cuadro de este tipo y la sepsis ocurre cuando la respuesta a estos químicos está desbalanceada, lo que desencadena cambios que pueden dañar múltiples sistemas orgánicos. Si esto avanza hasta un choque séptico, la presión arterial desciende de manera drástica, y puede causar la muerte. 

    El investigador del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICETFIBYME), y director del equipo, junto con Santiago Méndez Huergo, becario de posdoctorado y el investigador Juan Manuel Pérez Sáez, fueron los autores argentinos de esta investigación, que descubrieron el “rol clave que tiene la proteína G1 en el desarrollo de la sepsis”. 

    Descubrieron el rol clave de una proteína en el desarrollo de la septicemia, que evitaría muertes.

    El gran problema con la septicemia no es de las bacterias en sí mismas, que son captadas por células del sistema inmunológico e intentan contenerlas; la pregunta es por qué la respuesta inmunológica no es controlada y daña los tejidos al punto de que la gente se muere de una falla sistémica de todos los órganos”, explicó uno de los autores de esta investigación, Gabriel Rabinovich, quien es doctor en Ciencias Químicas. “La septicemia es una infección sistémica, grande, iniciada por una bacteria que inyecta lipopolisacáridos, y se resuelve cuando está confinado localmente; pero cuando pasa a la sangre es mucho más difícil de controlar y esto causa muchísimas muertes por fallas sistémicas multiorgánicas. La mayor causa de muerte que hay en los hospitales y en las terapias intensivas son por septicemia; muchas surgen por infecciones intrahospitalarias con bacterias resistentes a los antibióticos”, agregó. 

    Rabinovich estudia la Galectina desde el año 1993: “Identificamos el rol clave de esta proteína en el sistema inmune y caracterizamos su función en el cáncer y nosotros publicamos ya la función de la G1 en tumores como un mecanismo de evasión del sistema inmunológico y diseñamos anticuerpos para bloquearla”. “Cuando la bacteria ingresa al macrófago (que es la primera célula con la que se encuentra), se activa un complejo molecular de circuitos (el inflamasoma) que activa a su vez una proteína llamada Gasdermina. Esta proteína es central porque hace poros en la membrana, por donde se liberan alarminas, que alarman al organismo que algo está sucediendo. La G1 es parte de esta familia y se liberan a pulsos muy altos”. 

    Gabriel Rabinovich, es uno de los autores de la investigación publicada en la revista Nature Inmmunology.

    La G1 de acuerdo al contexto donde se halla, actúa como inhibidora o amplificadora; en la sepsis activa la llegada de citoquinas, que causa inflamación en pulmones, intestinos, riñones. En esta etapa pre-clínica, validada en dos laboratorios diferentes, demostramos que si bloqueamos la G1 se pueden evitar muertes de ratones por septicemia; luego, se puede probar en animales más grandes y como todo fármaco, posteriormente, en etapa clínicas para validar fases clínicas en pacientes”, concluyó.  

    Más Leídas

    Alerta en Boca: qué lesión sufrió el Pulpo González en la final ante Banfield

    Boca cumplió con el objetivo primario que se propuso tras la eliminación en las semifinales de la Copa Libertadores y se consagró...

    Tevez, sincero: el dolor por su padre, el vínculo con Riquelme y su futuro en Boca

    El estadio Bicentenario de San Juan se erigió como el escenario donde Boca consiguió desahogar un grito tras haber acumulado una nueva...

    Encontraron el cadáver del joven que se había tirado a un río de un barrio cerrado en Tigre

    Luego de 50 horas de búsqueda, el cuerpo sin vida de un joven de 17 años fue encontrado por las autoridades. Se...

    #PorAhoraSoloRusas

    Hasta el momento, el Gobierno confirmó que Argentina solo contará con vacunas rusas para aplicar en la jornada de vacunación de todo...

    Máximo Kirchner sigue recorriendo la PBA en búsqueda de presidir el PJ bonaerense

    El jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, continúa desde el 30 de diciembre y en lo que...
    " "

    Un grupo de investigadores del CONICET descifró junto a la Universidad de Connecticut y el Hospital Universitario Jena, de Alemania, el rol primordial que tiene la proteína Galectina 1 para generar la septicemia, una enfermedad que provoca 11 millones de muertes por año en todo el mundo. Se trata de una complicación fatal que se produce por una reacción del cuerpo ante una infección. El cuerpo libera químicos en el flujo sanguíneo para luchar contra un cuadro de este tipo y la sepsis ocurre cuando la respuesta a estos químicos está desbalanceada, lo que desencadena cambios que pueden dañar múltiples sistemas orgánicos. Si esto avanza hasta un choque séptico, la presión arterial desciende de manera drástica, y puede causar la muerte. 

    El investigador del Instituto de Biología y Medicina Experimental (IBYME, CONICETFIBYME), y director del equipo, junto con Santiago Méndez Huergo, becario de posdoctorado y el investigador Juan Manuel Pérez Sáez, fueron los autores argentinos de esta investigación, que descubrieron el “rol clave que tiene la proteína G1 en el desarrollo de la sepsis”. 

    Descubrieron el rol clave de una proteína en el desarrollo de la septicemia, que evitaría muertes.

    El gran problema con la septicemia no es de las bacterias en sí mismas, que son captadas por células del sistema inmunológico e intentan contenerlas; la pregunta es por qué la respuesta inmunológica no es controlada y daña los tejidos al punto de que la gente se muere de una falla sistémica de todos los órganos”, explicó uno de los autores de esta investigación, Gabriel Rabinovich, quien es doctor en Ciencias Químicas. “La septicemia es una infección sistémica, grande, iniciada por una bacteria que inyecta lipopolisacáridos, y se resuelve cuando está confinado localmente; pero cuando pasa a la sangre es mucho más difícil de controlar y esto causa muchísimas muertes por fallas sistémicas multiorgánicas. La mayor causa de muerte que hay en los hospitales y en las terapias intensivas son por septicemia; muchas surgen por infecciones intrahospitalarias con bacterias resistentes a los antibióticos”, agregó. 

    Rabinovich estudia la Galectina desde el año 1993: “Identificamos el rol clave de esta proteína en el sistema inmune y caracterizamos su función en el cáncer y nosotros publicamos ya la función de la G1 en tumores como un mecanismo de evasión del sistema inmunológico y diseñamos anticuerpos para bloquearla”. “Cuando la bacteria ingresa al macrófago (que es la primera célula con la que se encuentra), se activa un complejo molecular de circuitos (el inflamasoma) que activa a su vez una proteína llamada Gasdermina. Esta proteína es central porque hace poros en la membrana, por donde se liberan alarminas, que alarman al organismo que algo está sucediendo. La G1 es parte de esta familia y se liberan a pulsos muy altos”. 

    Gabriel Rabinovich, es uno de los autores de la investigación publicada en la revista Nature Inmmunology.

    La G1 de acuerdo al contexto donde se halla, actúa como inhibidora o amplificadora; en la sepsis activa la llegada de citoquinas, que causa inflamación en pulmones, intestinos, riñones. En esta etapa pre-clínica, validada en dos laboratorios diferentes, demostramos que si bloqueamos la G1 se pueden evitar muertes de ratones por septicemia; luego, se puede probar en animales más grandes y como todo fármaco, posteriormente, en etapa clínicas para validar fases clínicas en pacientes”, concluyó.  

    Más Leídas

    Alerta en Boca: qué lesión sufrió el Pulpo González en la final ante Banfield

    Boca cumplió con el objetivo primario que se propuso tras la eliminación en las semifinales de la Copa Libertadores y se consagró...

    Tevez, sincero: el dolor por su padre, el vínculo con Riquelme y su futuro en Boca

    El estadio Bicentenario de San Juan se erigió como el escenario donde Boca consiguió desahogar un grito tras haber acumulado una nueva...

    Encontraron el cadáver del joven que se había tirado a un río de un barrio cerrado en Tigre

    Luego de 50 horas de búsqueda, el cuerpo sin vida de un joven de 17 años fue encontrado por las autoridades. Se...

    #PorAhoraSoloRusas

    Hasta el momento, el Gobierno confirmó que Argentina solo contará con vacunas rusas para aplicar en la jornada de vacunación de todo...

    Máximo Kirchner sigue recorriendo la PBA en búsqueda de presidir el PJ bonaerense

    El jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, continúa desde el 30 de diciembre y en lo que...