Compartió el labial con una asintomática, se contagió y casi se muere

Mundo Poder Noticias

20 julio, 2020

Durante los últimos días de invierno en España, la pandemia coronavirus ya comenzaba a hacer estragos, aunque aún no se temía el contagio en reuniones sociales. Marisol San Román, una argentina que se despedía de la noche madrileña para retornar a la ciudad de Buenos Aires, sostuvo que a partir del último encuentro que mantuvo allí, su vida cambió para siempre. Durante esa noche, Marisol compartió un labial con una amiga asintomática, se contagió del virus y su cuerpo quedó sometido a una incesante pelea contra la muerte que le llevaría alrededor de 45 días para recuperarse.

Dicen que la juventud es un divino tesoro. Sin embargo, esta preciado como frágil“, expresó la joven de 25 años en su e-book autobiográfico al que denominó “Paciente 130“. La idea surgió con el fin de inmortalizar su experiencia en 158 páginas, la cual la terminó convirtiendo en la primera autora argentina en escribir sobre la pandemia.

No obstante, la osadía que le tocó atravesar no terminó allí. Luego de recuperarse, el miedo a la enfermedad volvió a acecharla: se enteró que perdió sus anticuerpos y teme volver a infectarse.

Me enteré de la enfermedad cuando ya estaba en Argentina. Fue muy duro. Estuve internada cuatro veces y sentí que me moría en más de una oportunidad. Al día de hoy tengo secuelas: mis pulmones perdieron un 30% de capacidad y estoy en rehabilitación por tener trombos. Pude haber quedado en silla de ruedas“, señala la joven, quien se convirtió en una gran referente para quienes atraviesan la enfermedad.

Una vez que su test dio negativo, Marisol no se olvidó de la enfermedad, sino que se comprometió con una causa mucho más fuerte: la donación de plasma. En ese contexto, encabezó diversas campañas informativas junto con Juan Carr y el Gobierno de la Ciudad sobre el tratamiento antiguo que resurgió en los últimos dos meses como signo de esperanza para los pacientes que se encuentran en estado más grave.

Doné tres veces. Te sacan sangre, separan el plasma que es donde están los anticuerpos y con eso se puede salvar a tres o cuatro personas que estén padeciendo la enfermedad. Solo pueden hacerlo aquellos que se hayan recuperado de coronavirus y no padezcan ninguna otra patología. No obstante, solo los infectados que no tengan defensas pueden recibirlo“, explica y luego agrega: “A las 12 horas, tu cuerpo recupera lo donado. Es una acción que ayuda mucho y no demora más de 60 minutos“.

Actualmente, Marisol se encuentra recuperada y ya volvió a España para proseguir sus estudios universitarios. En España ya viven la “nueva normalidad”, aunque cuenta con un promedio de 300 casos nuevos por día. No obstante, lejos de disfrutar la vida sin cuarentena, teme volver a infectarse, ya que luego de uno de sus chequeos médicos descubrió que ya no posee anticuerpos.

Después de un tiempo se te va la inmunidad, pero yo no esperaba que fuera tan pronto. Ahora puedo volver a contagiarme y eso me deja intranquila. Acá parece como si nunca hubiese pasado nada: no se respeta la distancia social, no usan barbijos y las medidas de prevención se olvidaron. Para mí, que vengo de una experiencia traumática y una cuarentena larga en Buenos Aires, es todo un desafío. Todos te invitan a fiestas o juntadas y a mí me aterra. Está en cada uno cuidarse y cuidarnos para que no haya rebrotes“, concluyó.

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.