Con gol de Messi, la Selección Argentina venció 1-0 a Ecuador en el inicio de las Eliminatorias

Mundo Poder Noticias

8 octubre, 2020

La Selección Argentina desahogó un grito atragantado frente a las tribunas desiertas en su regreso a la actividad luego de que la pandemia del coronavirus obligara el aplazamiento de la Copa América y la suspensión de los amistosos previstos en el calendario. En La Bombonera, el elenco dirigido por Lionel Scaloni careció de fluidez de juego, pero derrotó 1-0 a Ecuador, con gol de Lionel Messi de penal, en el marco de la primera jornada de las Eliminatorias rumbo al Mundial de Qatar 2022.

En los primeros compases del compromiso se corroboraron las filosofías de juego que pregonan ambos entrenadores. Por un lado, los comandados por Scaloni se adueñaron de la iniciativa del partido y buscaron dañar a su rival al intentar brindarle un sentido ofensivo al monopolio de la posesión del balón. Mientras que los dirigidos por Gustavo Alfaro exhibieron un plan de juego conservador, con el objetivo de neutralizar a su contrincante a través de un bloque defensivo instalado en una zona intermedia.

La Selección Argentina careció de fluidez en el juego, pero se adueñó de la victoria y comenzó el camino rumbo a Qatar 2022 de la manera deseada. (Foto: Argentina Twitter).

La Albiceleste, con frecuencia, orientó el juego hacia el sector derecho del ataque, donde Lionel Messi se recostaba para construir sociedades. El capitán del combinado nacional iniciaba las maniobras en una zona centralizada, por detrás de Lautaro Martínez, y se desplazaba hacia el extremo derecho con la intención de combinar con Lucas Ocampos, que ocupaba la banda, Rodrigo De Paul, quien abandonaba el círculo central, y Gonzalo Montiel, que se proyectaba desde el lateral.

Pese a que exhibía una predilección por construir por el carril derecho, Argentina consiguió profundizar cuando realizaba movimientos de distracción y cambiaba la dirección de las expediciones ofensivas hacia la izquierda. Allí, Marcos Acuña siempre se encontró preparado para alzar la cabeza y lanzar centros al área cargados de una inyección letal de veneno. Además, Nicolás Tagliafico se incorporó a las aventuras ofensivas de manera constante.

La Tricolor intentó contener a los futbolistas creativos de Argentina para disminuir los riesgos en defensa. En este escenario, Carlos Gruezo fue el mediocampista más retrasado, ya que vigilaba los desplazamientos de Messi, y delante se formaba un muro de cuatro jugadores, compuesto por Renato Ibarra, Alan Franco, Moisés Caicedo y Ángel Mena, quienes tenían la misión de presionar a los volantes rivales para evitar los pases filtrados.

Lucas Ocampos se filtró por el interior derecho del área y generó el penal del triunfo tras haber sido derribado por Pervis Estupiñán. (Foto: Argentina Twitter).

El delantero Enner Valencia, por su parte, permitía que Lucas Martínez Quarta y Nicolás Otamendi salieran desde el fondo por la vía terrestre, pero se mantenía al acecho para impedir que De Paul y Leandro Paredes recibieran a su espalda. De esta manera, el atacante, que en el último mercado de pases fue transferido a Fenerbahce de Turquía, interceptó un pase y ensayó un remate lejano que fue controlado con facilidad por Franco Armani.

Pese a que gozaba de un control geográfico, Argentina demostraba inconvenientes para superar el bloque que edificaba Ecuador en la zona medular. Sin embargo, el equipo logró desnivelar con una recuperación en la mitad de la cancha, que propició la aparición de Messi y un posterior pase vertical para Ocampos, quien se filtró por el interior derecho del área, desairó a Xavier Arreaga y fue derribado con vehemencia por Pervis Estupiñán.

De inmediato, el árbitro chileno Roberto Tobar sancionó la infracción con penal. Luego de un par de minutos donde el juez advirtió a Alexander Domínguez que no debía adelantarse, la Pulga se encargó de la ejecución del remate: a los 13’, Messi disparó de zurda y con potencia a la izquierda del arquero, que solo pudo acariciar la pelota, y estableció el 1-0. La inauguración del resultado brindó una de las postales de la noche: el ganador de seis Balones de Oro exhibió una enorme sonrisa, la misma que escasea en Barcelona, y recibió el cariño de sus compañeros con un abrazo grupal.

Disparo de zurda, cruzado y con potencia: la fórmula de Lionel Messi para intercambiar por gol el penal a favor de la Albiceleste. (Foto: Argentina Twitter).

La apertura del marcador le permitió a Argentina desandar el resto de la primera etapa con mayor tranquilidad. En ocasiones, se replegó a instancias del mediocampo para disminuir los resquicios entre las líneas, pero, cuando Martínez detectaba una duda en las salidas ecuatorianas, se desarrollaba una presión elevada y de manera colectiva. Así, contrarrestó las réplicas del visitante y, en esporádicas oportunidades, volvió a desequilibrar con acciones que contaban con un denominador común: el sello de Messi.

En el complemento, Ecuador presentó matices en su plan de juego, en especial, en el proceso que efectuó para recuperar el balón más cerca del arco de Armani. Alfaro determinó que su equipo iniciara una presión en una posición más elevada con el anhelo de disminuir los espacios y forzar errores cuando Argentina comenzaba a construir el juego desde su área. En consecuencia, Martínez Quarta y Otamendi carecieron de auxilio y, por momentos, fueron obligados a lanzar envíos aéreos para superar líneas.

El próximo compromiso de Argentina en el certamen clasificatorio será el martes 13/10 frente a Bolivia en La Paz.

Argentina ingresó en un terreno de incertidumbres frente a la nueva postura ofensiva de Ecuador. Durante un prolongado pasaje, permaneció retrasado y compactado en su propio campo y, cuando buscaba realizar contragolpes, se apresuraba en la toma de decisiones y sufría reiteradas imprecisiones. El período de mayores dudas coincidió con la disminución de las intervenciones de Messi, quien tuvo menor contacto con el balón y el seleccionado padeció la merma transitoria de su protagonismo.

Las frecuentes interrupciones en el juego a causa de las reiteradas infracciones se convirtieron en una conspiración en contra de las aspiraciones de Ecuador, que ya no demostró la misma intensidad en la faceta defensiva y, sin poder recuperar el balón con velocidad, volvió a sumergirse en un papel secundario en el partido. Por lo tanto, Argentina disfrutó nuevamente de un control territorial, pero dependió de la creatividad de Messi para desequilibrar en ataque.

Sin atravesar demasiados sobresaltos en el epílogo del encuentro, y con una cuota extra de oxígeno tras las variantes realizadas por Scaloni, Argentina se adueñó de la victoria y comenzó su camino hacia la Copa del Mundo de Qatar 2022 de la manera anhelada. En la segunda jornada de las Eliminatorias, se enfrentará el próximo martes 13 de octubre con Bolivia en la altura de La Paz.

Formaciones

Argentina: Emiliano Martínez; Gonzalo Montiel (ST 39’ Juan Foyth), Lucas Martínez Quarta, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico; Rodrigo De Paul, Leandro Paredes, Marcos Acuña (ST 21’ Eduardo Salvio); Lionel Messi, Lautaro Martínez (ST 29’ Lucas Alario) y Lucas Ocampos (ST 39’ Nicolás Domínguez). Entrenador: Lionel Scaloni.

Ecuador: Alexander Domínguez; Erick Ferigra (ST Ángelo Preciado), Xavier Arreaga, Robert Arboleda, Pervis Estupiñán; Carlos Gruezo, Alan Franco, Moisés Caicedo (ST 33’ Romario Ibarra); Renato Ibarra (ST 18’ Gonzalo Plata), Ángel Mena (ST 42’ Michael Estrada); Enner Valencia. Entrenador: Gustavo Alfaro.

Goles: PT 13’ Lionel Messi -de penal- (ARG).

Amonestados: PT 21’ Leandro Paredes (ARG) y 43’ Enner Valencia (ECU). ST 33’ Nicolás Otamendi (ARG).

Estadio: La Bombonera.

Árbitro: Roberto Tobar (Chile)

Te podria interesar

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.