Monarquía: Sevilla derrotó 3-2 a Inter y conquistó su sexta Europa League

Mundo Poder Noticias

21 agosto, 2020

La Europa League podría cambiar su nombre para reconocer al club que impone una monarquía. Las conquistas se suceden y las placas que reflejan al escudo de la institución continúan prevaleciendo en diferentes sectores del trofeo. En el estadio Rhein Energie, de Colonia, Sevilla derrotó 3-2 a Inter en una dramática final y se proclamó campeón por sexta ocasión en su historia del segundo certamen más prestigioso del Viejo Continente, en el cual ostenta la mayor cantidad de títulos.

En los compases iniciales del compromiso, los elencos exhibieron sus respectivos planes de juegos, que contaban con puntos opuestos entre sí. El equipo italiano, que arribaba tras haber derrotado a Shakhtar Donetsk (5-0) en la semifinal, desplegó una estrategia conservadora, en la cual priorizó el orden defensivo con el objetivo de recuperar el balón y luego desarrollar contragolpes con la velocidad de Lautaro Martínez y Romelu Lukaku.

El conjunto español, que había eliminado a Manchester United (2-1) en el tiempo extra de la instancia anterior, buscó monopolizar la pelota para desenvolver un rol protagónico: intentó predominar en el campo contrario, ejercer un domino territorial y gozar en la faceta ofensiva de la complicidad de sus laterales, Jesús Navas y Sergio Reguilón, para ensanchar la cancha y profundizar por los extremos.

El saludo entre argentinos: Lautaro Martínez y Lucas Ocampos con un gesto de buena relación antes del inicio de la final.

Mientras las piezas se ajustaban a los movimientos del tablero, el Nerazzurro inauguró el resultado con su fórmula predilecta: recobro del balón, localización rápida de sus componentes de ataque y réplica con un elevado grado de intensidad. Cuando transcurrían los 3 minutos, luego de un defectuoso remate de Luuk de Jong, Nicoló Barella se adueñó de la tenencia y habilitó a Lukaku, que avanzó por el carril derecho, superó por potencia y agilidad a Diego Carlos y, cuando ingresó al área, fue derribado por el brasileño.

De inmediato, el árbitro holandés, Danny Makkelie, sancionó penal en favor del club de Milán. Unos instantes más tarde, a los 5’, Lukaku se encargó de la ejecución con éxito: remató de zurda, raso y venció la resistencia del arquero Yassine Bono para establecer el 1-0. De esta manera, el belga extendió su récord y acumula 11 partidos consecutivos de Europa League marcando, al menos, un gol.

Jesus Navas, quien brindó la asistencia en el primer gol de Sevilla, disputa el balón con Martínez.

Pese a hallarse en desventaja, los dirigidos por Julen Lopetegui no alteraron su postura y, en consecuencia, consiguieron reestablecer la igualdad con una maniobra colectiva. A los 12’, Joan Jordan recibió dentro del área y jugó hacia afuera para Navas, que ensayó un centro teledirigido, desde el sector derecho, para De Jong, quien intuyó la intención del lateral, se anticipó al marcaje de Diego Godín y con un impacto de cabeza anotó el 1-1.

Con el transcurso del enfrentamiento, Sevilla logró que prevalecieran sus intenciones en el desarrollo del duelo. El máximo ganador del certamen continental adquirió el porcentaje mayoritario de la posesión e insistió en su deseo de ampliar el campo, con los constantes cambios de posiciones de Lucas Ocampos y Suso y las proyecciones de Navas y Reguilón, para abrir a la defensa rival. De esta manera, con frecuencia, encontró callejones para dañar y culminar por zonas centrales.

Romelu Lukaku, de penal, inauguró el marcador de la definición en favor de Inter.

Inter, que no hallaba soluciones futbolísticas para el leve asedio contrario, recurrió en exceso a las infracciones para interrumpir el juego y lo pagó caro. A los 33’, Éver Banega lanzó un tiro libre desde la derecha y asistió a De Jong, quien se filtró a la espalda de Roberto Gagliardini, volvió a imponerse en las alturas y, con un disparo cruzado de cabeza, derrotó a Samir Handanovic y firmó el 2-1.

Aunque demostraba inconvenientes para contrarrestar el control de Sevilla, los comandados por Antonio Conte tuvieron un premio mediante una acción detenida, que se asemejó a la jugada de laboratorio que realizaron los españoles en su segundo tanto. A los 35’, Marcelo Brozovic asumió la responsabilidad de ejecutar una falta y sacó un centro que capitalizó Godín, que ingresó a la carrera por el segundo poste, por detrás de Jordan y de cabeza convirtió el 2-2.

Con dos goles de cabeza, el holandés Luuk de Jong fue uno de los héroes de Sevilla en la nueva conquista.

En los primeros pasajes del complemento, el protagonismo de Sevilla se opacó e Inter neutralizó los trámites del cotejo sin modificar su metodología. Los equipos disminuyeron la intensidad, escatimaron el riesgo que abordaban en sus expediciones ofensivas y el desgaste físico comenzó a ocasionar estragos en los futbolistas. De hecho, Ocampos fue uno de los jugadores que padeció una molestia física y debió ser reemplazado por Munir.

Con el elenco de La Liga sin la profundidad de la etapa inicial, el conjunto de la Serie A pudo ajustar el engranaje de la última línea, aunque continuó con dificultades para marcar los envíos aéreos, y depositó sus esperanzas en ataque en las intervenciones de Martínez y Lukaku, que desperdició una ocasión para desnivelar la historia. A los 20’, Barella interceptó un pase y jugó en vertical para el belga, quien aceleró, entró al área y su tiro fue bloqueado por Bono.

Diego Carlos efectuó una chilena, que se desvió en Lukaku y decretó el 3-2 para elenco español.

Las resoluciones que no halló por la vía terrestre, Sevilla las localizó por el segundo piso de la cancha, donde Inter jamás tuvo un antídoto y sufrió reiteradas pesadillas. A los 29’, Banega ejecutó un tiro libre, que fue rechazado de manera incómoda por Stefan de Vrij y propició la acrobacia de Diego Carlos, quien efectuó una chilena, el disparo se desvió en el pie derecho de Lukaku y sentenció el 3-2.

A los 36’, Alessandro Bastoni llegó al fondo del campo por la izquierda y envió un centro que no pudo ser conectado por Víctor Moses y el rebote cayó en los pies de Alexis Sánchez, quien había sustituido a Martínez y solo pudo empujar la pelota mientras perdía el equilibrio, pero Jules Koundé despejó sobre la línea y se erigió como uno de los héroes de Sevilla en la jornada.

Con la colaboración de Franco Vázquez, quien ingresó por Suso y aportó sucesivas pausas, Sevilla sobrevivió a los instantes finales con los nervios propios de una final, pero con la jerarquía necesaria para impedir una fluidez en el desarrollo del juego, y se coronó campeón. Con las energías restantes, los futbolistas de la entidad española desahogaron el grito que contuvieron durante los últimos minutos y celebraron el desenlace de temporada soñado. Seis finales, seis títulos. ¿Nace la Sevilla League?

Formaciones

Sevilla: Yassine Bono; Jesús Navas, Jules Koundé, Diego Carlos (ST 41’ Nemanja Gudelj), Sergio Reguilón; Joan Jordan, Fernando, Éver Banega; Lucas Ocampos (ST 26’ Munir), Luuk de Jong (ST 40’ Youssef En-Nesyri) y Suso (ST 33’ Franco Vázquez). Entrenador: Julen Lopetegui.

Inter: Samir Handanovic; Diego Godín (ST 45’ Antonio Candreva), Stefan de Vrij, Alessandro Bastoni; Danilo D’Ambrosio (ST 33’ Víctor Moses), Nicoló Barella, Marcelo Brozovic, Roberto Gagliardini (ST 33’ Christian Eriksen), Ashley Young; Lautaro Martínez (ST 33’ Alexis Sánchez) y Romelu Lukaku. Entrenador: Antonio Conte.

Goles: PT 5’ Romelu Lukaku -de penal- (INT), 12’ y 33’ Luuk de Jong (SEV) y 35’ Diego Godín (INT). ST 29’ Romelu Lukaku -en contra- (SEV)

Amonestados: PT 4’ Diego Carlos (SEV), 41’ Nicoló Barella (INT) y 45’ Éver Banega (SEV). ST 10’ Alessandro Bastoni (INT) y 28’ Roberto Gagliardini (INT).

Estadio: Rhein Energie (Colonia, Alemania).

Árbitro: Danny Makkelie (Holanda).

Te podria interesar

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.