28.6 C
Argentina
lunes, 24 enero,2022
Dólar: BNA: $103,50/ $109,50 Blue: $216,00 / $219,00
Riesgo País: 1969 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


    Argentina
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    5.739.326
    Recuperados
    5.354.411
    Muertes
    117.245
    +663
    Todos los países
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    5.739.326
    Recuperados
    5.354.411
    Muertes
    117.245
    +663
    Dengue
    96.454
    11.855
    Inicio MUNDO Coronavirus: Murió el judío más viejo del mundo a los 106 años

    Coronavirus: Murió el judío más viejo del mundo a los 106 años

    Chaim Goldberg, el judío más longevo del mundo murió por coronavirus a la edad de 106 años. El veterano de la Segunda Guerra Mundial vivía en Vladivostok, ciudad ubicada al este de Rusia.

    Los adultos mayores son los más afectados por la pandemia.

    Por su avanzada edad también era uno de los veteranos vivos más longevos de la Segunda Guerra. Durante ese conflicto bélico, en el que tuvo una activa participación en la lucha contra los nazis, manejaba tanques para el Ejército ruso.

    En los últimos años, Goldberg participó en varios eventos en la sinagoga de Chabad en Vladivostok, organizados por el rabino de la ciudad, el emisario de Chabad, Harav Shimon Varakin, según indicó la agencia de noticias AJN.

    Ayer también se conoció la muerte de otro héroe de guerra, el italiano Giovanni Battista Calvi, también a los 106 años de edad. A diferencia de Goldberg, Calvi no murió de coronavirus, sino “de tristeza”.

    El hombre estaba convencido de que su familia había muerto por el COVID-19, y no entendía que la prohibición de las visitas en el hogar para mayores en el que vivía era una medida necesaria para protegerlo de un enemigo invisible.

    “Ustedes son como yo, cuando me enviaron a la guerra con un rifle oxidado. Me daba vuelta y veía muchos muertos, como ahora en la televisión. Díganme la verdad, los míos han muertos todos. No me alimento porque quiero irme con ellos”, le decía a su médico, Giovanni Calosso, y a los trabajadores del hogar.

    " "

    Lo último

    " "