12.7 C
Argentina
viernes, 18 septiembre,2020
Dólar: BNA: $74,25 / $79,25 Blue: $127,00 / $131,00
Riesgo País: 2145 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


Argentina
Confirmados
11.641.640
+129 k
Recuperados
6.320.890
Muertes
538.539
+2926
Confirmados
601.713
+11674
Recuperados
456.347
Muertes
12.460
+206
Todos los países
Confirmados
11.641.640
+129 k
Recuperados
6.320.890
Muertes
538.539
+2926
Confirmados
601.713
+11674
Recuperados
456.347
Muertes
12.460
+206
Dengue
78.348
10.825
Inicio EXCLUSIVO #DeBarcelonaALeeds

#DeBarcelonaALeeds

Leeds United es prisionero del romance que fomentó Marcelo Bielsa. El trabajo, la filosofía de juego y los valores que pregona le permitieron al entrenador rosarino adquirir un lugar de privilegio en el corazón de los simpatizantes de la institución. El vínculo obtuvo un carácter histórico luego de que el Loco comandara al equipo a la conquista de la Championship y el ascenso a la Premier League tras 16 años.

Sin embargo, el ex técnico de Newell’s, Vélez, Athletic Bilbao y Olympique de Marsella, entre otros elencos, no fue el primer argentino en suscitar interés en la entidad de Yorkshire del Oeste. Con anterioridad, lo hicieron Alejandro Sabella, Luciano Becchio y Federico Bessone, cuyo ciclo en el club fue menos extenso que el de sus compatriotas, pero se prolongó por el tiempo necesario para implantar una huella en los recuerdos de su carrera.

Federico Bessone fue uno de los tres futbolistas argentinos que jugó en Leeds, junto a Alejandro Sabella y Luciano Becchio.

“El público siempre está esperando que llegue el sábado a las 15 o el martes a las 19.45 para ir a la cancha a animar a su equipo, cantar e insultar al rival. Se respira un ambiente especial. Con Becchio nos hospedábamos en el centro de Leeds y nos encontrábamos a personas en la calle que nos alentaban para ganar el siguiente compromiso. Los fanáticos viven para que llegue el día del próximo partido, rememora el ex lateral izquierdo sobre la pasión de los hinchas del conjunto inglés durante una entrevista con Mundo Poder.

Bessone, de 36 años, nació en Córdoba, pero cuando era niño emigró a Barcelona junto a su familia en búsqueda de las oportunidades que no se presentaban en Argentina. El destino quiso que ingresara en La Masía, el nombre que adoptó la cantera del Culé y donde fue compañero de un futbolista al que recuerda con afecto: Lionel Messi. “Nunca pensamos, sinceramente, en que Messi iba a transformarse en lo que es en la actualidad. Nos dábamos cuenta de que era muy bueno y podía transformarse en un futbolista importante, pero no imaginábamos que iba a realizar las cosas que continúa haciendo ahora”.

El cordobés realizó su debut en la Premier League durante su segundo ciclo en Swansea.

Luego de su etapa en el fútbol español, donde también se desempeñó en Espanyol y Gimnástic, el ex defensor inició su aventura en territorio británico con Swansea, que le brindó la posibilidad de realizar su debut en la Premier League durante su segundo paso por el equipo. Más tarde, en julio de 2010, se le abrieron las puertas de Leeds y, pese a que su estancia culminó unos meses más tarde, disputó ocho partidos y se convirtió en el tercer jugador argentino en representar al elenco blanco desde que fue fundado en 1919.

En la actualidad, experimenta los días posteriores al anuncio de su retiro de la actividad profesional y su incorporación al cuerpo técnico del FC Andorra, la última institución de su trayectoria como jugador. El ex Charlton, Oldham Athletic, Millwall (Inglaterra), Sporting Kansas City (Estados Unidos) y AE Prat (España) detalla la relación con Gerard Piqué, el particular propietario del elenco del Principado de Andorra, describe las características de Messi durante el período que compartieron en el Barsa C y analiza el proceso de Bielsa en Leeds. Además, enaltece las cualidades de Roberto Martínez (Bélgica) y Brendan Rodgers (Leicester), por quienes fue dirigido en Swansea, y destroza a Paolo Di Canio tras haber estado bajo sus órdenes en Swindon Town.

El ex lateral izquierdo acaba de retirarse en FC Andorra, el club que es propiedad de Gerard Piqué.

¿Cómo estás viviendo los días posteriores a haber anunciado el final de tu etapa como futbolista de Andorra y tu incorporación al staff del entrenador Nacho Castro?

Al principio, fue difícil porque estaba acostumbrado al círculo del jugador. Es raro, pero estoy contento. La palabra que me gusta utilizar para describir este momento es ilusionado porque comienza una nueva etapa. La institución está creciendo mucho y me halagan al demostrarme que desean contar conmigo. Cuando me incorporé al proyecto habíamos acordado que venía a intentar sumar con mi experiencia hasta que aguantara. Estoy muy agradecido al club por haberme hecho sentir importante como futbolista y ahora como parte del staff.

¿Cómo es la relación entre el plantel y Gerard Piqué en el rol de propietario?

Es curioso porque la gente desde afuera lo observa como una persona mediática. La verdad es una persona excelente. Viene al club y conoce del primer al último futbolista del plantel. Es muy cercano a los jugadores. Está comprometido e implicado con el desarrollo del proyecto. Da gusto tenerlo porque le brinda más seriedad al trabajo que realiza la institución. Le estoy agradecido por la oportunidad que me brindó porque es el propietario del club y toma decisiones en estos casos. Las personas que conducen a la entidad, que son de su confianza, también son buenas. Fruto de eso en cuestión de un año y medio ascendimos a la Segunda División B de España (Tercera División).

¿Has dialogado con él desde tu llegada al equipo? 

Tuve la suerte de coincidir con Piqué en La Masía antes de que se fuera a Manchester United, pero no forjamos una amistad más allá del fútbol. Unos días después de haberme incorporado a Andorra, él vino y me explicó los objetivos del proyecto.

El ex defensor fue compañero de Lionel Messi en el Barcelona C.

-En abril de 2019, Piqué expresó que confía en que el himno de Andorra suene en la Champions League. ¿Crees que la ambición del proyecto podría dar esos frutos?

Sí. Estoy acá por los objetivos que el club pretende cumplir con el proyecto que está llevando a cabo. Se está haciendo un buen trabajo. Andorra se encontraba en la Quinta División española y, en menos de dos años, se estableció en la Segunda B. El avance fue muy rápido, pero hay que pensar poco a poco porque hay equipos con mucho dinero y talento. Se está formando una estructura grande y la misión es continuar progresando. En la actual temporada, intentaremos conseguir el ascenso a Segunda.

-Naciste en Córdoba, pero a los 8 años comenzaste una nueva aventura con tu familia en España. ¿A qué se debió el cambio de vida?

Mis papás hablaron entre ellos y observaron que el país no marchaba de la mejor manera. En aquella época, mi padre decidió emigrar a Barcelona porque un amigo lo había ayudado a conseguir trabajo. Un año y medio después nos mudamos el resto de la familia. Con mis hermanos les estaremos eternamente agradecidos a nuestros padres porque nos brindaron un mejor futuro. No sé si nos hubiera ido del mismo modo en Argentina.

Formaste parte de una cantera especial como La Masía. ¿Qué recordás de aquellos tiempos junto a Lionel Messi y otros futbolistas que luego se convirtieron en estrellas internacionales?

Me siento un afortunado en cada ocasión en la cual recuerdo los cuatro años en los que permanecí en la institución. Con 17 años, llegué a La Masía y me sentía un privilegiado por estar entrenando con esa clase de compañeros. Lo que más valoro de aquella experiencia es el grupo humano que había, el modo en que te criaban, la manera en que te enseñaban y la filosofía del club. Fueron cuatro temporadas muy intensas y lo que aprendí me marcó hasta el final de mi carrera.

El argentino destacó a tres entrenadores que lo dirigieron: Roberto Martínez, Brendan Rodgers y Paulo Sousa.

-¿Cómo era Messi en aquella época?

Era muy tímido. Entraba al vestuario, se sentaba al lado mío y hablaba muy poco. Nunca pensamos, sinceramente, en que iba a transformarse en lo que es en la actualidad. Nos dábamos cuenta de que era muy bueno y podía transformarse en un futbolista importante, pero no imaginábamos que iba a realizar las cosas que continúa haciendo ahora. Fue muy lindo coincidir con Leo mientras él avanzaba de categorías. Haberlo disfrutado como compañero me marcó en mi carrera en un buen sentido. Me enorgullece contarle a mi hijo de 8 años que pude compartir el vestuario con quien, en mi opinión, es el mejor jugador de la historia del fútbol.

Luego de tus etapas en Gimnástic y Espanyol, arribaste a Swansea y en tu incorporación tuvo injerencia Roberto Martínez. ¿Cómo fue la experiencia con un entrenador de su nivel?

Estoy muy agradecido. Me contactó cuando estaba cedido en Gimnástic y me describió el proyecto. Durante un llamado, me comentó que Swansea era un equipo pequeño, que se hallaba en un período de crecimiento y la intención era que, algún día, ascendiera a la Premier League. Conservo gratitud hacia él porque me permitió ingresar al mercado inglés, donde no es sencillo incorporarse. El buen trabajo que exhibió Martínez generó que en la siguiente temporada fuera contratado por Wigan, que estaba en Primera. El reemplazante fue Paulo Sousa, a quien consideró el mejor entrenador y el que más logró marcarme durante mi carrera. Me encantó su manera de trabajar, su mentalidad y personalidad. Llegamos a congeniar mucho y nos entendíamos bien. Fue una experiencia muy bonita.

-Sos uno de los tres argentinos que pasó por Leeds. ¿Fue complejo jugar en un club con tradición en un momento delicado de su historia?

Me resultó difícil adaptarme. Luego de haber firmado mi contrato, el entrenador me explicó que pretendían construir un equipo que saliese jugando desde atrás, pero no fue así y me costó acostumbrarme. Mis experiencias anteriores habían sido en elencos asociativos y que trabajan en una misma línea, pero eso desapareció cuando arribé a Leeds y fue complejo resetear la información del disco duro. Intentaba jugar y combinar, pero no hallaba complicidad. No fui capaz de adaptarme al nuevo estilo de juego y estuve por debajo del nivel que anhelaba. No me encontraba bien físicamente y se fueron sumando factores que me afectaron desde lo psicológico.

Bessone destrozó al ex futbolista italiano, Paolo Di Canio, quien lo tuvo bajo sus órdenes en Swindon Town.

 –¿Qué análisis haces del ascenso que obtuvo el equipo en los últimos días y la euforia que desató en la ciudad?

Leeds es una institución histórica. Cuando estaban en Ligue One acudían 30.000 personas al estadio. Después de 16 años en el ascenso, las sensaciones deben ser increíbles. No fue sencillo y Bielsa tiene mucho mérito por lo que ha hecho. Subir desde Ligue One es difícil, pero lograrlo desde la Championship es aún más complejo. Es un torneo muy complicado, con 46 fechas más los partidos de las copas. Los equipos no aflojan en ningún momento de la temporada y poseen la economía necesaria para reforzarse de buena manera. Me alegro por la ciudad, pero en especial por Bielsa. Es impresionante el trabajo que hizo. Leeds es un club difícil porque la afición siempre se siguió considerando de Premier League. La ciudad conserva esa mentalidad. Los hinchas no comprenden que haya demorado tanto tiempo regresar a Primera. Es un premio a la constancia y el trabajo.

-Además, Bielsa supo corregir los errores de la primera temporada.

Es muy meritorio. Otro entrenador podría haber caído en las mismas equivocaciones. Logró una gran gestión en un club que no es sencillo y lo hizo sin dominar el inglés. Luego de que Bielsa fuera contratado, le dije a Luciano Becchio que no creía que fuera a congeniar con el jugador inglés porque el idioma es muy importante y le podía imponer una barrera. Demostró que el fútbol no entiende de idiomas.

En los últimos días, los hinchas de Leeds ratificaron con diversos gestos su pasión por el equipo. En tu paso por el club, ¿comprobaste la vehemencia que caracteriza a esa hinchada?

Si, totalmente. En aquella temporada, tuvimos mala suerte porque sufrimos lesiones, acabamos séptimo y no ingresamos a los playoffs. El público siempre está esperando que llegue el sábado a las 15 o el martes a las 19.45 para ir a la cancha a animar a su equipo, cantar e insultar al rival. Se respira un ambiente especial. Con Becchio vivíamos en el centro de Leeds y nos encontrábamos gente en la calle que nos alentaba para ganar el próximo partido. Los fanáticos pareciera que viven para que llegue el día del siguiente compromiso.

En su etapa en Leeds, disputó ocho partidos, entre julio y enero de 2011.

¿Bielsa podría adaptar el estilo y la filosofía de juego que exhibió Leeds en las últimas dos temporadas bajo la exigencia de los equipos de la Premier League?

Salvo con los seis grandes, siempre existe una paridad entre los otros 14 equipos. Estoy convencido de que es más fácil mantenerse en la Premier League que en la Championship. A Bielsa le podría ir muy bien por su manera de trabajar. Espero y deseo que se refuerce porque con los futbolistas que tiene en la actualidad no logrará conservar la categoría. La clave será la elección de los futbolistas que buscarán incorporar. Pueden apostar por la experiencia o jóvenes con cierto recorrido. Creo que el perfil de Bielsa va a encajar bien en la Premier.

Lograste debutar en la Premier League con Swansea y siendo dirigido por Brendan Rodgers. ¿Que significaron para tu trayectoria aquellos minutos que tuviste en el partido ante West Bromwich?

Siempre estaré agradecido con Swansea por la oportunidad. Aunque tuve poca continuidad en aquella temporada, Rodgers me hizo sentir partícipe en todo momento. Al final, sabe mal no participar tanto cómo lo deseas, pero cuando por delante hay un compañero que está al mismo o mejor nivel que vos no te queda otra opción que ser lo más profesional posible, pese a las dificultades. Siempre seguí entrenando a la espera de tener la chance de debutar en la Premier League y luego sucedió. Rodgers sabe cómo llegar al jugador y es impresionante a la hora de preparar los partidos.

En Swindon Town coincidiste con un personaje particular como Paolo Di Canio. ¿Tu prematura salida del equipo tuvo que ver con su presencia?

Sí, y eso que no me permitieron irme antes. Nunca había coincidido con un entrenador que fuese tan mal educado y mala persona. Si algo aprendí de Di Canio es cómo no hay que tratar al jugador. Como futbolista fue una leyenda y querido en el Reino Unido, pero es un loco. Le faltaba el respeto e insultaba a los futbolistas. Un día se enojó, se cayó un televisor, lo pateó y lo pisó. Insultaba uno a uno a los jugadores. Es comprensible que a veces te critiquen si diste vergüenza en el campo, pero él lo hacía a diario. En los entrenamientos parecíamos que estábamos en el ejército. No podíamos hablar ni reírnos. La pasé mal durante esos meses y choqué mucho con él porque me faltó el respeto. En una práctica se puso a imitar mi manera de correr y le dejé en claro que no compartía su manera de trabajar. Me pude ir a principios de diciembre de 2012, pero deseaba hacerlo desde hacía más de un mes. Me alegro mucho de que personas como Di Canio ya no estén entrenando en el fútbol.

Más Leídas

Tigre perdió 4-1 ante Guaraní y se hundió en su regreso a la Copa Libertadores

En el estadio Defensores del Chaco de Asunción, en el marco de la tercera jornada del Grupo B de la Copa Libertadores,...
video

Brutal golpiza a un periodista chaqueño que denunció hechos de corrupción

Durante las últimas horas se está hablando de lo sucedido el miércoles en la localidad de Villa Río Bermejito, luego de que...

La moda durante y post pandemia

En el último episodio de Reinventados, programa que se emite por I-RADIO & PODCAST (blaenvivo.com) el eje fue la moda durante y post...

Elecciones en Bolivia: Añez se baja de la candidatura

A solo 31 días de las elecciones, la presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, anunció este jueves que baja su candidatura...
video

Milagro en las vías: motorman llegó a frenar a tiempo antes de arrollar a un niño

Se conoció un video sobe un hecho que tuvo lugar en la tarde del martes cuando se produjo un verdadero milagro sobre...