Detectan un violento choque de dos agujeros negros, la explosión más potente desde el Big Bang

Mundo Poder Noticias

2 septiembre, 2020

La NASA no deja de sorprendernos con sus publicaciones, y es que en las últimas horas astrónomos publicaron los resultados de un evento cósmico singular: el choque de dos agujeros negros registrado el 21 de mayo de 2019, y que ha arrojado luces sobre un nuevo tipo de agujero negro sobre el que no había indicios más allá de las teorías previas. Este tipo de sucesos que enfrentan a entidades tan grandes ha provocado un agujero negro hasta 142 veces más grande que nuestro Sol.

 

“Es la explosión más violenta desde el Big Bang que haya observado la humanidad”, dijo el físico Alan Weinstein del Instituto Tecnológico de California, miembro del equipo que efectuó el descubrimiento.

Los agujeros negros son regiones del espacio tan densas que ni siquiera dejan escapar la luz. Los observados hasta ahora por los astrónomos eran de dos tamaños en general. Unos son “pequeños”, llamados agujeros negros estelares, formados cuando se colapsa una estrella y su tamaño es aproximadamente el de una ciudad pequeña. Los otros son los supermasivos, millones o miles de millones de veces más masivos que nuestro Sol, en torno de los cuales giran galaxias enteras.

La diferencia es que una onda gravitacional deforma el espacio y el tiempo y se mueve a la velocidad de la luz: puede hacer que los planetas se muevan de sitio (mínimamente), y que el tiempo se frene o se acelere.

El primero que predijo su existencia fue Albert Einstein, encajándolas en tu Teoría de la Relatividad. Pero aseguró que se producían tan lejos del Sistema Solar que nunca podríamos detectarlas. Sin embargo, el 11 de febrero de 2016 astrónomos de los proyectos LIGO y Virgo anunciaron la detección de la primera onda gravitacional.

En mayo de 2019, estos mismos observatorios detectaron la onda gravitacional más grande jamás medida, pese a que solo duró una décima de segundo. Un año después, han descubierto su origen: el choque de dos enormes agujeros negros, que no deberían existir.

Según los estudios llevados a cabo la onda gravitatoria se generó a 7.000 millones de años-luz de nosotros. Puesto que viaja a la velocidad de la luz, se produjo hace 7.000 millones de años, antes de la formación del Sistema Solar.

Fue generada por un agujero negro del tamaño de 66 soles, que se fusionó con otro agujero negro del tamaño de 85 soles, creando un enorme agujero negro resultante con el tamaño de 142 soles. Lo de enorme es relativo, porque hasta ahora conocíamos agujeros negros mucho más pequeños y otros mucho más grandes, pero estos agujeros de tamaño medio, son inusuales.

Lo que se escapa a la ciencia, es que según la Teoría de la Relatividad los agujeros negros pequeños, menores que 65 soles, provienen de la explosión de una estrella que se colapsa sobre sí misma. Sin embargo, masas mayores de 65 soles explotan sin dejar rastro. Por eso conocemos o agujeros negros muy pequeños, o muy grandes, del tamaño de miles de soles, que tienen otro origen.

Pero los agujeros negros cuya fusión ha provocado esta onda gravitacional tienen una masa de 66 y 85 soles, así que según la ciencia no pueden existir. O al menos, no podemos explicar su origen. Y tampoco cómo se ha producido esa fusión que ha dado lugar un nuevo agujero negro del tamaño de 142 soles.

Astrónomos de todo el mundo buscan una explicación. La respuesta podría estar relacionada con el origen de la materia oscura, o del propio Big Bang, aportando nuevas teorías que podrían cambiar la ciencia. ¿La encontraremos?

Te podria interesar

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.