El Senado empezará a debatir el Aborto el lunes y estiman que la votación será muy ajustada

Mundo Poder Noticias

11 diciembre, 2020

El proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) tiene por delante un desafío complejo: ser aprobado en la Cámara de Senadores, en donde el “poroteo” indica que se tratará de una disputa voto a voto hasta el final.

En el año 2018 el aborto fue rechazado por la cámara de senadores.

Es que de acuerdo al sector que se consulte, los números son disímiles. Los “verdes” afirman tener 36 votos a favor y 35 en contra, mientras que los “celestes” aseguran contar con el mismo numero de voluntades. Además, afirman que la legisladora neuquina Lucila Crexell todavía no definió. También hablan de un indeciso que los representantes que acompañen la iniciativa cuentan como propio pero que, en realidad, la rechazaría.

José Alperovich, de licencia por una denuncia de abuso sexual, es el senador 72, y su ausencia representaría un golpe para los celestes ya que en 2018 votó en contra. Pero lo cierto es que, si lo requiere, podría pedir participar de la sesión: el trámite para hacerlo no reviste mayor complejidad.

En este contexto, varios especulan con que podría darse un empate en la Cámara Alta y de ocurrir, sería la vicepresidenta Cristina Kirchner la que debería definir por sí o por no. Una situación muy parecida a la que atravesó Julio Cobos en 2008, cuando rechazó la resolución 125.

El tratamiento en el Senado comenzará la próxima semana en las comisiones de Justicia y Asuntos Penales y de Salud. En todas, el oficialismo cuenta con los votos para darle dictamen. La intención es que esto ocurra antes del viernes 18 para que el proyecto esté listo para su debate en las sesiones que podrían celebrarse entre el 28 y el 30 de diciembre.

A último momento, Diputados introdujo modificaciones en el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo. Esta serie de cambios podrían repercutir favorablemente en los senadores que tengan ciertas dudas.

Sobre la objeción de conciencia, en el texto original se obligaba a los efectores de salud a garantizar el aborto en el caso de que una persona gestante así lo requiriese. El artículo 11 deja sin efecto esa cuestión, aunque obliga a aquellos efectores “que no cuenten con profesionales para realizar la interrupción del embarazo a causa del ejercicio del derecho de objeción de conciencia” a “disponer la derivación a un efector que realice efectivamente la prestación y que sea de similares características al que la persona solicitante de la prestación consultó”.

A propósito de las personas gestantes menores de 16 años con embarazos no deseados que decidan abortar, se requerirá su consentimiento informado y la asistencia de al menos uno de sus padres, conforme lo dispuesto en el artículo 26 del Código Civil y Comercial, que indica que “la persona menor de edad ejerce sus derechos a través de sus representantes legales”.

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.