20.7 C
Argentina
jueves, 15 abril,2021
Dólar: BNA: $92,00/ $98,00 Blue: $137,00 / $140,00
Riesgo País: 1612 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


    Argentina
    Confirmados
    136.315.604
    Recuperados
    75.433.280
    Muertes
    2.940.833
    Confirmados
    2.604.157
    +19437
    Recuperados
    2.278.486
    Muertes
    58.542
    +179
    Todos los países
    Confirmados
    136.315.604
    Recuperados
    75.433.280
    Muertes
    2.940.833
    Confirmados
    2.604.157
    +19437
    Recuperados
    2.278.486
    Muertes
    58.542
    +179
    Dengue
    96.454
    11.855
    Inicio EXCLUSIVO Exclusivo: Marcos Mauro, de marcharse por la crisis de 2001 a ser...

    Exclusivo: Marcos Mauro, de marcharse por la crisis de 2001 a ser figura en el ascenso de Cádiz

    La crisis económica, social e institucional que experimentó Argentina en 2001 modificó el panorama de millones de habitantes. Mientras las puertas se cerraban y las pesadillas se transformaban en realidad en un escenario colmado por las incertidumbres, algunas personas observaron cómo se abría una ventana en destinos que no figuraban en la hoja de ruta original. Marcos Mauro, defensor de Cádiz, emigró con su familia a España, donde los temores comenzaron a disiparse, la estabilidad volvió a ser una fiel compañera y una oportunidad inesperada le permitió ingresar al mundo del deporte.

    Pese a que no planeaba convertirse en futbolista, el marcador central, oriundo de Avellaneda y de 29 años, ingresó en la cantera de Fuenlabrada y el destino, con la complicidad de sus cualidades técnicas, le permitió desandar su pasión de manera profesional. En la actualidad, goza del logro más importante de su carrera: el ascenso a la Primera División de España con el elenco de Andalucía, que regresó a la máxima categoría tras 14 años deambulando por Segunda y Segunda B (Tercera División).

    Marcos Mauro fue uno de los pilares de Cádiz en la obtención del ascenso a La Liga.

    En una entrevista exclusiva con Mundo Poder, el jugador, con pasado en Villarreal B, Huesca y La Roda, realiza un análisis en retrospectiva de los sucesos que se produjeron hace casi dos décadas y que determinaron un antes y un después en su vida. “Nunca pensé en ser futbolista ni en dedicarme a esto, pero se fue dando. Jugaba al fútbol porque me gustaba. Ni siquiera era un hobby, era mi forma de vivir en aquel momento. Cuando era niño, jugaba al fútbol e iba a la escuela. Luego, volvía y seguía jugando”.

    Mientras aún observa lejano el reto de marcar a Lionel Messi y al resto de las estrellas que se desempeñan en La Liga, el zaguero le brinda un carácter histórico al ascenso obtenido, contempla su futuro y las negociaciones para renovar su contrato, reconoce su fanatismo por San Lorenzo y revela las ocasiones en las que pudo haber arribado al fútbol argentino para iniciar su primera aventura fuera del ámbito español.

    Los festejos del elenco español luego de que se concretara su regreso a Primera División tras 14 años.

    ¿Logras concebir con más calma la dimensión del objetivo que lograron luego de que pasaran unos días desde el ascenso?

    “Todavía no soy muy consciente de la misión tan bonita que conseguimos. Creo que hay que empezar disfrutar en estos días. Mientras tanto, debemos centrarnos en los partidos que nos restan en la temporada”.

    Con la postergación y las incertidumbres ocasionadas por la pandemia del coronavirus, ¿temiste que el equipo podría verse perjudicado por la inactividad en un momento decisivo de la temporada?

    “Sí. No porque el equipo podía perder su ritmo de juego, sino por el hecho de que el campeonato iba a igualarse mucho más. La masa social y la hinchada multitudinaria que posee Cádiz nos ayuda a sacar los partidos adelante, pero la paridad que existe en el torneo se incrementa al jugar sin público. Todos los equipos pueden ganar en cualquier cancha. En las primeras fechas que se disputaron tras la reanudación, a los clubes con más socios se les dificultó ganar de local porque se sentían extraños en su propio estadio”.

    ¿Cómo es jugar en un contexto particular y con tantas medidas de prevención?

    “Los primeros partidos fueron complicados porque era todo nuevo. En un escenario normal, nos dirigimos directamente al estadio. Ahora, debemos ir a la ciudad deportiva y tomar dos colectivos diferentes. El equipo viaja separado y no hay tanta comunión antes de los encuentros. Es un poco más frío. Después, cuando salimos a la cancha no nos saludamos con los rivales y no tenemos el recibimiento de la hinchada. Es como salir a entrenar, pero contra un equipo que está a tu nivel y te quiere ganar”.

    El argentino arribó a Cádiz en julio de 2017 y se encuentra en negociaciones para renovar su contrato, que finaliza al culminar la presente temporada.

    – Luego de haber perdido ante Fuenlabrada, ¿cómo viviste el partido de Zaragoza frente a Oviedo?

    “Salimos muy tocados del partido con Fuenlabrada porque queríamos lograr el objetivo dependiendo de nosotros, aunque teníamos diferentes opciones para subir. El domingo, el presidente (Manuel Vizcaíno) nos citó a todos a la ciudad deportiva para ver el duelo de Zaragoza. Fue una muy buena idea porque confiábamos en que el trabajo de un año podía dar sus frutos en ese enfrentamiento. El acontecimiento empezó un poco tímido, pero cuando comenzamos a sentir que estábamos logrando lo que nos costó toda la temporada se transformó en éxtasis y alegría”.

    -Observando los festejos del plantel y de los hinchas en las calles, se comprueba que fue un alivio generalizado.

    “Así es. El ascenso, tanto para los futbolistas, el club y la ciudad, es el fruto de muchos años de trabajo. En el equipo nos encontramos varios jugadores que la venimos remando desde abajo. Lo mismo sucede con la institución, que volvió a Primera después de 14 años. En ese período, estuvo mucho tiempo en la Segunda B con planificaciones y desilusiones para los hinchas. Fue un desahogo por haber logrado volver al lugar donde el club siempre estuvo. A partir de ahora, Cádiz va a poder estar entre los mejores equipos de España”.

    Desde mediados de la década del 90 hasta la actualidad, Cádiz estuvo deambulando entre la Segunda y la Segunda B, con un paso por Primera. ¿Qué significa para tu carrera formar parte del ascenso a La Liga?

    “Es una alegría inmensa. Cumplo un sueño personal. No solo por el hecho de subir a Primera División, sino porque año tras año pude irme superando. Estuve mucho tiempo en Segunda B, alguna temporada en Tercera y llevo tres en Segunda. Lo bueno es que puedo seguir mejorando y aún tengo recorrido. Es la recompensa por tantos años de trabajo. Es un momento muy bonito y que me llena de orgullo a mí y a mi familia”.

    El defensor es fanático de San Lorenzo y reveló que en el pasado fue contactado por Newell’s y Talleres.

    ¿Ya comenzaste a soñar con la experiencia de jugar en la máxima categoría y enfrentarte contra Messi y tantas otras estrellas?

    “Sé que es algo cercano, pero lo veo lejos. Todavía tenemos que terminar el campeonato. Siempre pienso en estar al lado de esos monstruos, que llevan muchos años en la elite y están acostumbrados a jugar al máximo nivel. Esperemos disfrutarlo y hacer un buen papel”.

    – En los últimos partidos contaron con la incorporación de Augusto Fernández. Aunque solo jugó unos minutos hasta ahora, ¿qué les aporta un futbolista de su trayectoria?

    “Fue un golpe anímico muy bueno por la experiencia que posee. Pese a los títulos que ganó, entro de manera tímida y respetuosa al vestuario. Eso nos impulsó a tirar para adelante. Él se fue adaptando al grupo y nosotros ya lo consideramos uno más. Vino con la humildad que lo precede y que nos habían comentado. Después de estar jugando tantos años en la elite, en los partidos en los que ingresó nos ayudó a gozar de más calma y contar con más sobriedad en el manejo de la pelota. La próxima temporada nos va a ayudar mucho”.

    En las últimas semanas se habló mucho de la extensión de tu contrato, ¿tu deseo es continuar en la institución?

    “Sí, estoy muy agradecido a Cádiz. Me siento cómodo en el club y en la ciudad. Siempre dije que si la institución desea contar conmigo voy a estar a disposición y vamos a encontrar la manera para hallar una solución. No hay ninguna duda. Estos últimos meses me he encontrado con diversas muestras de aprecio de parte de la hinchada. Terminé jugando y ayudando al equipo. Mi objetivo era quedar como un jugador que aportó un granito de arena para lograr el ascenso. Por suerte, pude colaborar para cumplir con este sueño”.

    El oriundo de Avellaneda acumula 16 partidos y dos goles en la actual campaña.

    – Naciste en Avellaneda, pero todas tus experiencias deportivas fueron en el fútbol español. ¿Cómo se produjo eso?

    “La mayor parte de mi infancia la pasé en Claypole, donde aún permanecen algunos de mis familiares, y a los 11 años debimos irnos de Argentina. La crisis del 2001 nos golpeó y mi papá quedó desempleado. En aquel momento, surgió la posibilidad de que él realizara el mismo trabajo, pero en Madrid. Con mi familia lo acompañamos, la seguimos remando e intentamos mantenernos unidos. Al principio se nos dificultó y a mí me costó retomar al fútbol. Estuve dos años sin jugar. En Argentina, jugaba en Santa Clara, un club humilde que se encuentra en Claypole. A los 13 años, comencé a ir a una institución de barrio cerca de Getafe. Luego, con 16 años, fui a una prueba a Fuenlabrada y tuve la suerte de ser seleccionado. Esa misma temporada debuté con el primer equipo, que estaba en Tercera División. De esa manera, empezó mi andadura en el fútbol español. Nunca pensé en ser futbolista ni en dedicarme a esta profesión, pero se fue dando de ese modo”.

    – Es decir, ¿no planeabas convertirte en futbolista profesional, pero tus cualidades técnicas desembocaron en que lo fueras?

    “Exacto. Jugaba al fútbol porque me gustaba. Ni siquiera era un hobby, era mi forma de vivir en aquella época. De chico, jugaba al fútbol e iba a la escuela. Luego, volvía y continuaba jugando. A los 17 años, durante mi segunda temporada en Fuenlabrada, firmé mi primer contrato profesional y pensé: ‘Estoy haciendo lo que hago siempre, voy a tener un vínculo, podré mantenerme y cumplirme mis caprichos’. En ese momento no pensé que iba a dedicarme al fútbol, pero comencé a observarlo de otra manera y a ser más consecuente con el trabajo diario y el esfuerzo que llevaba a cabo. Poco a poco, aprendí la profesión”.

    – Tu papá consiguió trabajo y vos construiste una trayectoria profesional en España. ¿Se podría decir que la crisis de 2001 les terminó abriendo una nueva ventana a tu familia?

    “Sí. Amo a Argentina con todo mi corazón. Me consideró argentino y nunca dejaré de lado a mi país. La vida nos deparó otro destino y nos brindó una oportunidad. Mi lugar está donde se halla mi familia. Argentina siempre está presente en mis pensamientos”.

    El marcador central durante su etapa en Villarreal B. También pasó por Fuenlabrada, Huesca y La Roda.

    – ¿Sos de extrañar o sentir nostalgia cuando pensás en la vida que dejaste en Argentina?

    “Sí, con mi familia (su esposa y su bebe de nueve meses) siempre que podemos cuadrar regresamos al país en verano. Visitó a mis abuelos, hago mi vida diaria e intento pasar momentos con ellos. Para mí no son vacaciones, es volver a ver a mis abuelos. Extraño a mi familia y la forma de vida que teníamos en Argentina, pero a través de las redes y la tecnología continuó teniendo contacto con ellos y mis amigos. Los primeros cuatro o cinco años en España nos costaron muchos. Añorábamos y nos costó situarnos. Siempre le agradezco a España porque nos trató bien e hizo que la adaptación fuera más simple”.

    ¿Contemplás la posibilidad de llegar al fútbol argentino en otro momento de tu carrera?

    “Alguna que otra vez se pudo haber dado, pero por tener contrato con un equipo o por otras cuestiones no se pudo concretar. Siempre lo tengo en mis pensamientos. Tengo 29 años y sé que tampoco estoy comenzando mi carrera. Quizás algún día se pueda dar. Para mí sería cumplir otro sueño porque debutaría en la Primera del fútbol argentino”.

    – ¿Cuáles fueron los equipos que te buscaron?

    “Hubo contactos con Newell’s y Talleres. Se pudo haber dado. Soy hincha de San Lorenzo desde chico y me gustaría que en un futuro no muy lejano pueda ser contactado por el club. Son cosas que uno no mira tanto desde el sentimiento sino desde aguardar a que todas las opciones estén en el momento adecuado para que se concrete la oportunidad”.

    ¿La simpatía o el fanatismo por San Lorenzo sigue intacto pese a los miles de kilómetros de distancia?

    “Sí, no hay dudas. Tengo un pequeño ritual que cuando voy a la cancha escucho las canciones de la Gloriosa, la hinchada de San Lorenzo. Me gusta seguir al equipo y su actualidad. Toda mi familia es hincha de San Lorenzo de parte de mi abuelo paterno. Vemos que muchas veces estamos peleando arriba, otras más o menos, pero el campeonato argentino es muy complicado e inestable en cuanto a la gente que termina disputando en la zona alta. Siempre estamos alentando a la distancia”.

    " "
    " "

    Más Leídas

    #AlquileresEnVeremos

    Luego de que se anunciaran nuevas medidas restrictivas para tratar de frenar el brote de la segunda ola de coronavirus, el Presidente...

    #BonoDe15Mil

    El presidente Alberto Fernández anunció hoy que se asignará un monto de 15 mil pesos para los beneficiarios de la Asignación Universal...

    La oposición presenta un pedido de Juicio Político a Nicolás Trotta

    Maxi Ferraro, diputado nacional por la Ciudad y presidente Coalición Cívica ARI, fue quien luego de las medidas anunciadas por el Presidente...

    Impensado: Pampita estalló contra el Gobierno por la suspensión de clases ¿Qué dijo?

    Pampita estalló contra las medidas anunciadas por Alberto Fernández, con respecto al cierre de las escuelas. En su cuenta de Twitter, se...

    Nuevas restricciones: No perdonaron a los shoppings y también deben cerrar

    El presidente Alberto Fernández anunció hoy que los shoppings también estarán cerrados en el AMBA durante los próximos 15 días -hasta el...
    " "
    " "
    " "

    La crisis económica, social e institucional que experimentó Argentina en 2001 modificó el panorama de millones de habitantes. Mientras las puertas se cerraban y las pesadillas se transformaban en realidad en un escenario colmado por las incertidumbres, algunas personas observaron cómo se abría una ventana en destinos que no figuraban en la hoja de ruta original. Marcos Mauro, defensor de Cádiz, emigró con su familia a España, donde los temores comenzaron a disiparse, la estabilidad volvió a ser una fiel compañera y una oportunidad inesperada le permitió ingresar al mundo del deporte.

    Pese a que no planeaba convertirse en futbolista, el marcador central, oriundo de Avellaneda y de 29 años, ingresó en la cantera de Fuenlabrada y el destino, con la complicidad de sus cualidades técnicas, le permitió desandar su pasión de manera profesional. En la actualidad, goza del logro más importante de su carrera: el ascenso a la Primera División de España con el elenco de Andalucía, que regresó a la máxima categoría tras 14 años deambulando por Segunda y Segunda B (Tercera División).

    Marcos Mauro fue uno de los pilares de Cádiz en la obtención del ascenso a La Liga.

    En una entrevista exclusiva con Mundo Poder, el jugador, con pasado en Villarreal B, Huesca y La Roda, realiza un análisis en retrospectiva de los sucesos que se produjeron hace casi dos décadas y que determinaron un antes y un después en su vida. “Nunca pensé en ser futbolista ni en dedicarme a esto, pero se fue dando. Jugaba al fútbol porque me gustaba. Ni siquiera era un hobby, era mi forma de vivir en aquel momento. Cuando era niño, jugaba al fútbol e iba a la escuela. Luego, volvía y seguía jugando”.

    Mientras aún observa lejano el reto de marcar a Lionel Messi y al resto de las estrellas que se desempeñan en La Liga, el zaguero le brinda un carácter histórico al ascenso obtenido, contempla su futuro y las negociaciones para renovar su contrato, reconoce su fanatismo por San Lorenzo y revela las ocasiones en las que pudo haber arribado al fútbol argentino para iniciar su primera aventura fuera del ámbito español.

    Los festejos del elenco español luego de que se concretara su regreso a Primera División tras 14 años.

    ¿Logras concebir con más calma la dimensión del objetivo que lograron luego de que pasaran unos días desde el ascenso?

    “Todavía no soy muy consciente de la misión tan bonita que conseguimos. Creo que hay que empezar disfrutar en estos días. Mientras tanto, debemos centrarnos en los partidos que nos restan en la temporada”.

    Con la postergación y las incertidumbres ocasionadas por la pandemia del coronavirus, ¿temiste que el equipo podría verse perjudicado por la inactividad en un momento decisivo de la temporada?

    “Sí. No porque el equipo podía perder su ritmo de juego, sino por el hecho de que el campeonato iba a igualarse mucho más. La masa social y la hinchada multitudinaria que posee Cádiz nos ayuda a sacar los partidos adelante, pero la paridad que existe en el torneo se incrementa al jugar sin público. Todos los equipos pueden ganar en cualquier cancha. En las primeras fechas que se disputaron tras la reanudación, a los clubes con más socios se les dificultó ganar de local porque se sentían extraños en su propio estadio”.

    ¿Cómo es jugar en un contexto particular y con tantas medidas de prevención?

    “Los primeros partidos fueron complicados porque era todo nuevo. En un escenario normal, nos dirigimos directamente al estadio. Ahora, debemos ir a la ciudad deportiva y tomar dos colectivos diferentes. El equipo viaja separado y no hay tanta comunión antes de los encuentros. Es un poco más frío. Después, cuando salimos a la cancha no nos saludamos con los rivales y no tenemos el recibimiento de la hinchada. Es como salir a entrenar, pero contra un equipo que está a tu nivel y te quiere ganar”.

    El argentino arribó a Cádiz en julio de 2017 y se encuentra en negociaciones para renovar su contrato, que finaliza al culminar la presente temporada.

    – Luego de haber perdido ante Fuenlabrada, ¿cómo viviste el partido de Zaragoza frente a Oviedo?

    “Salimos muy tocados del partido con Fuenlabrada porque queríamos lograr el objetivo dependiendo de nosotros, aunque teníamos diferentes opciones para subir. El domingo, el presidente (Manuel Vizcaíno) nos citó a todos a la ciudad deportiva para ver el duelo de Zaragoza. Fue una muy buena idea porque confiábamos en que el trabajo de un año podía dar sus frutos en ese enfrentamiento. El acontecimiento empezó un poco tímido, pero cuando comenzamos a sentir que estábamos logrando lo que nos costó toda la temporada se transformó en éxtasis y alegría”.

    -Observando los festejos del plantel y de los hinchas en las calles, se comprueba que fue un alivio generalizado.

    “Así es. El ascenso, tanto para los futbolistas, el club y la ciudad, es el fruto de muchos años de trabajo. En el equipo nos encontramos varios jugadores que la venimos remando desde abajo. Lo mismo sucede con la institución, que volvió a Primera después de 14 años. En ese período, estuvo mucho tiempo en la Segunda B con planificaciones y desilusiones para los hinchas. Fue un desahogo por haber logrado volver al lugar donde el club siempre estuvo. A partir de ahora, Cádiz va a poder estar entre los mejores equipos de España”.

    Desde mediados de la década del 90 hasta la actualidad, Cádiz estuvo deambulando entre la Segunda y la Segunda B, con un paso por Primera. ¿Qué significa para tu carrera formar parte del ascenso a La Liga?

    “Es una alegría inmensa. Cumplo un sueño personal. No solo por el hecho de subir a Primera División, sino porque año tras año pude irme superando. Estuve mucho tiempo en Segunda B, alguna temporada en Tercera y llevo tres en Segunda. Lo bueno es que puedo seguir mejorando y aún tengo recorrido. Es la recompensa por tantos años de trabajo. Es un momento muy bonito y que me llena de orgullo a mí y a mi familia”.

    El defensor es fanático de San Lorenzo y reveló que en el pasado fue contactado por Newell’s y Talleres.

    ¿Ya comenzaste a soñar con la experiencia de jugar en la máxima categoría y enfrentarte contra Messi y tantas otras estrellas?

    “Sé que es algo cercano, pero lo veo lejos. Todavía tenemos que terminar el campeonato. Siempre pienso en estar al lado de esos monstruos, que llevan muchos años en la elite y están acostumbrados a jugar al máximo nivel. Esperemos disfrutarlo y hacer un buen papel”.

    – En los últimos partidos contaron con la incorporación de Augusto Fernández. Aunque solo jugó unos minutos hasta ahora, ¿qué les aporta un futbolista de su trayectoria?

    “Fue un golpe anímico muy bueno por la experiencia que posee. Pese a los títulos que ganó, entro de manera tímida y respetuosa al vestuario. Eso nos impulsó a tirar para adelante. Él se fue adaptando al grupo y nosotros ya lo consideramos uno más. Vino con la humildad que lo precede y que nos habían comentado. Después de estar jugando tantos años en la elite, en los partidos en los que ingresó nos ayudó a gozar de más calma y contar con más sobriedad en el manejo de la pelota. La próxima temporada nos va a ayudar mucho”.

    En las últimas semanas se habló mucho de la extensión de tu contrato, ¿tu deseo es continuar en la institución?

    “Sí, estoy muy agradecido a Cádiz. Me siento cómodo en el club y en la ciudad. Siempre dije que si la institución desea contar conmigo voy a estar a disposición y vamos a encontrar la manera para hallar una solución. No hay ninguna duda. Estos últimos meses me he encontrado con diversas muestras de aprecio de parte de la hinchada. Terminé jugando y ayudando al equipo. Mi objetivo era quedar como un jugador que aportó un granito de arena para lograr el ascenso. Por suerte, pude colaborar para cumplir con este sueño”.

    El oriundo de Avellaneda acumula 16 partidos y dos goles en la actual campaña.

    – Naciste en Avellaneda, pero todas tus experiencias deportivas fueron en el fútbol español. ¿Cómo se produjo eso?

    “La mayor parte de mi infancia la pasé en Claypole, donde aún permanecen algunos de mis familiares, y a los 11 años debimos irnos de Argentina. La crisis del 2001 nos golpeó y mi papá quedó desempleado. En aquel momento, surgió la posibilidad de que él realizara el mismo trabajo, pero en Madrid. Con mi familia lo acompañamos, la seguimos remando e intentamos mantenernos unidos. Al principio se nos dificultó y a mí me costó retomar al fútbol. Estuve dos años sin jugar. En Argentina, jugaba en Santa Clara, un club humilde que se encuentra en Claypole. A los 13 años, comencé a ir a una institución de barrio cerca de Getafe. Luego, con 16 años, fui a una prueba a Fuenlabrada y tuve la suerte de ser seleccionado. Esa misma temporada debuté con el primer equipo, que estaba en Tercera División. De esa manera, empezó mi andadura en el fútbol español. Nunca pensé en ser futbolista ni en dedicarme a esta profesión, pero se fue dando de ese modo”.

    – Es decir, ¿no planeabas convertirte en futbolista profesional, pero tus cualidades técnicas desembocaron en que lo fueras?

    “Exacto. Jugaba al fútbol porque me gustaba. Ni siquiera era un hobby, era mi forma de vivir en aquella época. De chico, jugaba al fútbol e iba a la escuela. Luego, volvía y continuaba jugando. A los 17 años, durante mi segunda temporada en Fuenlabrada, firmé mi primer contrato profesional y pensé: ‘Estoy haciendo lo que hago siempre, voy a tener un vínculo, podré mantenerme y cumplirme mis caprichos’. En ese momento no pensé que iba a dedicarme al fútbol, pero comencé a observarlo de otra manera y a ser más consecuente con el trabajo diario y el esfuerzo que llevaba a cabo. Poco a poco, aprendí la profesión”.

    – Tu papá consiguió trabajo y vos construiste una trayectoria profesional en España. ¿Se podría decir que la crisis de 2001 les terminó abriendo una nueva ventana a tu familia?

    “Sí. Amo a Argentina con todo mi corazón. Me consideró argentino y nunca dejaré de lado a mi país. La vida nos deparó otro destino y nos brindó una oportunidad. Mi lugar está donde se halla mi familia. Argentina siempre está presente en mis pensamientos”.

    El marcador central durante su etapa en Villarreal B. También pasó por Fuenlabrada, Huesca y La Roda.

    – ¿Sos de extrañar o sentir nostalgia cuando pensás en la vida que dejaste en Argentina?

    “Sí, con mi familia (su esposa y su bebe de nueve meses) siempre que podemos cuadrar regresamos al país en verano. Visitó a mis abuelos, hago mi vida diaria e intento pasar momentos con ellos. Para mí no son vacaciones, es volver a ver a mis abuelos. Extraño a mi familia y la forma de vida que teníamos en Argentina, pero a través de las redes y la tecnología continuó teniendo contacto con ellos y mis amigos. Los primeros cuatro o cinco años en España nos costaron muchos. Añorábamos y nos costó situarnos. Siempre le agradezco a España porque nos trató bien e hizo que la adaptación fuera más simple”.

    ¿Contemplás la posibilidad de llegar al fútbol argentino en otro momento de tu carrera?

    “Alguna que otra vez se pudo haber dado, pero por tener contrato con un equipo o por otras cuestiones no se pudo concretar. Siempre lo tengo en mis pensamientos. Tengo 29 años y sé que tampoco estoy comenzando mi carrera. Quizás algún día se pueda dar. Para mí sería cumplir otro sueño porque debutaría en la Primera del fútbol argentino”.

    – ¿Cuáles fueron los equipos que te buscaron?

    “Hubo contactos con Newell’s y Talleres. Se pudo haber dado. Soy hincha de San Lorenzo desde chico y me gustaría que en un futuro no muy lejano pueda ser contactado por el club. Son cosas que uno no mira tanto desde el sentimiento sino desde aguardar a que todas las opciones estén en el momento adecuado para que se concrete la oportunidad”.

    ¿La simpatía o el fanatismo por San Lorenzo sigue intacto pese a los miles de kilómetros de distancia?

    “Sí, no hay dudas. Tengo un pequeño ritual que cuando voy a la cancha escucho las canciones de la Gloriosa, la hinchada de San Lorenzo. Me gusta seguir al equipo y su actualidad. Toda mi familia es hincha de San Lorenzo de parte de mi abuelo paterno. Vemos que muchas veces estamos peleando arriba, otras más o menos, pero el campeonato argentino es muy complicado e inestable en cuanto a la gente que termina disputando en la zona alta. Siempre estamos alentando a la distancia”.

    Más Leídas

    #AlquileresEnVeremos

    Luego de que se anunciaran nuevas medidas restrictivas para tratar de frenar el brote de la segunda ola de coronavirus, el Presidente...

    #BonoDe15Mil

    El presidente Alberto Fernández anunció hoy que se asignará un monto de 15 mil pesos para los beneficiarios de la Asignación Universal...

    La oposición presenta un pedido de Juicio Político a Nicolás Trotta

    Maxi Ferraro, diputado nacional por la Ciudad y presidente Coalición Cívica ARI, fue quien luego de las medidas anunciadas por el Presidente...

    Impensado: Pampita estalló contra el Gobierno por la suspensión de clases ¿Qué dijo?

    Pampita estalló contra las medidas anunciadas por Alberto Fernández, con respecto al cierre de las escuelas. En su cuenta de Twitter, se...

    Nuevas restricciones: No perdonaron a los shoppings y también deben cerrar

    El presidente Alberto Fernández anunció hoy que los shoppings también estarán cerrados en el AMBA durante los próximos 15 días -hasta el...