Fue a operarse de urgencia y la violaron en el quirófano

Mundo Poder Noticias

23 diciembre, 2020

Una mujer denunció que fue violada en el quirófano del Sanatorio Güemes mientras le practicaron una cirugía por cálculos biliares.

La joven de 27 años y madre de una niña se presentó varias veces a la guardia del Sanatorio Güemes donde le diagnosticaron cálculos biliares, por lo que fue derivada a una entrevista con el cirujano especialista Dr. Ortiz.

La mujer fue operada el 25 de agosto y se le realizó una laparoscopia de urgencia, debido a la gravedad de su cuadro.

El día de la intervención, la paciente tuvo que hacer la admisión sola. Luego una enfermera llamó a su esposo, quién la acompañaba ese día y los dirigieron a una sala cerca del quirófano donde eran los únicos en ese momento, acompañados por la enfermera que estaba allí.

Tiempo después, la mujer fue trasladada por un camillero hasta una sala previa al quirófano donde tuvo que esperar porque habían atendido a un paciente con covid y debían llevar a cabo la desinfección del lugar.

En la sala de operaciones se encontraba la anestesista, dos hombres y la paciente recuerda haber escuchado una voz más femenina.

 “Luego el anestesista me dijo q iba a colocarme una droga previa a la anestesia y que esta droga haría que tome mejor la anestesia. Me sentí mareada, también me preguntó si podía abrir la mandíbula con facilidad para poder entubarme, también me colocaron unos parches tipo electrodos en los hombros y el pecho” recordó la joven y agregó “yo acepté, pese a que anteriormente pasé por varias intervenciones y jamás me dieron algo similar, ni sentí lo que viví cuando me suministraron esa droga. Comencé a sentir que todo en la habitación daba vueltas y me sentí mareada, desorientada y asustada y no tengo noción del tiempo que pasaba, veía todo moverse de abajo hacia arriba y en algún momento perdí el conocimiento”.

Ya en la habitación del sanatorio, su esposo le advirtió acerca de unas marcas en sus piernas las cuales parecían moretones a lo que ella respondió que seguro se trataba de manchas de “yodo”.

Ese mismo día se fue a su casa. No pudo dormir. Al día siguiente les escribió a los dos médicos que la trataron para informarles que los dolores que tenía no cedían ante lo cual le indicaron que tomara analgésicos.

Esa noche tampoco pudo dormir ya que cada vez que lograba conciliar el sueño se despertaba sobresaltada. La mañana siguiente luego de bañarse mientras se secaba, su esposo vuelve a reparar en las marcas que tenía en la zona de las piernas y los glúteas por lo que procede a sacarse fotos para poder observar lo que no podía por la inflamación de su abdomen.

“Me tomé fotos para poder ver que tenía y fue allí cuando me encontré con el peor de los escenarios: tenía dos moretones grandes en las caras internas de los muslos, los dos de igual tamaño, en las nalgas tenía marca de dedos y golpes en las piernas. Cuando me los logré ver a través de las fotos y del espejo caí en una angustia y miedo que nunca había sentido” declaró la joven.

Luego de eso, llamó a la línea de asesoramiento por violencia de genero 144, donde un operador le dijo que si era una urgencia debía llamar al 911.

“Al cabo de un rato llegó el móvil policial y realizaron una consulta al fiscal. Se abrió un protocolo por averiguación de abuso sexual. Luego llego otro móvil con una policía mujer quién me acompañó al Hospital Ramos Mejía”.

Allí le realizaron una serie de procedimientos que incluyeron test de HIV, y vacunas para la hepatitis además de pastillas para evitar un embarazo no deseado.

Al salir del hospital la mujer fue a la comisaría 5ta de Ramos Mejía a realizar la correspondiente denuncia.

La víctima se encuentra siendo representada por la Dra. Raquel Hermida Leyenda y el expediente que figura caratulado como abuso sexual se encuentra en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional n°47.

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.