Grieta: ¿Hasta cuándo durará la parálisis del Congreso?

Redaccion General

24 enero, 2023

El Congreso argentino está paralizado. El Gobierno impulsó el juicio político a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y la oposición respondió que hasta que ese proyecto no sea retirado, no habrá debates parlamentarios de ningún tema.

Lo cierto es que llevar la tensión hasta ese extremo arroja como resultado que el Congreso esté paralizado. En lo formal, ayer, 23 de enero, comenzó el período de sesiones ordinarias convocadas por el presidente Alberto Fernández para que el Parlamento trate 27 proyectos de ley.

Claro que el más importante para el oficialismo, dentro de ese paquete legislativo, es la iniciativa que busca enjuiciar políticamente a los miembros del tribunal supremo, y de allí vino la reacción opositora de no tratar nada hasta que ese proyecto no sea retirado.

Retomamos acá la pregunta inicial, ¿hasta cuándo va a durar la parálisis legislativa? Desde el Frente de Todos, y sobre todo el titular del bloque de diputados del oficialismo, Germán Martínez, intentan avanzar en negociaciones por estas horas con las “palomas” de Juntos por el Cambio para llegar a algún tipo de tregua.

Lo cierto es que la postura tan férrea de la oposición de no tratar ningún proyecto podría comenzar a tener sus fisuras. Muchos legisladores nacionales que representan a sus provincias ya comenzaron a quejarse porque necesitan algunas leyes de manera urgente para atacar distintos problemas en sus distritos.

Hay que recordar que junto con el proyecto de juicio a la Corte el Poder Ejecutivo también envió para su tratamiento en extraordinarias otras 26 iniciativas. Algunos de estos proyectos tienen que ver con la creación de Parques Nacionales, el acompañamiento a familiares de personas con distintas enfermedades o la creación de universidades.

Quienes tienen experiencia en la arena legislativa marcan con claridad que el Ejecutivo equivocó su estrategia al mandar a extraordinarias un enorme bagaje de proyectos que, incluso si hubiera consenso entre las distintas fuerzas, sería muy difícil de aprobar en el tiempo disponible.

A la hora de los números, las estadísticas muestran que durante los tres años de gestión de Alberto Fernández, los proyectos aprobados en sesiones extraordinarias fueron en la práctica mucho menos de la mitad del total que había enviado el Ejecutivo.

Además del polémico juicio a la Corte, en carpeta para ser tratados está la designación del Procurador General de la Nación; el proyecto para modificar el Consejo de la Magistratura y la ampliación de la Corte Suprema.

Además, en el mega-paquete de proyectos también está el blanqueo de argentinos con dinero en el exterior, esperado por el ministerio de Economía para engrosar las alicaídas arcas del Banco Central.

Asimismo, también estaba la idea de debatir una especie de monotributo para trabajadores que facturan a empresas del exterior, sobre todo en el rubro de tecnología.

La agenda legislativa de ambas Cámaras se completa con la ley de alcohol cero a nivel nacional, además de aprobar designaciones de algunos diplomáticos. Sin embargo, toda esta batería legislativa permanece trabada.

La oposición, dominada por los sectores más halcones, sigue insistiendo en no tratar nada. El oficialismo, como dijimos anteriormente, quiere abrir una negociación para que algunos proyectos puedan avanzar al margen de la iniciativa de la Corte. Un gesto político de ambos lados de la grieta podría destrabar la situación, aunque en año electoral quizás eso sea mucho pedir.

Te podria interesar

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.