Agostofest: Bayern Munich venció 1-0 a PSG y se coronó campeón de la Champions League

Mundo Poder Noticias

23 agosto, 2020

Un grito al unísono retumbó en el cielo de Lisboa. Los temores quedaron en el pasado y los nervios se convirtieron en alegría. En el Estadio da Luz, Bayern Munich impuso su jerarquía colectiva, derrotó 1-0 a Paris Saint Germain en la final de la Champions League y se proclamó campeón del certamen de clubes más prestigioso de Europa por sexta ocasión en su historia.

La definición comenzó a un elevado ritmo, con transiciones veloces y una intensidad emulada por ambos elencos. El conjunto francés, que arribaba tras haber eliminado a RB Leipzig (3-0), padeció sobresaltos aislados y exhibió dificultades para afianzarse en el desarrollo del compromiso, pero recuperó su versión habitual con el transcurso de los minutos. El equipo alemán, que llegaba tras haber derrotado a Olympique Lyon (3-0), demostró mayor aplomo en el prólogo del duelo.

Desde los primeros compases, los dirigidos por Hans-Dieter Flick ejercieron una intensa presión sobre los volantes contrarios, Ander Herrera, Marquinhos y Leandro Paredes, para obligarlos a jugar de espaldas e impedirles contar con injerencia en la construcción del juego en la zona medular. En consecuencia, logró neutralizar las contras su rival durante los minutos iniciales.

Bayern Munich se proclamó campeón de la Champions League por sexta ocasión en su historia.

El vigente campeón de la Bundesliga se adueñó del porcentaje mayoritario de la posesión (63% en el primer tiempo) con la intención de utilizarlo como herramienta para ejercer un asedio. En la faceta ofensiva, construyó triángulos sobre los extremos del campo para generar una superioridad numérica y conseguir progresar en el terreno: en la izquierda, se asociaban Joshua Kimmich, Leon Goretzka y Serge Gnabry, mientras que en la derecha se complementaban Alphonso Davies, Thiago Alcántara y Kingsley Coman.

No obstante, PSG fue el primero en aproximarse con peligro y coquetear con la inauguración del resultado. Cuando transcurrían los 18 minutos, Kylian Mbappé condujo la pelota por la izquierda y filtró un pase para Neymar, que trazó una diagonal desde el centro a la izquierda del área y ensayó un remate que fue bloqueado por Manuel Neuer, quien luego despejó hacia el córner el centro que envío el brasileño en la segunda acción.

El ganador de las últimas tres ediciones de la Ligue 1 permitió que los defensores de la institución alemana empezaran las maniobras por la vía terrestre y, una vez que el balón se encontraba en el mediocampo, desarrollaba una presión, que contó con la colaboración de los componentes ofensivos. En las ocasiones en las que Bayern podía avanzar más allá del círculo central, PSG replegaba sus líneas y liberaba de labores defensivas a Neymar y Mbappé.

Neymar desniveló en la etapa inicial, pero careció de intervenciones en el complemento y PSG lo sufrió.

Los comandados por Thomas Tuchel expusieron mayor comodidad en un contexto conservador: intentaban neutralizar al Bayern, recuperar la tenencia y llevar a cabo veloces contragolpes a partir de la velocidad de sus delanteros. En este escenario, Mbappé se recostó sobre el carril izquierdo para erigirse, con frecuencia, en la primera opción de descarga en las réplicas. Neymar insistió en sus despliegues por espacios centrales, aunque tenía libertad para desplazarse, y Di María predominó por la derecha.

Con pasajes equilibrados, la entidad de Múnich inquietó mediante Robert Lewandowski, una de sus principales figuras y el máximo goleador de esta edición de la Champions. A los 22’, Coman lanzó un envío aéreo desde la izquierda, que no pudo ser conectado por Müller, pero fue capturado por el polaco, quien giró ante la tímida presencia de Juan Bernat y sacó un débil disparo de derecha que se estrelló en el poste derecho del arco defendido por Keylor Navas.

Leandro Paredes, uno de los dos argentinos titulares en el elenco francés, junto a Ángel Di María. Mauro Icardi fue suplente y no ingresó.

En una de las últimas jugadas de la primera etapa, PSG pudo haber desnivelado el marcador a raíz de una defectuosa salida desde el fondo del Bayern. A los 45’, luego de un erróneo pase de David Alaba en el inicio de una acción en su propia área, Herrera se adueñó del balón y jugó hacia atrás para Mbappé, quien se hallaba en el corazón del área y remató de primera, pero su tiro careció de potencia y dirección, y fue contenido con facilidad por Neuer.

El complemento comenzó con una tónica similar a la del primer tiempo: Bayern continuó monopolizando la posesión y controló el cotejo de manera geográfica. PSG, por su parte, no halló vías para contraatacar con sus delanteros y padeció la disminución de las intervenciones de Neymar, quien fue víctima del rigor rival y sufrió reiteradas infracciones de parte de Gnabry y Niklas Süle.

El héroe de la final: Kingsley Coman celebra luego de haber convertido, de cabeza, el único gol del partido.

Luego de incesantes intentos, la búsqueda de los alemanes resultó fructífera. A los 14’, Gnabry profundizó por el sector derecho y envió un centro que fue despejado por la defensa de PSG, pero el balón cayó en los pies de Kimmich, quien alzó la cabeza y localizó en el poste opuesto a Coman, quien se escapó a la espalda de Thilo Kehrer y con un impacto cruzado de cabeza estableció el 1-0.

Los festejos del campeón: los alemanes ganaron todos sus partidos en la Champions y se adueñaron del título.

A partir del gol, el Bayern intensificó su dominio, creó oportunidades para ampliar la ventaja y transformó el encuentro en una pesadilla para los parisinos, que no demostraban reacción futbolística. En consecuencia, Tuchel apostó por un par de variantes para modificar el panorama: Marco Verratti y Julian Draxler reemplazaron a Paredes y Herrera, respectivamente.

Más tarde, fueron los turnos de Layvin Kurzawa, en lugar de Bernat, y Eric Maxim Choupo-Moting, el héroe en los cuartos de final ante Atalanta, que sustituyó a Di María. Mientras tanto, y aunque PSG conservaba la posibilidad de efectuar otra variante, Mauro Icardi aguardó por una oportunidad que jamás llegó, al igual que lo sucedido en la semifinal frente a Leizpig.

Los cambios no le dieron resultado a un apagado PSG, que apenas se aproximó al área de Neuer en el segundo período y nunca pudo revertir el control del partido. Pese a que se trataba de una final continental, los de Múnich atravesaron los últimos minutos sin experimentar mayores dificultades y ratificando la experiencia para afrontar los momentos decisivos. Con el pitido del árbitro Daniele Orsato, el Bayern desahogó la ansiada celebración y firmó su nombre en la Orejona por sexta vez en sus 120 años de vida. Destapen las cervezas, llegó el Agostofest.

Formaciones

PSG: Keylor Navas; Thilo Kehrer, Thiago Silva, Presnel Kimpembe, Juan Bernat (ST 35’ Layvin Kurzawa); Ander Herrera (ST 27’ Julian Draxler), Marquinhos, Leandro Paredes (ST 19’ Marco Verratti); Ángel Di María (ST 35’ Eric Maxim Choupo-Moting), Kylian Mbappé y Neymar. Entrenador: Thomas Tuchel.

Bayern Munich: Manuel Neuer; Joshua Kimmich, Jerome Boateng (ST 25’ Niklas Süle), David Alaba, Alphonso Davies; Thiago Alcántara (ST 41’ Corentin Tolisso), Leon Goretzka; Serge Gnabry (ST 23’ Philippe Coutinho), Thomas Müller, Kingsley Coman (ST 23’ Ivan Perisic); Robert Lewandowski. Entrenador: Hans-Dieter Flick.

Gol: ST 14’ Kingsley Coman (BAY).

Amonestados: PT 28’ Alphonso Davies (BAY). ST 7’ Serge Gnabry (BAY), 7’ Leandro Paredes (PSG), 11’ Niklas Süle (BAY), 36’ Neymar (PSG), 38’ Thiago Silva (PSG), 40’ Layvin Kurzawa (PSG) y 49’ Thomas Müller (BAY).

Estadio: Da Luz (Lisboa, Portugal).

Árbitro: Daniele Orsato (Italia).

Te podria interesar

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.