La historia de “Eduarda”: pidió el cambio de género para “recuperar el derecho a la defensa” y ver a su hija

Mundo Poder Noticias

10 enero, 2022

En la provincia de Neuquén se conoció en las últimas horas la historia de “Horacia Eduarda”, una persona que solicitó su cambio de género y ahora tiene un nuevo DNI. Su ex pareja lo acusa de violencia de género y esto no le permite ver a su hija. Con críticas a la recepción al tratamiento de la violencia de género asegura que pidió este cambio para que la próxima denuncia en su contra se tenga que aportar pruebas. Desmiente categóricamente todo tipo de acusaciones en su contra.

Becerra consiguió su nuevo DNI la semana pasada

El caso de “Horacia Eduarda” generó controversia en las últimas horas. Esta persona quiere ver a su hija y debido a que tiene restricciones perimetrales por denuncia de parte de su ex pareja, tomó una determinación drástica. Se cambió el género y ahora entiende que de esta manera su ex pareja tendrá que mostrar alguna prueba cada vez que lo denuncia.

El caso tomó notoriedad y desde la Subsecretaría de Diversidad de Neuquén, dependiente del Ministerio de Mujeres y Diversidad, salieron a repudiar este pedido. Se manifestaron en contra del cambio de género de esta persona al considerar que se trata de una decisión fundada con el fin de evitar posibles condenadas.

Antes de este cambio de género se llamaba de Eduardo Becerra. Fue denunciado por su expareja y posee una restricción judicial que le impide acercase a su hija. A partir de allí avanzó en su decisión y en los últimos días consiguió su nuevo DNI.

El descargo de Horacio Eduarda

El hombre no puede ver a su hija por una restricción perimetral a raíz de una denuncia en su contra

"En una denuncia de violencia de género a la mujer no se le pide absolutamente ni pruebas ni tampoco decir el día y a que hora fue. Con llamar y decir que fulano de tal es violento, me gané una perimetral de 60 días, con lo cual me quedé sin ver a mi hija durante ese tiempo", explicó Becerra en diálogo con Mundo Poder.

Al ser consultado por la finalidad de este cambio de género, Eduarda ratifica: "Lo que yo traté es que la próxima vez que haga una denuncia por lo menos tenga que presentar pruebas. Cualquier ciudadano en una denuncia debe presentar pruebas y la Ley de Violencia de género dice que con el famoso "Yo te creo" siendo mujer contra un varón, no se necesitan pruebas".

En este punto señala que todas las pruebas que tenía en donde firmaba en que momento iba a buscar y dejaba a su hija, se terminaron desactivando. “Yo para la Justicia por ser varón, siempre siempre era el violento”. Y en defensa de su postura y ante las críticas recibidas, explicó: "No se trata de zafar de una denuncia de abuso como intentan decir, porque ningún ser humano puede zafar de una denuncia de abuso por una cuestión de género".

Eduarda pide cambios para eliminar la violencia de género

La violencia de género mata a cientos de mujeres año a año en Argentina

Eduarda aseguró que reiteradas oportunidades preguntó por “sus derechos” y consultó quien se ocupaba de las falsas denuncias. “Analicé la situación de la violencia de género, tomé estadísticas y elaboramos un proyecto de ley que es de prevención de la violencia de género y femicidio”.

En sentido consideró que la clave está en que se estudie en las escuelas. "Cuando un chico viene de un lugar violento asimila que la violencia es permisiva y cuando son grandes siguen con esta cuestión. Cuando vos juntas las dos patologías, tanto en el hombre como en la mujer ahí se produce un femicidio", reflexiona.

Convencido de que se logra revertir la historia mediante la educación en las escuelas, Eduarda señala que hay “presupuestos inmensos” volcado a programa de lucha contra la violencia de género, pero que la misma se puede abordar de manera más simple. “En 10 años con educación, el femicidio y la violencia de género baja más del 95%”

En este proyecto, Becerra también propone que se tiene que penalizar con prisión efectivo la “obstrucción y falsa denuncia por violencia de género”.

La situación despertó todo tipo de interpretaciones y abre un debate incómodo que va más allá del abordaje de la violencia de género. Becerra propone ir un paso más en esta problemática que es sumamente compleja.

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.