7.6 C
Argentina
martes, 22 junio,2021
Dólar: BNA: $94,25/ $100,25 Blue: $160,00 / $163,00
Riesgo País: 1504 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


    Argentina
    Confirmados
    174.056.736
    Recuperados
    112.284.237
    Muertes
    3.765.886
    Confirmados
    4.268.789
    +24079
    Recuperados
    3.890.213
    Muertes
    89.043
    +663
    Todos los países
    Confirmados
    174.056.736
    Recuperados
    112.284.237
    Muertes
    3.765.886
    Confirmados
    4.268.789
    +24079
    Recuperados
    3.890.213
    Muertes
    89.043
    +663
    Dengue
    96.454
    11.855
    Inicio SOCIEDAD ¡Basta! Renuncio a mi jefe

    ¡Basta! Renuncio a mi jefe

    Una de las principales preocupaciones de las organizaciones es la retención de talento. Para el Dr. Travis Bradberry, es increíble escuchar cuando los jefes se quejan de que sus mejores empleados les renuncian.

    Especialistas aseguran que los empleados no se cansan de sus trabajos sino de sus jefes

    A través de un post en LinkedIn, Bradberry expone algunas de las cuestiones que los líderes no toman en cuenta (además de quejarse), y que sólo obligan a los trabajadores modelo a irse.

    Los encargados siempre culpan a las circunstancias u otros problemas, mientras siempre evaden la razón principal: Las personas no dejan los trabajos, renuncian a los jefes.

    Pero lo más triste es que, en lugar de enfrentar estos problemas, sólo deciden evadir la realidad.

    A continuación, seis cosas que hacen los jefes que provocan la renuncia de sus empleados:

    1. Mayor carga de trabajo

    Nada desgasta más a los mejores empleados que el darles una mayor carga de tareas. Es tan tentador hacer que el mejor trabaje mucho, que los jefes frecuentemente caen en esta trampa. Grandes cargas laborales hace sentir a los buenos empleados como que son castigados por hacer las cosas correctas.

    Una investigación de Stanford encontró que cuando la semana laboral sobrepasa las 50 horas, la productividad decae. Baja más cuando se exceden a 55 horas.

    2. No reconocen las aportaciones ni recompensan el buen trabajo

    Es fácil subestimar una palmada en la espalda. Sobre todo con los buenos empleados, pues siempre necesitan estar motivados. Los jefes deben comunicarse con sus empleados para saber cómo se sienten (mal, bien o necesitan un aumento). Recompensarlos por lo que hicieron bien.

    3. No les importan sus empleados

    Más de la mitad de las personas que dejan sus trabajos es por su relación con los jefes. Las compañías inteligentes entienden bien que debe existir un balance entre la vida profesional y la personal. Están los jefes que celebran el éxito de sus empleados, empatizan con ellos en tiempos difíciles y los retan. Los que no cuidan a su talento, siempre tienen altas tasas de rotación. Resulta imposible trabajar con personas que no están involucradas y que sólo les preocupa el terreno de la producción.

    Este es el exitoso secreto de Pixar para contar historias

    4. No cumplen sus promesas

    Prometer coloca a la gente en el límite entre hacerlos felices o verlos partir. Cuando un jefe cumple sus promesas, crece ante los ojos de sus empleados como una persona honorable y confiable. Pero cuando no, sólo son tomados como una persona despreciable y que no se preocupa. ¿Quién le cumpliría a un jefe que no respeta su palabra?

    5. Contratan y ascienden a la gente incorrecta

    Los buenos empleados siempre quieren trabajar con los más profesionales. Pero cuando los jefes no cumplen con contratar a la gente adecuada, esto se convierte en un desmotivador pues entorpece el flujo de trabajo. Ascender a la gente incorrecta es peor aún. Cuando un empleado trabaja bien, lo hace porque tiene la esperanza de alcanzar un mejor puesto, pero resulta realmente desmotivador ver que la persona incorrecta es puesta en un lugar inadecuado. Un insulto.

    6. No permiten que las personas sigan sus pasiones

    Los trabajadores talentosos son los más apasionados. Facilitarles las oportunidades para que alcancen sus pasiones mejora su productividad y nivel de satisfacción con el trabajo. Pero muchos jefes quieren que sus empleados hagan sólo que deben y no más. Temen que la productividad disminuya si dejan que la gente expanda su foco de atención y persigan sus pasiones. Un miedo infundado.

    " "

    Más Leídas

    Italia eliminó el uso obligatorio de barbijo al aire libre

    Durante la tarde de este lunes, el Gobierno italiano anunció que eliminará desde la próxima semana el uso obligatorio de barbijo al...

    #Clasificados

    En la noche que Messi se convirtió en récord, Argentina venció a Paraguay por 1 a 0 y se clasificó a los...

    Las declaraciones de la clasificación

    Argentina se clasificó a los Cuartos de Final tras vencer a Paraguay por 1 a 0 y los protagonistas mostraron su felicidad...

    La variante del Delta: la más letal

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que la variante Delta tiene mayor potencial de ser letal que otras, ya que...

    Sergio Agüero busca continuar su racha en la Copa América

    Sergio Agüero busca continuar su racha que comenzó en 2011: ¡convirtió en todas las Copa América que disputó!. Marcó en el debut...
    " "

    Una de las principales preocupaciones de las organizaciones es la retención de talento. Para el Dr. Travis Bradberry, es increíble escuchar cuando los jefes se quejan de que sus mejores empleados les renuncian.

    Especialistas aseguran que los empleados no se cansan de sus trabajos sino de sus jefes

    A través de un post en LinkedIn, Bradberry expone algunas de las cuestiones que los líderes no toman en cuenta (además de quejarse), y que sólo obligan a los trabajadores modelo a irse.

    Los encargados siempre culpan a las circunstancias u otros problemas, mientras siempre evaden la razón principal: Las personas no dejan los trabajos, renuncian a los jefes.

    Pero lo más triste es que, en lugar de enfrentar estos problemas, sólo deciden evadir la realidad.

    A continuación, seis cosas que hacen los jefes que provocan la renuncia de sus empleados:

    1. Mayor carga de trabajo

    Nada desgasta más a los mejores empleados que el darles una mayor carga de tareas. Es tan tentador hacer que el mejor trabaje mucho, que los jefes frecuentemente caen en esta trampa. Grandes cargas laborales hace sentir a los buenos empleados como que son castigados por hacer las cosas correctas.

    Una investigación de Stanford encontró que cuando la semana laboral sobrepasa las 50 horas, la productividad decae. Baja más cuando se exceden a 55 horas.

    2. No reconocen las aportaciones ni recompensan el buen trabajo

    Es fácil subestimar una palmada en la espalda. Sobre todo con los buenos empleados, pues siempre necesitan estar motivados. Los jefes deben comunicarse con sus empleados para saber cómo se sienten (mal, bien o necesitan un aumento). Recompensarlos por lo que hicieron bien.

    3. No les importan sus empleados

    Más de la mitad de las personas que dejan sus trabajos es por su relación con los jefes. Las compañías inteligentes entienden bien que debe existir un balance entre la vida profesional y la personal. Están los jefes que celebran el éxito de sus empleados, empatizan con ellos en tiempos difíciles y los retan. Los que no cuidan a su talento, siempre tienen altas tasas de rotación. Resulta imposible trabajar con personas que no están involucradas y que sólo les preocupa el terreno de la producción.

    Este es el exitoso secreto de Pixar para contar historias

    4. No cumplen sus promesas

    Prometer coloca a la gente en el límite entre hacerlos felices o verlos partir. Cuando un jefe cumple sus promesas, crece ante los ojos de sus empleados como una persona honorable y confiable. Pero cuando no, sólo son tomados como una persona despreciable y que no se preocupa. ¿Quién le cumpliría a un jefe que no respeta su palabra?

    5. Contratan y ascienden a la gente incorrecta

    Los buenos empleados siempre quieren trabajar con los más profesionales. Pero cuando los jefes no cumplen con contratar a la gente adecuada, esto se convierte en un desmotivador pues entorpece el flujo de trabajo. Ascender a la gente incorrecta es peor aún. Cuando un empleado trabaja bien, lo hace porque tiene la esperanza de alcanzar un mejor puesto, pero resulta realmente desmotivador ver que la persona incorrecta es puesta en un lugar inadecuado. Un insulto.

    6. No permiten que las personas sigan sus pasiones

    Los trabajadores talentosos son los más apasionados. Facilitarles las oportunidades para que alcancen sus pasiones mejora su productividad y nivel de satisfacción con el trabajo. Pero muchos jefes quieren que sus empleados hagan sólo que deben y no más. Temen que la productividad disminuya si dejan que la gente expanda su foco de atención y persigan sus pasiones. Un miedo infundado.

    Más Leídas

    Italia eliminó el uso obligatorio de barbijo al aire libre

    Durante la tarde de este lunes, el Gobierno italiano anunció que eliminará desde la próxima semana el uso obligatorio de barbijo al...

    #Clasificados

    En la noche que Messi se convirtió en récord, Argentina venció a Paraguay por 1 a 0 y se clasificó a los...

    Las declaraciones de la clasificación

    Argentina se clasificó a los Cuartos de Final tras vencer a Paraguay por 1 a 0 y los protagonistas mostraron su felicidad...

    La variante del Delta: la más letal

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que la variante Delta tiene mayor potencial de ser letal que otras, ya que...

    Sergio Agüero busca continuar su racha en la Copa América

    Sergio Agüero busca continuar su racha que comenzó en 2011: ¡convirtió en todas las Copa América que disputó!. Marcó en el debut...