Mundo Poder

Mar del Plata: Agreden a botellazos a un joven turista en un boliche

Matías Ezequiel Montín, nacido en Haedo, provincia de Buenos Aires, se encontraba de vacaciones junto a sus amigos en la ciudad de Mar del Plata. Anoche, el joven de 20 años fue junto a sus amigos a compartir una de las burbujas del boliche “Ananá”, ubicado en el complejo La Normandía de mencionada ciudad balnearia. Matías fue brutalmente herido tras recibir un botellazo en la cabeza luego de una pelea entre dos grupos que se encontraban en el lugar. 

La discusión se originó a la salida del baño con otro grupo de turistas que venían desde Rosario. Luego se trasladó a la zona VIP del local bailable, en donde tras la disputa a golpes de puño se arrojaron vasos y botellas de champagne. De acuerdo con las fuentes de la investigación del caso, no se habría tratado de una agresión grupal contra Montín en inferioridad numérica, sino que fue el saldo de una pelea entre grupos

Matías se encuentra internado y se recupera favorablemente.

Montín se encuentra internado en terapia intermedia en el Hospital Privado de Comunidad, luego de sufrir una conmoción cerebral por el golpe recibido. Tiene un coágulo entre el cerebro y el cráneo, y los médicos deberán esperar 72 horas para ver cómo evoluciona el hematoma. En tanto, el personal de salud confirmó que el joven “se encuentra sin fallas orgánicas y evoluciona favorablemente”.  

Uno de los amigos de MatíasFrancisco, quien se encontraba en el lugar de los hechos, explicó que “estábamos en la misma burbuja. Cuando fuimos a querer solucionar el problema, a tranquilizar todo, nos acercamos a este grupo de chicos y de le rompen un botellazo en la frente. Cuando vi que cayó al piso me tiré encima de él para que no le pegaran más. La gente de seguridad llegó, el grupo de pibes se fue y no supimos más nada”.  

Ananá funciona bajo la modalidad de after beach y abre sus puertas todos los días de 19 a 1 de la mañana.

Por su parte, el intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro, se comunicó con el padre de la víctima, Carlos Montín, para ponerse a total disposición. La causa quedó a cargo del fiscal Paulo Cubas, quien solicitó las filmaciones del VIP para identificar la pelea y determinar quiénes participaron.