33.1 C
Argentina
jueves, 28 octubre,2021
Dólar: BNA: $99,00/ $105,00 Blue: $194,00 / $197,00
Riesgo País: 1659 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


    Argentina
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    52.645.058
    Recuperados
    5.130.084
    Muertes
    115.444
    +663
    Todos los países
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    52.645.058
    Recuperados
    5.130.084
    Muertes
    115.444
    +663
    Dengue
    96.454
    11.855
    Inicio DEPORTES Palmeiras venció de manera agónica a Santos y se consagró campeón de...

    Palmeiras venció de manera agónica a Santos y se consagró campeón de la Copa Libertadores

    La Copa Libertadores contempló en el horizonte el ocaso de la edición más atípica de su historia, que incluyó una postergación de más de seis meses a causa de la diseminación de la pandemia del coronavirus. En el Maracaná, el mítico estadio característico de Río de Janeiro, se encargó de albergar una final que no tuvo demasiados condimentos durante la mayor parte del partido, pero que contó una dramática definición. Palmeiras, que había arribado después de eliminar a River en las semifinales, derrotó 1-0 a Santos en la última acción del duelo y se consagró campeón del certamen continental por segunda vez en sus 106 años de vida.

    El camino del Verdao hacia la final comenzó en el Grupo B, donde se erigió como líder al sumar 15 puntos y concluyó por delante de Guaraní de Paraguay, Bolívar de Bolivia y Tigre. En la fase eliminatoria, dejó en el camino a Delfín de Ecuador (8-1 en el resultado global), Libertad de Paraguay (4-1) y al Millonario (3-2). En total, ganó una decena de encuentros, empató en dos ocasiones y perdió solo en una oportunidad (en la revancha frente a River). Además, convirtió 33 goles y recibió seis. Cabe destacar que durante la mayor parte de la fase de grupos estuvo bajo las órdenes de Vanderlei Luxemburgo.

    Palmeiras había arribado a la final tras derrotar a River, mientras que Santos venía de dejar en el camino a Boca. (Foto: @libertadores).

    Una vez que el balón comenzó a rodar en el césped del Maracaná, el conjunto dirigido por Cuca exhibió las premisas de su filosofía de juego y logró adueñarse de la iniciativa. No obstante, la incapacidad para sobreponerse en la zona medular, donde no pudo encontrar resquicios, le impidió ejercer una supremacía en el desarrollo y no pudo obtener un rédito de la posesión del balón durante la primera etapa. En este escenario, intentó localizar rápido a los extremos Marinho y Yeferson Soteldo para desequilibrar con acciones individuales, pero fueron contenidos por los laterales rivales, Matías Viña y Marcos Rocha, respectivamente.

    En contrapartida, el equipo comandado por el portugués Abel Ferreira optó por la misma postura conservadora que demostró en la victoria 3-0 sobre River en la semifinal que se disputó en Avellaneda. De esta manera, se replegó cuando no tuvo la tenencia de la pelota con el objetivo de no concederle espacios a su contrincante. El triángulo compuesto en el mediocampo por Raphael Veiga, Danilo y Zé Rafael adquirió relevancia para el efectivo trabajo defensivo que llevó a cabo el elenco. Mientras que, cuando recuperó el balón, desarrolló ataques directos, pero solo Rony transmitió peligro con sus intervenciones por el extremo izquierdo del sector ofensivo.

    Pese a las diferencias entre las estrategias que llevaron adelante los dos cuadros paulistas, existió una similitud en los planes de ambos: la convicción de no asumir riesgos innecesarios para no brindarle a su oponente la posibilidad de beneficiarse de un error. En consecuencia, las ocasiones de gol brillaron por su ausencia durante el período inaugural del cotejo y los arqueros Weverton y John se erigieron como espectadores de lujo de la escasa acción. El condimento que no faltó, y que por momentos abundó de manera excesiva en el duelo, fue la fricción, que generó un trámite interrumpido y con constantes infracciones para cortar el juego.

    La tendencia del complemento fue similar a la del primer tiempo. Los equipos estudiaron de manera minuciosa cada variable antes de efectuar un movimiento en el terreno y prevaleció la intención de mantener inmaculado el arco antes que intensificar las expediciones ofensivas. A diferencia de lo acontecido en la parte inaugural, el Verdao incursionó con mayor frecuencia en el campo contrario e, incluso, fue el protagonista de una de las maniobras de riesgo más relevante de la jornada. Cuando transcurrían los 19 minutos, Veiga ejecutó un tiro libre de zurda lejano que se marchó solo unos centímetros por encima del travesaño.

    Santos disminuyó la velocidad de sus ataques y atravesó una laguna en el enfrentamiento que permitió el crecimiento de uno de sus clásicos rivales. Sin embargo, la progresión del partido le permitió complementar la serenidad que le otorgó la falta de vértigo con inteligencia en la distribución del balón y coqueteó con la inauguración del marcador. A los 31’, Diego Pituca remató desde el perímetro derecho del área y exigió la intervención de Weverton, quien dio un rebote que concluyó con un disparo de Felipe Jonatan desde la medialuna del área que se marchó a instancias del poste derecho.

    El equilibrio y la paridad se mantuvieron hasta la agonía del encuentro, donde tuvo lugar la acción que aguardaron los pocos simpatizantes que estuvieron presentes en el estadio y los televidentes que se mantuvieron expectantes en diferentes rincones del planeta. En primera instancia, Cuca fue expulsado por el árbitro Patricio Loustau tras haber retenido el balón cuando Marcos Rocha debía hacer un lateral. El comportamiento del entrenador de Santos ocasionó una discusión entre los futbolistas de ambos equipos y derivó en que el juez argentino mostrara una serie de tarjetas amarillas (a Soteldo y el propio Rocha).

    El héroe del Verdao: Breno Lopes ingresó en el complemento y se convirtió en el autor del gol que le dio la gloria al elenco dirigido por Abel Ferreira. (Foto @libertadores).

    Luego de que se calmaron los ánimos de los jugadores, la actividad se reanudó y sucedió lo inesperado. En una tímida aproximación al área rival, Palmeiras dio una cátedra de efectividad y consiguió el gol que le permitió alcanzar la gloria. A los 54’, cuando transcurría el noveno minuto adicionado por Loustau, Rony profundizó por el carril derecho, observó el panorama y lanzó un centro hacia el segundo poste que recaló en el ingresado Breno Lopes, quien se impuso en las alturas sobre Pará, conectó de cabeza y la pelota ingresó contra el palo izquierdo frente a la nula reacción de John para decretar el 1-0.

    Después de resistir con solvencia los últimos arrebatos ofensivos de Santos, Palmeiras desahogó el grito que mantenía atragantado desde hace casi 21 años y se proclamó campeón de la Libertadores. De este modo, conquistó el campeonato por segunda vez en su historia y tras más de dos décadas. Con anterioridad, había logrado el mismo objetivo en la edición 1999, cuando era dirigido por Luiz Felipe Scolari y derrotó en la definición por penales a Deportivo Cali de Colombia. Aunque los análisis y los debates futboleros podrán cuestionar su jerarquía como ganador, el Verdao goza de la satisfacción por haber cumplido la misión y en su horizonte se vislumbra otro desafío: el Mundial de Clubes, en Qatar.

    Formaciones

    Palmeiras: Weverton; Marcos Rocha, Gustavo Gómez, Luan, Matías Viña; Danilo; Gabriel Menino (ST 40’ Breno Lopes), Zé Rafael (ST 33’ Patrick de Paula), Raphael Veiga (ST 57’ Alan Empereur), Rony (ST 57’ Felipe Melo); Luiz Adriano. DT: Abel Ferreira.

    Santos: John; Pará (ST 57’ Bruno Marques), Lucas Veríssimo, Luan Peres, Felipe Jonatan (ST 48’ Mádson); Diego Pituca, Alison, Sandry (ST 27’ Lucas Braga); Marinho, Yeferson Soteldo y Kaio Jorge (ST 48’ Wellington Carioca). DT: Cuca.

    Gol: ST 54’ Breno Lopes (PAL).

    Amonestados: PT 10’ Lucas Veríssimo (SAN) y 35’ Gustavo Gómez (PAL). ST 13’ Matías Viña (PAL), 25’ Diego Pituca (SAN), 51’ Yeferson Soteldo (SAN), 52’ Marcos Rocha (PAL), 54’ Breno Lopes (PAL) y 58’ Alison (SAN).

    Estadio: Maracaná (Río de Janeiro, Brasil).

    Árbitro: Patricio Loustau (Argentina).

    " "

    Más Leídas

    Messi se ausentó por una lesión y llevó preocupación

    Lionel Messi faltó al entrenamiento sin aviso, previo al encuentro del PSG frente al Lille, y las alarmas se encendieron en Francia...

    Policías en acción: allanaron una casa equivocada y casi matan a la dueña del susto

    Un increíble hecho tuvo lugar en los últimos días en una casa del barrio porteño de Villa Santa Rita. Los policías se...

    “Maradona, sueño bendito”, por TV abierta

    Sale la serie más esperada. "Maradona, sueño bendito" tendrá su primera emisión este jueves 28 de octubre desde las 22. Con la...

    12 químicos peligrosos de los cosméticos

    Uno de los sectores que más ha crecido en las últimas décadas es el de la cosmética. Las primeras evidencias de cosméticos...

    #AbusoEnEscuela

    Este miércoles se vivieron momentos de tensión en las inmediaciones de un jardín de infantes ubicado en la localidad de Villa Parque...
    " "
    " "

    La Copa Libertadores contempló en el horizonte el ocaso de la edición más atípica de su historia, que incluyó una postergación de más de seis meses a causa de la diseminación de la pandemia del coronavirus. En el Maracaná, el mítico estadio característico de Río de Janeiro, se encargó de albergar una final que no tuvo demasiados condimentos durante la mayor parte del partido, pero que contó una dramática definición. Palmeiras, que había arribado después de eliminar a River en las semifinales, derrotó 1-0 a Santos en la última acción del duelo y se consagró campeón del certamen continental por segunda vez en sus 106 años de vida.

    El camino del Verdao hacia la final comenzó en el Grupo B, donde se erigió como líder al sumar 15 puntos y concluyó por delante de Guaraní de Paraguay, Bolívar de Bolivia y Tigre. En la fase eliminatoria, dejó en el camino a Delfín de Ecuador (8-1 en el resultado global), Libertad de Paraguay (4-1) y al Millonario (3-2). En total, ganó una decena de encuentros, empató en dos ocasiones y perdió solo en una oportunidad (en la revancha frente a River). Además, convirtió 33 goles y recibió seis. Cabe destacar que durante la mayor parte de la fase de grupos estuvo bajo las órdenes de Vanderlei Luxemburgo.

    Palmeiras había arribado a la final tras derrotar a River, mientras que Santos venía de dejar en el camino a Boca. (Foto: @libertadores).

    Una vez que el balón comenzó a rodar en el césped del Maracaná, el conjunto dirigido por Cuca exhibió las premisas de su filosofía de juego y logró adueñarse de la iniciativa. No obstante, la incapacidad para sobreponerse en la zona medular, donde no pudo encontrar resquicios, le impidió ejercer una supremacía en el desarrollo y no pudo obtener un rédito de la posesión del balón durante la primera etapa. En este escenario, intentó localizar rápido a los extremos Marinho y Yeferson Soteldo para desequilibrar con acciones individuales, pero fueron contenidos por los laterales rivales, Matías Viña y Marcos Rocha, respectivamente.

    En contrapartida, el equipo comandado por el portugués Abel Ferreira optó por la misma postura conservadora que demostró en la victoria 3-0 sobre River en la semifinal que se disputó en Avellaneda. De esta manera, se replegó cuando no tuvo la tenencia de la pelota con el objetivo de no concederle espacios a su contrincante. El triángulo compuesto en el mediocampo por Raphael Veiga, Danilo y Zé Rafael adquirió relevancia para el efectivo trabajo defensivo que llevó a cabo el elenco. Mientras que, cuando recuperó el balón, desarrolló ataques directos, pero solo Rony transmitió peligro con sus intervenciones por el extremo izquierdo del sector ofensivo.

    Pese a las diferencias entre las estrategias que llevaron adelante los dos cuadros paulistas, existió una similitud en los planes de ambos: la convicción de no asumir riesgos innecesarios para no brindarle a su oponente la posibilidad de beneficiarse de un error. En consecuencia, las ocasiones de gol brillaron por su ausencia durante el período inaugural del cotejo y los arqueros Weverton y John se erigieron como espectadores de lujo de la escasa acción. El condimento que no faltó, y que por momentos abundó de manera excesiva en el duelo, fue la fricción, que generó un trámite interrumpido y con constantes infracciones para cortar el juego.

    La tendencia del complemento fue similar a la del primer tiempo. Los equipos estudiaron de manera minuciosa cada variable antes de efectuar un movimiento en el terreno y prevaleció la intención de mantener inmaculado el arco antes que intensificar las expediciones ofensivas. A diferencia de lo acontecido en la parte inaugural, el Verdao incursionó con mayor frecuencia en el campo contrario e, incluso, fue el protagonista de una de las maniobras de riesgo más relevante de la jornada. Cuando transcurrían los 19 minutos, Veiga ejecutó un tiro libre de zurda lejano que se marchó solo unos centímetros por encima del travesaño.

    Santos disminuyó la velocidad de sus ataques y atravesó una laguna en el enfrentamiento que permitió el crecimiento de uno de sus clásicos rivales. Sin embargo, la progresión del partido le permitió complementar la serenidad que le otorgó la falta de vértigo con inteligencia en la distribución del balón y coqueteó con la inauguración del marcador. A los 31’, Diego Pituca remató desde el perímetro derecho del área y exigió la intervención de Weverton, quien dio un rebote que concluyó con un disparo de Felipe Jonatan desde la medialuna del área que se marchó a instancias del poste derecho.

    El equilibrio y la paridad se mantuvieron hasta la agonía del encuentro, donde tuvo lugar la acción que aguardaron los pocos simpatizantes que estuvieron presentes en el estadio y los televidentes que se mantuvieron expectantes en diferentes rincones del planeta. En primera instancia, Cuca fue expulsado por el árbitro Patricio Loustau tras haber retenido el balón cuando Marcos Rocha debía hacer un lateral. El comportamiento del entrenador de Santos ocasionó una discusión entre los futbolistas de ambos equipos y derivó en que el juez argentino mostrara una serie de tarjetas amarillas (a Soteldo y el propio Rocha).

    El héroe del Verdao: Breno Lopes ingresó en el complemento y se convirtió en el autor del gol que le dio la gloria al elenco dirigido por Abel Ferreira. (Foto @libertadores).

    Luego de que se calmaron los ánimos de los jugadores, la actividad se reanudó y sucedió lo inesperado. En una tímida aproximación al área rival, Palmeiras dio una cátedra de efectividad y consiguió el gol que le permitió alcanzar la gloria. A los 54’, cuando transcurría el noveno minuto adicionado por Loustau, Rony profundizó por el carril derecho, observó el panorama y lanzó un centro hacia el segundo poste que recaló en el ingresado Breno Lopes, quien se impuso en las alturas sobre Pará, conectó de cabeza y la pelota ingresó contra el palo izquierdo frente a la nula reacción de John para decretar el 1-0.

    Después de resistir con solvencia los últimos arrebatos ofensivos de Santos, Palmeiras desahogó el grito que mantenía atragantado desde hace casi 21 años y se proclamó campeón de la Libertadores. De este modo, conquistó el campeonato por segunda vez en su historia y tras más de dos décadas. Con anterioridad, había logrado el mismo objetivo en la edición 1999, cuando era dirigido por Luiz Felipe Scolari y derrotó en la definición por penales a Deportivo Cali de Colombia. Aunque los análisis y los debates futboleros podrán cuestionar su jerarquía como ganador, el Verdao goza de la satisfacción por haber cumplido la misión y en su horizonte se vislumbra otro desafío: el Mundial de Clubes, en Qatar.

    Formaciones

    Palmeiras: Weverton; Marcos Rocha, Gustavo Gómez, Luan, Matías Viña; Danilo; Gabriel Menino (ST 40’ Breno Lopes), Zé Rafael (ST 33’ Patrick de Paula), Raphael Veiga (ST 57’ Alan Empereur), Rony (ST 57’ Felipe Melo); Luiz Adriano. DT: Abel Ferreira.

    Santos: John; Pará (ST 57’ Bruno Marques), Lucas Veríssimo, Luan Peres, Felipe Jonatan (ST 48’ Mádson); Diego Pituca, Alison, Sandry (ST 27’ Lucas Braga); Marinho, Yeferson Soteldo y Kaio Jorge (ST 48’ Wellington Carioca). DT: Cuca.

    Gol: ST 54’ Breno Lopes (PAL).

    Amonestados: PT 10’ Lucas Veríssimo (SAN) y 35’ Gustavo Gómez (PAL). ST 13’ Matías Viña (PAL), 25’ Diego Pituca (SAN), 51’ Yeferson Soteldo (SAN), 52’ Marcos Rocha (PAL), 54’ Breno Lopes (PAL) y 58’ Alison (SAN).

    Estadio: Maracaná (Río de Janeiro, Brasil).

    Árbitro: Patricio Loustau (Argentina).

    Más Leídas

    Messi se ausentó por una lesión y llevó preocupación

    Lionel Messi faltó al entrenamiento sin aviso, previo al encuentro del PSG frente al Lille, y las alarmas se encendieron en Francia...

    Policías en acción: allanaron una casa equivocada y casi matan a la dueña del susto

    Un increíble hecho tuvo lugar en los últimos días en una casa del barrio porteño de Villa Santa Rita. Los policías se...

    “Maradona, sueño bendito”, por TV abierta

    Sale la serie más esperada. "Maradona, sueño bendito" tendrá su primera emisión este jueves 28 de octubre desde las 22. Con la...

    12 químicos peligrosos de los cosméticos

    Uno de los sectores que más ha crecido en las últimas décadas es el de la cosmética. Las primeras evidencias de cosméticos...

    #AbusoEnEscuela

    Este miércoles se vivieron momentos de tensión en las inmediaciones de un jardín de infantes ubicado en la localidad de Villa Parque...