Mundo Poder

#PanzasFelices

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) decretó, desde el año 1979, que cada 16 de octubre se celebre mundialmente el Día de la Alimentación, con el fin de disminuir el hambre, un propósito que también se incluye en la Agenda 2030 con el objetivo de “hambre cero”

Particularmente en este año 2020, se hace un llamamiento mundial a la solidaridad para conseguir que los alimentos saludables lleguen a todos los rincones del planeta, especialmente a los lugares más desfavorecidos y que han sido fuertemente golpeados por la pandemia de coronavirus. Por otro lado, se incentiva a brindar un homenaje a los “héroes de la alimentación” de todo el mundo, quienes plantan, cultivan pescan o transportan alimentos. Este año, el lema corresponde a “Cultivar, nutrir, preservar. Juntos”

La importancia de adquirir una conducta de alimentación saludable, incorporando frutas y verduras.

Otra apuesta importante por parte de la FAO, además de creer en un mundo en donde todos tengan acceso a un plato de comida, es que esa alimentación sea saludable y cubra los requerimientos correspondientes del organismo según la edad de cada persona. Se estima que mundialmente hay 672 millones de adultos y 124 millones de menores que son obesos, y un total aproximado de 40 millones de niños menores de 5 años padecen de sobrepeso. Un estudio realizado por la FAO demostró que en los últimos años la comida rápida desplazó a la comida del hogar y se sustituyeron ingredientes importantes como frutas y verduras por harina, azúcar, grasas y sal. Además del problema del sedentarismo, algo propio de las profesiones disponibles en las grandes ciudades. Hoy en día, la mala alimentación es la principal causa de muerte y discapacidad. 

A lo largo de la historia, el ser humano se ha alimentado de 6.000 plantas aproximadamente, pero el cambio en los hábitos alimenticios sumado a la prioridad que tienen los cereales en el mercado actual, ha reducido la biodiversidad de plantas logrando que solo 9 ya representen el 66% de la producción total de cultivos en todo el planeta. 

Para llevar adelante una conducta de alimentación sana, lo primero que hay que hacer es apostar por las comidas hechas en casa y ayudar a los productores locales a seguir generando vegetales, frutas y verduras, que son muy ricas en vitaminas y minerales. También es importante elegir alimentos más saludables para los niños. Como, por ejemplo, sustituir una torta de chocolate por galletas de avenas y pasas, o simplemente darles chocolate negro, ya que aporta muchos beneficios al organismo. Otro punto importante es disminuir el uso de aceite y sal en la cocina, además de tener una rutina de ejercicios diarios.