17 C
Argentina
sábado, 24 septiembre,2022
Dólar: BNA: $132,00/ $140,00 Blue: $287,00 / $292,00
Riesgo País: 2430 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


    Argentina
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    8.747.601
    Recuperados
    8.461.793
    Muertes
    124.349
    +663
    Todos los países
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    8.747.601
    Recuperados
    8.461.793
    Muertes
    124.349
    +663
    Dengue
    96.454
    11.855
    Inicio EXCLUSIVO #PasiónVietnamita

    #PasiónVietnamita

    El fútbol comenzó a reanudarse en diversos rincones del planeta con una tendencia que se repitió en la mayoría de los certámenes que volvieron a disputarse: se prohibió la concurrencia de público a los partidos. En medio la emergencia sanitaria internacional ocasionada por la diseminación de la pandemia del coronavirus, Vietnam protagonizó una excepción y retomó la actividad con estadios repletos de hinchas.

    Luego de que el Gobierno decretara la culminación del período de aislamiento social, el balón volvió a rodar en el país indochino en el marco de la primera ronda de la National Cup. El primer compromiso que se llevó a cabo fue el que finalizó en la victoria 2-0 de Nam Dinh ante Hoang Anh Gia Lai, en condición de local.

    El Thien Truong Stadium, escenario del encuentro, estuvo colmado por alrededor de 15.000 espectadores. En el elenco ganador, que en los octavos de final fue eliminado en la definición por penales por Than Quang Ninh tras empatar 2-2 en el tiempo reglamentario, estuvo presente una de las principales figuras del campeonato: Sebastián Gastón Merlo.

    En diálogo con Mundo Poder, el argentino, con pasado en Ferro de General Pico y quien es el segundo máximo goleador en la historia de la V.League, consideró que fue una resolución previsible el reinicio de la competencia debido al trabajo que realizaron las autoridades nacionales, lo cual permitió impedir la propagación del COVID-19.

    Sebastián Gastón Merlo es una de las principales figuras de la liga vietnamita.

    Pese a que cuenta con más de 95.500.000 habitantes en una superficie de 331.210 kilómetros cuadrados, Vietnam registra 328 casos positivos por la enfermedad, de los cuales 293 se encuentran recuperados, y no se produjeron decesos. En consecuencia, y a diferencia de centenares de países, la población ya no posee restricciones.

    El delantero, de 35 años y que se incorporó a Nam Dinh en enero de 2020 tras su etapa en Da Nang, destacó el accionar del Gobierno: “Estamos haciendo vida totalmente normal desde hace casi un mes. Las claves para que Vietnam obtuviera buenos resultados en la contención del coronavirus fueron la colaboración y el respeto a las normas que implementó el Gobierno. Fueron la base del triunfo. Además, se trabajó muy rápido y de manera unida”.

    -¿Qué análisis hacés luego de los primeros partidos que se disputaron tras el reinicio de la actividad?

    “No fue sorpresivo el regreso del fútbol porque sabíamos que la situación estaba mejorando. En el club, solo paramos de entrenar durante 15 días. No se hizo difícil el período de postergación, pero me generó felicidad volver a jugar debido a que había una incertidumbre sobre la continuidad del torneo”.

    -Este viernes, se retomará la V.League 1, donde convertiste dos goles en las primeras dos fechas, ¿cómo vislumbras el regreso del certamen?

    “Estamos compenetrados en el inicio de la liga. Por lo tanto, estamos trabajando de manera intensa porque tendremos una seguidilla de partidos importante hasta el 2 de agosto. Hasta el momento, solo habíamos disputado dos compromisos por la copa nacional”.

    -¿Te sorprendió que los hinchas acudieran de manera masiva a los estadios después de la cuarentena?

    “No me llamó la atención porque conozco el país y sabía que si autorizaban el ingreso de público iba a ser de manera normal como fue siempre. En caso contrario, hubieran optado por jugar a puertas cerradas porque la gente es muy alborotada cuando se congrega. Incluso, cuando anunciaron que iban a implementar un protocolo sanitario, me imagine que iba a ser casi imposible llevarlo a cabo y así fue: se les tomó la fiebre a las personas cuando ingresaron a los estadios, pero es muy difícil hacerlo con 15.000 hinchas”.

    -¿Cómo es el fanático vietnamita?

    “En Nam Dinh es una locura la pasión de los hinchas. Nunca lo viví en otros clubes. En ese sentido, se asemejan al público argentino, pero solo en ese aspecto. Después, son muy respetuosos, no insultan y tampoco provocan peleas”.

    El delantero se desempeñó hasta finales de 2019 en Da Nang, donde se convirtió en uno de los ídolos de la institución.

    -¿Por qué Vietnam logró evitar la diseminación del coronavirus? ¿Aún hay restricciones para las personas o los comercios?

    “Estamos haciendo vida totalmente normal desde hace casi un mes. Las claves para que Vietnam obtuviera buenos resultados en la contención del coronavirus fueron la colaboración y el respeto a las normas que implementó el Gobierno. Fueron la base del triunfo. Además, se trabajó muy rápido y de manera unida. Después de la Guerra, se fueron inculcando esos valores en las siguientes generaciones. Es un país muy fuerte, donde las personas han trabajado en conjunto para superar muchos problemas. Por eso, creo que le han ganado a la pandemia. Observando al país, con 95 millones de habitantes y una superficie similar a la de la provincia de Buenos Aires, te llevaba a pensar que podían producirse muchos contagios, pero todos trabajaron con mucho respeto y obedeciendo las reglas que estableció el Gobierno. Se trabajó un paso adelante del virus. Se inculcó, y se transformó en un hecho habitual, que las personas utilicen barbijo cuando salen a la calle. Mientras que en la Argentina resulta complejo observar eso”.

    -¿Algunas de las clases sociales reprocharon las medidas del Gobierno?

    “En Vietnam, hay mucho respeto y no se producen desigualdades sociales. Una persona puede parar en un Rolls Royce y otra en una bicicleta y no existen diferencias entre ambos. Por ejemplo, los dos se van a poner a repartir barbijos. Las personas son todas iguales y aún más cuando suceden problemas como esta pandemia que estamos atravesando. Durante los 15 días en los cuales se extendió la cuarentena, se observó el respeto hacia las autoridades”.

    -¿Cuáles fueron las resoluciones más importantes que decretaron las autoridades para imponerse ante el COVID-19?

    “Lo que dijo el Gobierno se implementó en todo el país y las personas obedecieron sin problemas. Se han cerrado aldeas de 20.000 personas y se tuvo que aceptar. El pico fuerte del virus se produjo durante dos o tres semanas y nos comenzamos a dar cuenta que las autoridades le estaban ganando a la pandemia. Fue muy rápido. Se indicaba mediante parlantes lo que se debía hacer, se enviaron mensajes de concientización, se cerraron las fronteras, las personas contagiadas ingresaron en cuarentena y se investigó en qué lugares estuvieron y con quienes tuvieron contacto para evitar que se esparciera la enfermedad”.

    -¿El resto del mundo debería imitar la estrategia de Vietnam para superar la pandemia?

    “El que no quiere ver los resultados de Vietnam es necio porque es uno de los escasos países que le está ganado al coronavirus. Tiene que ser el gran ejemplo del mundo. Ojalá que otras naciones lo imiten para que puedan vencer a la pandemia y las personas regresen a su vida normal”.

    El atacante, junto a sus dos hijos, paseando por Vietnam. “Me siento arraigado al país”, confesó.

    -¿Cuáles son los aspectos tácticos que se destacan en el fútbol vietnamita?

    “En Vietnam, se intenta imitar el estilo de juego inglés. Los futbolistas corren todo lo que más pueden, buscan abrir la cancha y enviar centros. No tienen pausa, sin importar el resultado. Los equipos intentan avanzar en la cancha con pelotazos largos. El actual campeón (Ha Noi) es el único club que puede desarrollar un juego que se base más en la posesión de la pelota. Hay que estar muy bien preparado desde el aspecto físico porque se sufre con las altas temperaturas. El fútbol dinámico que predomina en Vietnam me gusta e intentó aprovecharlo”.

    -Los años de trabajo te brindaron una recompensa: sos uno de los máximos goleadores en la historia de la liga de Vietnam. ¿Qué te genera?

    “Me pone muy feliz. Es el fruto del esfuerzo y el trabajo que lleve a cabo durante mi trayectoria. Mientras me acerco al final de mi carrera me empiezo a dar cuenta de lo que logré. Estoy agradecido porque, más allá de los goles que convertí, me recuerdan como una gran persona”.

    -¿Te sentís arraigado a Vietnam?

    “¡Por supuesto! Después de 11 años, le tengo mucho aprecio al país. Mis hijos nacieron acá. Además, estoy nacionalizado, lo cual significa que el país me abrió las puertas. Nos ponemos nostálgicos con mi familia cuando comenzamos a pensar en lo que sucederá una vez que yo deje de jugar. Mi deseo es continuar en Vietnam como entrenador”.

    -¿Por qué decidiste marcharte de la Argentina y emigrar a Vietnam?

    “Mi llegada se produjo por intermedio de Mauricio Giganti, qué había jugado en la liga y con quien tuve la suerte de coincidir en Ferro de General Pico. Con él comencé a conversar sobre la posibilidad de emigrar. Luego, mi señora quedó embarazada y pensamos que en Vietnam podíamos tener un mejor futuro. Nunca nos imaginamos que después de 11 años continuaríamos estando aquí. Ojalá nos podamos quedar un tiempo más porque nos encanta el país y la gente nos hace sentir muy cómodos”.

    -¿Fue complejo acostumbrarse a las nuevas costumbres?

    “Aunque es muy diferente que la Argentina, nos adaptamos muy rápido a los principales aspectos de la cultura vietnamita, desde el idioma y el clima hasta las comidas tradicionales”.

    " "

    Lo último

    " "