12 C
Argentina
sábado, 24 septiembre,2022
Dólar: BNA: $132,00/ $140,00 Blue: $287,00 / $292,00
Riesgo País: 2430 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


    Argentina
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    8.747.601
    Recuperados
    8.461.793
    Muertes
    124.349
    +663
    Todos los países
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    8.747.601
    Recuperados
    8.461.793
    Muertes
    124.349
    +663
    Dengue
    96.454
    11.855
    Inicio SOCIEDAD Recuperó su casa que había sido ocupada durante la dictadura, pero se...

    Recuperó su casa que había sido ocupada durante la dictadura, pero se la destruyeron a mazazos

    Un argentino de 44 años de nombre Nicolás Placci, pudo recuperar su casa familiar que había sido robada hace más de cuarenta años por un policía, después de que los dueños originales fueran secuestrados por el terrorismo de Estado. Así, luego de 15 años de un largo juicio, logró ganarlo, peor al llegar a su vivienda la encontró totalmente destruida.

    Así quedó la casa del hombre que pudo recuperarla tras más de 40 años.

    La noticia la dio a conocer el periodista Leandro Lutzky para el medio RT, quien contó que Placci pudo regresar a la casa de su familia el 19 de enero. La vivienda, o lo que queda de ella, estuvo usurpada más de cuatro décadas, habiéndose ocupado luego de que sus padres fueran secuestrados y desaparecidos durante la última dictadura argentina (1976-1983).

    Cuando llegó, el lugar parecía una zona de guerra: “El grado de destrozos que encontré me hace pensar que fue realizado a propósito, con saña y odio", dijo la víctima a ese medio.

    El inmueble se encuentra en la calle Quintana al 908, en el partido de San Martín, Provincia de Buenos Aires. Hace mucho tiempo, allí se mudaron Eduardo Daniel Placci y Alba Noemí Garófalo, dos jóvenes que apenas superaban los 20 años y militaban en Montoneros, la agrupación guerrillera ligada al movimiento peronista y surgida a inicios de los 70, cuando los partidos políticos fueron prohibidos en otro período dictatorial.

    Hoy, este docente de escuela secundaria no tiene recuerdos de ambos. Es que las desapariciones forzadas de Eduardo y Alba ocurrieron cuando él era un bebé de tan solo seis meses. A pesar del período transcurrido, todavía se desconocen sus paraderos, aunque se sospecha que pudieron haber sido trasladados a El Campito, uno de los principales centros clandestinos de detención donde los militares cometían todo tipo de torturas.

    Nicolás tampoco sabe nada de su posible hermano o hermana: al momento del secuestro, la mamá estaba embarazada, y ese bebé, del cual se desconoce si nació, es uno de los nietos buscados por las Abuelas de Plaza de Mayo, dedicadas a restituir identidades robadas por el terrorismo de Estado.

    El hombre contó que también le cortaron los servicios.

    "Mi mamá salió conmigo en brazos, cuando yo tenía seis meses, para dejarme en la casa de una vecina y salvarme la vida", comenta.

    Después de una larga espera, recientemente la Justicia ordenó a los ocupantes que abandonaran el inmueble. El expolicía nunca pudo demostrar cómo y cuándo adquirió la propiedad, en cambio, Nicolás poseía todos los documentos: “Mis viejos compraron la casa entre octubre y noviembre del 76. Tengo el boleto de compra-venta, la escritura y hasta el registro del dominio”, repasa.

    Sin embargo, a la lentitud judicial se le sumaron las dilaciones de los usurpadores, quienes debían irse a mediados de diciembre por orden de la jueza. Así, en el último recurso su abogado solicitó extender el plazo por 20 días, con la excusa de que el domicilio al cual se marcharían aún no se había puesto en condiciones para mudarse, y Placci aceptó de buena fe. Todo parece indicar que fue en esa prórroga cuando comenzaron a destruir todo: "Hablé con vecinos y me confirmaron que escucharon ruidos de roturas en el último mes", subraya.

    Ahora, el lugar está inhabitable: “Destrozaron la casa a mazazos”, cuenta. Antes de entrar, esperaba ver “un sitio viejo, con poco mantenimiento, humedad o sin pintar”. Sin embargo, se encontró con una escena similar al paso de un huracán: “No dejaron ninguna ventana, las arrancaron con marcos y todo. Las puertas también, incluyendo las bisagras, poniendo en riesgo a la propia construcción. Algunas están rotas a martillazos o patadas”, grafica.

    Incluso desprendieron cables eléctricos en algunos sectores y hasta cortaron caños que garantizaban la provisión de servicios básicos: “No tengo gas ni agua en la vivienda”. Las deudas, acumuladas por la familia ocupante, también son cuantiosas.

    " "

    Lo último

    " "