17 C
Argentina
sábado, 24 septiembre,2022
Dólar: BNA: $132,00/ $140,00 Blue: $287,00 / $292,00
Riesgo País: 2430 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


    Argentina
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    8.747.601
    Recuperados
    8.461.793
    Muertes
    124.349
    +663
    Todos los países
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    8.747.601
    Recuperados
    8.461.793
    Muertes
    124.349
    +663
    Dengue
    96.454
    11.855
    Inicio TENDENCIAS Robots camareros: La nueva modalidad en Holanda para evitar contagios

    Robots camareros: La nueva modalidad en Holanda para evitar contagios

    Cuando Shaosong Hu vio a camareros robóticos que servían comida en China el otoño pasado, supo exactamente lo que quería para su restaurante en la ciudad holandesa de Renesse, junto a la playa. Simplemente no tenía idea de lo útiles que resultarían. Shaosong Hu es propietario de un restaurante, Palacio Real, en Holanda.

    La pandemia de coronavirus ha convertido una idea caprichosa en quizás una ventana hacia un futuro distópico donde un toque humano puede hacer que las personas se estremezcan de miedo, y un camarero que limpia la mesa hace que el cliente se sienta tenso, solo para ser aliviado con un cepillo suave con plástico.

    "Vinieron justo antes de ese momento", dijo la hija de Hu, Leah, quien también trabaja en el restaurante, el Palacio Real.

    Ahora, sus dos robots blancos y rojos se deslizan por el piso del comedor donde, una vez que el restaurante vuelva a abrir, servirán especialidades chinas e indonesias como Babi Pangang y Char Siu a US$ 17 cada una.

    En prácticamente todo el planeta, el confinamiento y la distancia social se han impuesto como dos de los recursos indispensables para evitar la propagación y el contagio de la COVID-19. Durante algo más de dos meses, gran parte de los comercios y restaurantes de Europa han mantenido sus puertas cerradas; ahora comienzan a dar sus primeros pasos en la llamada “nueva normalidad”.

    Como no puede ser de otra manera, los camareros –aquellos que más contacto tendrían con los clientes– podrían ser objetivos fáciles con el contagio. La llegada de los robots evitaría esta situación. Después de todo, los robots camareros no pueden contagiarse del virus que mantiene al planeta en vilo y, por los últimos estudios, tampoco podrían contagiarlo como consecuencia de la presencia del virus en su superficie.

    Sin embargo, la adquisición de Palacio Real ha sido una pura coincidencia en el tiempo. Este modelo de robot camarero lleva tiempo siendo una normalidad en muchos restaurantes de china, bastante más económicos que la contratación de personal. Unos 1.200 dólares por artilugio que, sin embargo, no logra superar las capacidades de un humano para trabajar. Fuera del país asiático se mantienen como una rareza que tiene como objetivo atraer a clientes curiosos. Madrid, Valencia o Aragón, entre otros muchos, cuentan con los mimos modelos de Palacio Real para ayudar a gestionar los servicios de los locales.

    " "

    Lo último

    " "