Mundo Poder

Trump regresó a Twitter, amenazando

Luego de los violentos enfrentamientos registrados en el Capitolio de Washington, Estados Unidos, el presidente saliente admitió durante la jornada de ayer, y de manera implícita, el triunfo de su contrincante Joe Biden en las elecciones presidenciales, al manifestar que “una nueva administración será investida el 20 de enero”. Asimismo, Donald Trump volvió a la red social del pajarito tras haber sido suspendido por parte de la compañía, por incitar a las protestas. Quienes irrumpieron en el Congreso “pagarán por ello”, advirtió. 

 

A través de un video que compartió en Twitter, Trump aseguró que los simpatizantes que asaltaron el Capitolio “no representan” al país. También aprovechó para hacer un llamado a la reconciliación nacional. El mandatario dijo que el Congreso certificó los resultados allanando la asunción de Joe Biden, vencedor de las elecciones. “El nuevo gobierno arrancará el 20 de enero”, reconoció. Es la primera vez desde las elecciones que el mandatario admite, aunque en forma solapada, su derrota. De hecho, manifestó que a partir de ahora se encargará de “garantizar una transición de poder ordenada y sin problemas”.  

Por primera vez, luego de las elecciones presidenciales, Trump reconoció la derrota.

Asimismo, se mostró en contra de la violencia desatada el día miércoles en Washington, y calificó la irrupción de sus simpatizantes en el Capitolio como un “ataque atroz” que lo dejó “indignado por la violencia, la anarquía y el caos” que reinó en la capital. Si bien es consciente de que sus seguidores están “decepcionados” por el desarrollo de los acontecimientos, Trump dijo que quiere que sepan que “nuestro increíble viaje apenas está comenzando”. 

Las imágenes del asalto al Capitolio recorrieron el mundo.

Quien también se manifestó al respecto de lo ocurrido el miércoles, fue el mandatario entrante, Biden: “Fue uno de los días más oscuros en la historia de nuestra Nación, un asalto total contra las instituciones de nuestra democracia que todos lamentamos. Lo que atestiguamos este miércoles no fue ‘desorden’ ni una ‘protesta’, sino caos absoluto. No se atrevan a llamarlos manifestantes. Era una turba de alborotadores, insurgentes y terroristas domésticos”.