Tucumán violenta y abusiva: ¿El Gobierno te cuida o te intimida?

Mundo Poder Noticias

3 julio, 2020

Una imagen de una persona afrodescendiente siendo asfixiada por dos policías blancos en Estados Unidos, recorrió el mundo y generó repudio generalizado: manifestaciones y protestas, comunicados en rechazo a la violencia, indignación y hasta pena, fue todo lo que se vivió en torno al caso de George Floyd, pero en Argentina no tenemos que ni siquiera tomar un avión hasta el país que gobierna Trump, sino que dentro del propio país la violencia policial y abuso de poder es moneda corriente, y al parecer, es avalada por el gobierno provincial. Tucumán; una provincia violenta, abusiva, en donde los ciudadanos, lejos de sentirse cuidados, se sienten intimidados.

El gobernador de la provincia de Tucumán, Juan Manzur.

En una de las declaraciones más recientes del gobernador de Tucumán, Juan Manzur, el mandatario aseguró que “en Tucumán nos seguimos preparando para mejorar la calidad de vida de nuestra gente”, sus dichos fueron en el marco de la inauguración de obras de pavimento en la provincia, en donde alegó que “a pesar de la pandemia”, en el lugar que gobierna no se han parado las obras públicas.

Puede que la visión del gobernador Manzur sea, que tener calles asfaltadas y escuelas remodeladas, asegure que la calidad de vida de los tucumanos mejore considerablemente, y probablemente sí, pero cuando en un lugar la gente vive con miedo al propio gobierno y a las autoridades, esa trillada "calidad de vida" queda desplazada por la violencia, el temor, abuso de poder e intimidación constante.

Las fuerzas de seguridad, que responden también a políticas gubernamentales, están hechas para proteger a las personas. Cuidar a la gente es la premisa de uniformados, que, en teoría “dan hasta la vida por el bien de la ciudadanía”, Sin embargo en Tucumán la realidad es distinta, y en promedio, según expertos en la materia, en esa provincia ocurre al menos un caso de violencia policial por día.

Este dato alarmante surge de datos del propio delegado en Tucumán de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Carlos Garmendia. “En las últimas dos semanas hemos tomado conocimiento de al menos un caso por día de violencia policial”. Además subrayó que el contexto de cuarentena condujo a situaciones propicias para el abuso policial.

Por otro lado, subrayó que los casos de abuso de la fuerza en situaciones de detención fueron muchos durante la cuarentena más estricta. “Tenemos muchos casos de golpizas permanentes”, aseguró en días atrás en una entrevista con el medio Radio Prensa.

“No se resuelve con arrestar a los policiales involucrados porque el problema va mucho más allá de ellos”, y añadió: “Como sociedad aún no hemos terminado de visibilizar la gravedad y las causas de este problema como para ir atacándolas. Es un problemática muy profunda y preocupante. Venimos en un camino ascendente de violencia en la sociedad y la venimos naturalizando, lo cual es muy preocupante. El abuso de los policías forma parte también de este problema, que también se da en contra de los miembros de la fuerza”, sentenció.

Dos casos, un mismo problema:

Luis Espinoza y Walter Ceferino Nadal, dos tucumanos que fueron tapa no solo en su provincia sino a nivel nacional. Dos casos, un mismo problema: abuso y violencia policial.

El primer caso mediático -porque hay cientos que no salen a la luz a nivel nacional- fue el asesinato del trabajador rural Luis Espinoza en manos de agentes vestidos de civil el pasado mes de mayo. Los policías lo golpearon y dispararon cual “gatillo fácil” y luego descartaron el cuerpo para tratar de desligarse del crimen. 9 policías están presos y por ahora, se sigue investigando el caso.

Fue 15 de mayo pasado, cuando Luis Espinoza y su hermano Juan volvían a caballo hacia el paraje de Rodeo Grande luego de cobrar un dinero en el correo de Monteagudo, un pueblo vecino. A unos 800 metros de allí, el grupo de policías apareció e hizo desaparecer a Luis. La familia está todavía clamando Justicia.

La familia de Luis Espinoza, destrozada, en plena sepultura de la víctima por parte de la violencia policial desmedida en Tucumán.

Luego, el de junio, en pleno centro de la capital provincial, San Miguel de Tucumán, un hombre le dijo a la agente de la división de Patrulla Urbana Jessica Gómez que Walter Ceferino Nadal (43 años) le había robado. Fue entonces que la policía pidió refuerzos y comenzó a perseguirlo.

Según la versión policial, Nadal comenzó a sentirse mal cuando lo llevaron detenido a la Seccional 1 y luego fue trasladado al Hospital Padilla, donde finalmente murió. De acuerdo al informe, el hombre falleció como consecuencia de un infarto que había sufrido cuando intentaba escapar.

No obstante, uno de los presentes, que pudo ver toda la secuencia, aseguró que un efectivo policial presionó el cuello del supuesto delincuente contra el suelo, mientras la víctima le decía que no podía respirar. Muy similar a lo que muestran los videos del caso George Floyd en Estados Unidos.

Muchas personas lograron captar el momento y el video circuló en redes sociales.

El caso también está siendo investigado, pero todavía no hay detenidos.

Otros hechos menos graves, según reseña el diario local El País Digital, pero que hablan de la misma problemática, son las denuncias por parte de taxistas de esa provincia, que aseguran que la Policía local los obligó a entrar a la provincia, en el límite con Santiago del Estero, para después detenerlos y cobrarles una multa por no tener determinados permisos de circulación.

Deja una respuesta

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.