13.6 C
Argentina
lunes, 23 mayo,2022
Dólar: BNA: $117,00/ $123,00 Blue: $201,00 / $204,00
Riesgo País: 1920 puntos básicos
Recibí nuestros newsletters


    Argentina
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    8.747.601
    Recuperados
    8.461.793
    Muertes
    124.349
    +663
    Todos los países
    Confirmados
    195.690.332
    Recuperados
    127.848.968
    Muertes
    4.173.223
    Confirmados
    8.747.601
    Recuperados
    8.461.793
    Muertes
    124.349
    +663
    Dengue
    96.454
    11.855
    Inicio DEPORTES Volvió la Bundesliga: Borussia Dortmund venció 4-0 a Schalke 04 en el...

    Volvió la Bundesliga: Borussia Dortmund venció 4-0 a Schalke 04 en el Derbi del Ruhr

    “El corazón del fútbol alemán late en el Ruhr”, pronunció en alguna ocasión el histórico Franz Beckenbauer. La victoria 4-0 de Borussia Dortmund ante Schalke 04, en el denominado el Derbi del Ruhr, fue uno de los enfrentamientos elegidos por el destino para la reanudación de la Bundesliga, que regresó a la actividad oficial tras 66 días de suspensión por la pandemia del COVID-19.

    El balón volvió a rodar en Alemania, en el marco de la jornada 26 del certamen de la máxima categoría, en medio de la emergencia sanitaria internacional y mientras millones de fanáticos en diversos sectores del planeta aguardaban el momento deseado con el corazón latiendo a un ritmo precipitado.  

    El escenario fue atípico, claro. El Signal Iduna Park, donde más de 81.000 simpatizantes del Dortmund solían abarrotarse cada 15 días y se unían en cánticos al unísono, exhibió tribunas desiertas. La imagen de los bancos mostró la nueva realidad del deporte: los suplentes estuvieron separados por la distancia recomendada por las autoridades sanitarias y, al igual que los integrantes del cuerpo técnico (los entrenadores no), utilizaron barbijos.

    La euforia que demostraron los futbolistas durante los primeros minutos se asemejó a la de un niño que pisa el césped por primera ocasión y solo pretende correr con el balón en sus pies hasta sentir la necesidad de realizar una pausa. En consecuencia, el clásico inició con una elevada intensidad, pero fue disminuyendo de manera gradual con el transcurso del juego y aumentaron las imprecisiones en los pases a medida que los efectos de la postergación se hacían notorios.

    El balón fue desinfectado con antelación al comienzo del partido.

    Los equipos empezaron con un sistema táctico similar: tres defensores, cuatro volantes y tres futbolistas ofensivos. El Dortmund ejerció una presión elevada con Thorgan Hazard, Erling Braut Haaland y Julian Brandt, los componentes de su ataque, con el objetivo de impedir la salida terrestre de su rival.

    El visitante, por su parte, desarrolló un férreo marcaje en la zona medular. Los carrileros Jonjoe Kenny y Bastian Oczipka intentaron impedir las proyecciones de Raphaël Guerreiro y Achraf Hakimi en los extremos del campo. Mientras que Suat Serdar y Weston McKennie formaron un cerrojo en el centro del terreno para no concederle resquicios en la fase creativa a Mahmoud Dahoud y Thomas Delaney.

    En contrapartida, el dueño de casa contrarrestó la estrategia defensiva contraria con facilidad. Los dirigidos por Lucien Favre avanzaron en los primeros metros con los stoppers, Lukasz Piszczek y Manuel Akanji, lo cual permitió que Guerreiro y Hakimi se adelantaran de manera considerable y por detrás de las posiciones de Kenny y Oczipka.

    En este contexto, el Dortmund generó una superioridad numérica a las espaldas de Serdar y McKennie cuando Brandt y Hazard abandonaron los extremos y se centralizaron para respaldar a Haaland, quien se convirtió en una amenaza para los marcadores centrales.

    La supremacía del Dortmund, que monopolizó la posesión del balón, se agudizó con la progresión del duelo. Hakimi se transformó en un factor de desequilibrio para el local: el marroquí, cuya ficha es propiedad de Real Madrid, desniveló con frecuencia por el sector derecho del ataque y complicó, en más de una oportunidad, a Matija Nastasic, que no contaba con respaldo en la zona.

    El portugués Raphaël Guerreiro fue la figura del partido, con dos goles.

    El control del desarrollo se trasladó al marcador a los 28 minutos. Luego de un pase de taco de Brandt, Hazard apareció por sorpresa en la derecha y lanzó un centro raso, que no pudo ser despejado por Salif Sané, y halló en el corazón del área a Haaland, quien con un toque sutil de zurda estableció el 1-0 y desató un festejo en “modo pandemia”: felicitaciones a la distancia y saludos con el codo.

    Schalke no visualizó síntomas de reacción y empezó a vislumbrar como una pesadilla a la jornada de celebración nacional. En el ocaso de la primera etapa, a los 45’, Haaland presionó a Markus Schubert y el arquero despejó la pelota con apremio. El balón cayó en los pies de Delaney, quien jugó con Brandt y asistió al incontrolable Guerreiro, quien ingresó en el área por la izquierda y con un disparo cruzado de zurda firmó el 2-0.

    El técnico de los Mineros, David Wagner, optó por una línea defensiva con cuatro futbolistas para el complemento, con la finalidad de obsequiarle menos espacios a Guerreiro, Hakimi, Hazard y compañía. En los compases iniciales del segundo tiempo, los Azules se aventuraron en una expedición ofensiva para conseguir el descuento con velocidad, pero un infortunio derivó en un nuevo golpe que lo acercó a la lona.

    A los 3’, Daniel Caligiuri fue asfixiado por la presión rival, perdió el balón y se gestó el contragolpe de los Negriamarillos, que le inyectaron una cuota letal a la réplica. Brandt condujo el ataque vertical y propició la entrada de Hazard en soledad por la derecha y el belga, con un tiro de derecha y tras una defectuosa reacción de Schubert, sentenció el 3-0.

    El tercer gol fue un arma que destruyó las escasas esperanzas que conservaba Schalke, que no halló rutas de escapes para el asedio y contempló el arribo al arco de Roman Bürki como una epopeya que solo podía materializarse en los cuentos de fantasías.

    Aunque las piernas comenzaban a pesar más de lo normal y el cansancio era una moneda corriente en el encuentro, la ambición del Dortmund perduró y le permitió extender la diferencia en el marcador. A los 17’, Guerreiro, el MVP del partido, se escapó, con libertad, por la izquierda y, tras efectuar una pared con el joven Haaland, recibió habilitado y con comodidad en el área y con una definición con la cara externa del pie izquierdo decretó el 4-0.

    Los compromisos de la Bundesliga se desarrollarán a puertas cerradas hasta nuevo aviso.

    La inactividad ocasionó estragos físicos en los jugadores. El primer futbolista en ser reemplazado por una lesión, que se asocia con la fatiga muscular, fue Jean-Clair Todibo, defensor del Schalke. En el Dortmund, debió ser sustituido Delaney y propició el ingreso del argentino Leonardo Balerdi, quien se desempeñó como volante central.

    La nueva regla que aprobó la FIFA, la cual permite realizar cinco modificaciones por elenco en cada compromiso, derivó en que Dortmund hiciera cuatro cambios y que Schalke utilizara todas las variantes disponibles para resguardar la salud física de sus futbolistas y aspirar a un descuento que jamás se concretó.

    Los cambios que realizaron las instituciones durante el juego exhibió un retrato de la “normalidad” que reina en el fútbol. Una vez que eran sustituidos, los futbolistas debían colocarse de inmediato el barbijo para sentarse el banco con el resto de los suplentes y el cuerpo técnico.

    La victoria en el derbi le permitió al Dortmund alcanzar las 54 unidades y se estableció por detrás del líder Bayern Munich, que suma 55 y el domingo se enfrentará con Unión Berlin. Con la derrota, Schalke continúa con 37 puntos y se ubica en el octavo escalón de la Bundesliga, que recordará al sábado 16 de mayo de 2020 como un nuevo amanecer.

    El resto de los resultados del primer turno: Augsburgo 1-2 Wolfsburgo; Fortuna Düsseldorf 0-0 SC Paderborn; Hoffenheim 0-3 Hertha Berlin; y RB Leipzig 1-1 Friburgo.

    Formaciones:

    Borussia Dortmund: Roman Bürki; Lukasz Piszczek, Mats Hummels, Manuel Akanji; Achraf Hakimi; Mahmoud Dahoud (ST 42’ Mario Götze), Thomas Delaney (ST 23’ Leonardo Balerdi), Raphaël Guerreiro (ST 42’ Marcel Schmelzer); Julian Brandt, Erling Braut Haaland y Thorgan Hazard (ST 34’ Jadon Sancho). Entrenador: Lucien Favre.

    Schalke 04: Markus Schubert; Jean-Clair Todibo (ST Guido Burgstaller), Salif Sané, Matija Nastasic; Jonjoe Kenny (ST 42’ Timo Becker), Weston McKennie, Suat Serdar (ST 28’ Alessandro Schoëpf), Bastian Oczipka; Amine Harit, Daniel Caligiuri (ST 31’ Juan Miranda); Benito Raman (ST Rabbi Matondo). Entrenador: David Wagner.

    Goles: PT 28’ Erling Braut Haaland (DOR) y 45’ Raphaël Guerreiro (DOR). ST 3’ Thorgan Hazard (DOR) y 17’ Raphaël Guerreiro (DOR).

    Amonestados: ST 1’ Salif Sané (SCH), 8’ Thomas Delaney (DOR), 28’ Lukasz Piszczek (DOR) y 41’ Rabbi Matondo (SCH).

    Árbitro: Deniz Aytekin.

    Estadio: Signal Iduna Park (Dortmund).

    " "

    Lo último

    " "